Diario Vasco

Fagor CNA group asegura que afronta su consolidación tras mejorar un 80% su facturación

Markel Olano y Arantza Tapia, durante la visita del primer año de actividad de Fagor CNA en la planta de Garagarza, Arrasate.
Markel Olano y Arantza Tapia, durante la visita del primer año de actividad de Fagor CNA en la planta de Garagarza, Arrasate. / MORQUECHO
  • La firma catalana que se hizo con los activos de la cooperativa quebrada anuncia 19 despidos que justifica por el cambio de etapa y la optimización de su operativa

. Fagor CNA group, la firma de electrodomésticos surgida tras la compra de la cooperativa quebrada por parte de la catalana CNA, ha dado por iniciada su «fase de consolidación». Veinte meses después de que el proyecto echara a rodar, la empresa vaticina que se encuentra en condiciones de afrontar una nueva etapa tras unos inicios llenos de dudas y en los que se marcaron unos objetivos demasiado ambiciosos en lo que a cifras de negocio y recuperación de empleo se refiere. Sin embargo, el crecimiento en la primera mitad del ejercicio de un 80% en su facturación ha llevado a la compañía a realizar una «reestructuración organizativa» de cara a afrontar esa fase de consolidación del negocio.

A través de un comunicado, la empresa anunció que Edesa Industrial -nombre bajo el que se conoce el conglomerado de actividades del grupo- da «por completada la fase de arranque» del negocio, y mediante la salida de 19 personas de la plantilla encamina el inicio de la fase de consolidación. Según ha podido conocer DV, la salida de cerca de una veintena de trabajadores no se debe «a una reducción productiva como algún sindicato ha dado a entender», sino al objetivo de «adaptar la organización a las nuevas exigencias del proyecto con el propósito de dar continuidad al crecimiento registrado y garantizar la máxima eficiencia operativa». Y es que la firma ha prescindidio unicamente de cargos intermedios lo que, según indican diversas fuentes consultadas, apuntaría a una adaptación a la «forma de hacer» de la empresa catalana. De esta forma, Edesa Industrial inició su trayectoria incorporando a cargos que provenían de anteriores etapas en la cooperativa con el objetivo de relanzar de forma rápida la producción y ahora trata de adaptar su estructura organizativa a su proyecto.

Fagor CNA group reinició la actividad de la extinta cooperativa en noviembre de 2014, tras ser elegida beneficiaria en el concurso de acreedores de la firma de Mondragón. La catalana ofreció 48,5 millones de euros y prometió 705 empleos en el primer año de actividad y una facturación de 168 millones. Ninguno de los dos objetivos se cumplieron a cierre del primer ejercicio al completo lo que obligó a la empresa a reconsiderar sus planes al producirse un despegue productivo algo más lento de lo esperado. Así las cosas, el primer curso completo de Edesa Industrial (2015) se cerró con una facturación que rondaba los 100 millones de euros y con una plantilla total de alrededor de 450 personas teniendo en cuenta sus plantas de Arrasate, Bergara, Eskoriatza y Basauri.

Hasta 80 personas este año

En las últimas semanas de 2015, cuando Fagor CNA celebró su primer año de actividad, su director general, Francisco Martín, marcó como objetivos para 2016 una facturación de 168 millones de euros, aumentar la plantilla en 80 personas durante el ejercicio, trasladar la producción de Geyser desde Bergara a la sede de Garagarza (Arrasate) y traer parte de la producción que se lleva a cabo en China, unos 22.000 hornos. Actualmente, según la nota remitida ayer, el grupo tiene seis unidades productivas en Euskadi, emplea ya a más de 500 personas y su facturación creció un 80% en el primer semestre del año, señales que se han percibido como suficientes para realizar los cambios en la empresa de cara a la «fase de consolidación».

Desde el Gobierno Vasco, que apoyó la oferta de Cata por Fagor Electrodomésticos, apuntaron que estos cambios organizativos entraban dentro de los planes presentados por la firma catalana al principio del proceso. «Creemos que al no producirse despidos de mano de obra directa, la fabricación sigue en buena línea», señalan desde la Consejería de Desarrollo Económico y Competitividad.