Diario Vasco

Los bancos empiezan a cobrar por el dinero de los depósitos

Los bancos empiezan a cobrar por el dinero de los depósitos
  • Varias entidades aplican tasas negativas a las cuentas de las empresas, una medida compleja de extender a los usuarios a pesar de la política del BCE

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Renueva tu comedor con muebles de diseño al mejor precio

Hasta 70%

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

Tener el dinero guardado en un depósito a plazo ya no es sinónimo de rentabilidad. Como mucho, de tranquilidad. Aunque podría llegar a convertirse en un factor de preocupación. Las medidas aplicadas por el Banco Central Europeo (BCE) para afrontar una crisis sin precedentes han sido tan novedosas que, por ejemplo, los bancos le están pagando por tener su tesorería guardada en la institución. De hecho, están repicando esa realidad a sus grandes clientes institucionales: las empresas abonan una cantidad a determinadas entidades por dejar en ellas sus fondos.

Se trata de la primera frontera que han traspasado los bancos para afrontar una reducción de sus márgenes tras los estímulos aprobados por el BCE. La pregunta subyace ya entre quienes no tienen precisamente mucho dinero ahorrado en sus cartillas. ¿Les cobrarán también por ahorrar a través de sus bancos? Sería una opción llamativa, histórica y, sobre todo «muy compleja de aplicar, además de impopular», sostiene Aurelio García del Barrio, del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB).

Las dos grandes entidades españolas ya han admitido que lo hacen, aunque de forma muy limitada. Los clientes institucionales de Santander recibieron una comunicación el pasado mes en la que la entidad les informaba del coste de mantener sus cuentas. También el consejero delegado de BBVA, Carlos Torres Vila, confirmó en la última presentación de resultados que el grupo cobraba «por saldos a las empresas sobre todo saldos a plazo y limitando los saldos transaccionales en la medida en que a nosotros nos cuesta dinero ese exceso de liquidez». El resto de bancos «terminarán por hacerlo también, aunque no lo confirmen», afirma García del Barrio. En el extranjero, grupos como Deutsche Bank, en Alemania, o Royal Bank of Scotland, en Reino Unido, presionan los ahorros de las corporaciones en esta nueva etapa.

Sin embargo, no hay ningún banco que haya llevado esta medida hasta el nivel de los clientes particulares. «Es casi improbable, no hay perspectiva de esa realidad», afirman desde uno de los grupos bancarios españoles. «Lo veo realmente difícil», señala Jorge Soley, profesor de IESE. «En clientes como las grandes ‘family offices’ sí es más normal, pero al pequeño ahorrador no creo que lleguen», afirma este experto.

La remuneración media de los depósitos a un año ha caído en picado en los últimos ejercicios. Para las nuevas operaciones de ahorro que se formalizan, la banca ofrece un interés del 0,19%, según los últimos datos del Banco de España. Y para los depósitos que ya estaban anteriormente constituidos, la remuneración apenas alcanza el 0,45%.

Comisiones en las cuentas

Aunque la posibilidad de que esos porcentajes tornen a cotas negativas se atisba muy lejana -la tasa anual equivalente (TAE) de algunas empresas se sitúa entre el -0,15% y el -0,25%-, los expertos recuerdan que, en algunos casos, los clientes particulares ya están pagando, de facto, por sus ahorros a la banca. Santiago Carbó, de CUNEF, explica que «ya hay cuentas para quienes mantienen vínculos con su banco a quienes no se le aplican comisiones». Pero, a la vez, «un usuario que apenas tenga saldo o casi no mueva su dinero, le acaban cobrando, vía comisiones». Carbó sostiene que «es más fácil cobrar esas comisiones que decirle a un cliente que le van a aplicar una tasa de interés negativa».

Los primeros pasos que ha dado la banca en este sentido se han centrado en grandes clientes. Y no en todos. «Depende de cada perfil, pagan una tasa mayor o menor», reconocen en una entidad española. Las próximas novedades siempre dependerán de la política monetaria que desarrolle el BCE. «Si persiste mucho tiempo con una tasa de facilidad de los depósitos del -0,4% o inferior, la banca tendrá que tomar más medidas», apunta Jesús Palau, profesor de ESADE.

Ese futurible, que este experto también considera «casi descartable aunque no se puede decir que al 100%», podría pasar por centrarse, en primer lugar, entre los clientes que más dinero tienen ahorrado en las entidades. «Sobre todo en aquellos cuyo saldo supera los 100.000 euros», indica. Esta es la cifra máxima protegida por el Fondo de Garantía de Depósitos en caso de quiebra bancaria.

En cualquier caso, el sector reconoce que «siempre habrá algún banco que no siga esta tendencia para conseguir ganar cuota de mercado.