Diario Vasco

ELA y LAB pretenden copar la «agenda política» vasca con su crítica a Urkullu

  • Insisten en su crítica al lehendakari por apoyar los convenios en minoría, y advierten de que no cejarán en su empeño en plena campaña electoral

ELA y LAB entraron ayer sin ambages en campaña, insistieron en su afilada crítica al lehendakari y recordaron que el apoyo del Gobierno Vasco a los convenios en minoría -en referencia al acuerdo sobre negociación colectiva firmado a finales de julio por el Ejecutivo de Iñigo Urkullu, Confebask, CC OO y UGT en la mesa de Diálogo Social- supone «una ofensiva antidemocrática sin precedentes» que evidencia la «simbiosis» del gabinete de Iñigo Urkullu con la patronal.

Bajo ese prisma y ya sin los remilgos de recientes mensajes -en los que quisieron desvincular su malestar de la carrera hacia el 25-S que vive estos días Euskadi-, los máximos responsables de las dos centrales nacionalistas -Adolfo Muñoz y Ainhoa Etxaide- dieron a conocer una carta conjunta dirigida al Gobierno Vasco en la que, entre otras cosas, se conjuraban para que su queja cope «la agenda política, no sólo la laboral».

Advertencia a la que unieron la de que es tal la gravedad y el ataque a la democracia -según su visión- que denuncian, que no bajarán los brazos en su reivindicación: «Vamos a responder desde ahora y durante todo el tiempo que haga falta» «¿Qué hay más grave que despreciar y querer dejar sin efecto a las mayorías democráticas?», se preguntan ambos líderes sindicales.

En su misiva, titulada 'Al Gobierno Vasco: la demodracia está de nuestra parte', 'Txiki Muñoz y Ainhoa Etxaide aseguran que esa supuesta estrategia de connivencia del Ejecutivo con la patronal vasca, junto a unos CC OO y UGT que, a su juicio, son sindicatos «más cómodos y baratos», viene de lejos. Tanto como la clase trabajadora vasca lleva «otorgando su confianza mayoritaria a la suma de ELA y LAB», afirma la carta en un sutil pero evidente mensaje al arrogarse una cierta unidad de acción en la que sí trabajan de cara al futuro pero que nunca tuvieron en el pasado reciente.

Para las dos centrales abertzales -que tienen convocada la primera de las movilizaciones que prometen el próximo martes en Vitoria, con final de la marcha frente a Lehendakaritza-, los convenios de eficacia limitada «dejan al trabajador inerme ante el chantaje empresarial». «CC OO y UGT apuestan estratégicamente por individualizar las relaciones laborales y que cada uno tenga que rebajar a firmar personalmente su claudicación», afirman.