Diario Vasco

Confebask recibe con «cautela» el fallo del TJUE sobre equiparar las indemnizaciones y los sindicatos vascos subrayan su importancia

    vídeo

    Empleado de una fábrica. / Efe | Vídeo: Atlas

    • La patronal cree que «se abre un melón en un tema mal resuelto», mientras ELA augura una «auténtica revolución» en la contratación pública

    La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) también provocó ayer en Euskadi un aluvión de reacciones y, como en el conjunto de España, de distinto signo pues, a la luz de tan diversas conclusiones tras el fallo, parece no quedar demasiado claro el alcance del mismo. El Departamento de Empleo del Gobierno Vasco optó, únicamente, por recordar que la sentencia «es de obligado cumplimiento» y resaltó que, en cualquiera de los casos, la Administración afectada es la del Estado español.

    Sea como fuere, la patronal vasca, Confebask, se abonó a la «cautela» y a la idea de que «el mensaje que traslada la sentencia es muy potente», según confesó a DV Jon Bilbao, director de relaciones laborales de la organización. A su juicio, la «clave» es que la decisión se refiere «a un único caso y, además, muy especial, pues se trata de dos personas, un interino y uno con contrato indefinido que hacían exactamente el mismo trabajo».

    «El tribunal dice bien claro que no puede ser que la simple naturaleza de los contratos sirva para establecer indemnizaciones diferentes, por mucho que lo diga la ley española; que eso no casa con la legislación comunitaria», destaca Bilbao, en referencia a los 12 o 20 días por año trabajado de indemnización por despido para los temporales y los indefinidos, respectivamente, que se convierten en cero días si el afectado es un interino.

    «En este momento, lo lógico es apostar por la prudencia; esto es un aldabonazo y habrá que ver qué supone y cómo se interpreta, aunque está claro que es el legislador el que deberá dar un paso», añade el experto de Confebask. En este punto, y retomando lo que denomina como 'doctrina empresarial clásica', Jon Bilbao recuerda que la CEOE ha insistido en que «no necesitamos muchos tipos de contratos y que a menos indemnización, menos riesgo para quien contrata». «Se abre ahora un melón interesante sobre un tema no resuelto; hablo de ese difícil equilibrio entre la flexibilidad que reclaman las empresas para los contratos indefinidos, en lo que tienen razón, y la excesiva temporalidad que ofrece el mercado laboral en España y que, con razón, critican los sindicatos», afirma. «No va a ser una cuestión fácil, pues las posturas están muy enconadas, pero quizás es una oportunidad para abordar este asunto», asegura, para concluir que, seguramente, «el legislador será prudente.

    Tres sentencias

    Pello Igeregi, responsable de ELA en Osakidetza, subraya que la de la interina del Ministerio de Defensa no es la única sentencia; en realidad, aclara, «es la tercera, después de otra que afecta a una afiliada nuestra del Servicio Vasco de Salud, que acumuló 13 contratos como personal estatutario, legal pero contrario a la legislación europea, y de una segunda sobre la consejería de Sanidad de Madrid». «No se entienden la una sin las otras dos», destaca.

    En lo que se refiere al caso vasco, el sindicalista asegura que los fallos del TJUE van a suponer «una verdadera revolución» en la forma de contratar. Y explica que «se cae abajo la manera que han tenido hasta ahora de manejar los contratos temporales».

    «Ahora van a tener que dar estabilidad a los trabajadores, por ejemplo mediante la figura del indefinido no fijo (aquel que permanece en su puesto hasta que lo desplaza una persona con contrato fijo) y, además, deberán indemnizar a los trabajadores», afirma, mientras recuerda que «hay 45.000 temporales en la Administración vasca».

    Josu González, responsable de los servicios jurídicos de CC OO Euskadi, advierte de que el fallo europeo permite reclamar aquellas salidas de temporales sin indemnización del último año y de que su sindicato «lo va a empezar a mover». «El Gobierno está obligado a mover ficha, pero me temo que vamos a un contrato único y que la patronal va a presionar para bajar la indemnización», concluye.