Diario Vasco

Mensaje desde Santander para Madrid y Bruselas

  • El consejero delegado de la firma reclama a las instituciones cierto 'cariño', pero recibe un toque de atención desde Competencia

El sector de las telecos en España ha vivido una semana intensa con la celebración, en el palacio de la Magdalena de Santander, del XXX Encuentro de Telecomunicaciones y Economía Digital (#Telco30), organizado por Ametic. Por allí han pasado todos los que son algo o alguien en el negocio.

También el consejero delegado de MásMóvil, Meinrad Spenger, cuya intervención, que coincidió con la autorización por parte de las autoridades de Competencia a la compra de Yoigo, causó un cierto revuelo. De hecho, llevó al presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), José María Marín Quemada, a replicar veinticuatro horas después en el mismo foro.

El mensaje de Spenger, que quizá se equivocó en las palabras y haya que aplicarle la eximente de su condición de austriaco en constante proceso de aprendizaje del español, pasaba por la petición de «ventajas concretas y específicas» para un MásMóvil que, es evidente, resulta mucho más pequeño que Movistar, Vodafone u Orange. La expresión levantó ampollas, claro. Y Marín Quemada dejó claro que la CNMC debe ser un organismo «riguroso, tranparente e independiente». «Los tratos de favor no encajan», sentenció.

Pero 'Maini', como le llaman sus amigos y sus colegas, quería trasladar un mensaje mucho más allá de Santander o, incluso, de Madrid. Apuntaba a Bruselas con una intención concreta, y es más que probable que consiguiera que el 'mail' llegara a su destinatario.

El responsable de MásMóvil reclamaba 'cariño' de las instituciones frente a lo que calificó de «triopolio» (las tres grandes), ahora que desde su posición de David ha de enfrentarse a diario con una terna de inmensos Goliat. «Si queremos todos un cuarto operador, los clientes, el sector y el regulador, hay que hacer cosas concretas, con palabras no es suficiente», afirmó Spenger.

¿Qué sucede? ¿Qué inquieta realmente a MásMóvil? La clave está en que en relativamente poco tiempo (un par de años, quizás) el Gobierno va a sacar a licitación (subastar) una frecuencia de acceso a banda ancha de 700MHz en la que irá instalado el llamado 5G. Un caramelo que todos quieren, también la firma donostiarra, que teme que el Ejecutivo caiga en la tentación (tal y como está el cumplimiento del déficit no es ninguna locura) de articular una subasta 'loca' y sólo por dinero, sin tener en cuenta el deseo, reconocido por la CNMC y también por la Comisión Europea, de impulsar la competencia en el sector.