Diario Vasco

La ACB de Sestao vuelve a arrancar el viernes tras siete meses de parada

Vista nocturna de la planta de la ACB en Sestao.
Vista nocturna de la planta de la ACB en Sestao. / FERNANDO GÓMEZ
  • La planta retomará la actividad con la mitad de la plantilla, sólo los fines de semana y en turnos de 12 horas para producir 12.000 toneladas al mes

La planta de ArcelorMittal de Sestao, la Acería Compacta Bizkaia (ACB), vuelve a arrancar mañana viernes tras siete meses parada, pero su producción sólo estará activa los fines de semana –cuando el precio de la electricidad es más barato–, con unos 140 trabajadores –la mitad de su plantilla– y en turnos de 12 horas para fabricar hasta unas 12.000 toneladas de acero mensuales, prácticamente el 10% de su capacidad.

La ACB entró en «parada temporal indefinida» el 4 de febrero pasado, según la empresa al no poder hacer frente al acero chino que inunda Europa a precios por debajo del coste de su producción (‘dumping’), y por su elevada factura eléctrica.

Aunque la planta ha sufrido varios parones de distinta duración a lo largo de sus 20 años de existencia, y hasta estuvo también otros siete meses inactiva entre noviembre de 2011 y junio de 2012, esta vez se cernía sobre ella la sombra de un cierre definitivo. Al final, tras un largo periodo de incertidumbre, multitud de negociaciones a tres bandas entre empresa, Gobierno vasco y trabajadores e importantes cesiones de estos últimos, ArcelorMittal ha decidido reabrir la factoría de Sestao.

Aunque los turnos de 12 horas de trabajo establecidos se han fijado de siete de la mañana a siete de la tarde, y de ahí de nuevo hasta las 7 de la mañana para sábados y domingos, un representante del Comité de Empresa indicó ayer a este periódico que la planta volverá a ponerse en marcha mañana viernes, con un primer turno de trabajadores que se incorporarán a las siete de la mañana para realizar las labores de arranque de toda la maquinaria. Por su parte, la empresa precisó que el horno comenzará a fundir el acero a partir de las diez de la noche a fin de aprovechar el menor precio de la electricidad desde esa hora.

Sobre esta reapertura de la ACB, la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno vasco, Arantxa Tapia, afirmó ayer que «en cierta manera es una buena noticia que se ponga en marcha con unos mínimos, pero también es cierto que debemos lograr llegar a una situación normalizada, es decir, no que se trabaje sólo los fines de semana y 12 horas, sino durante toda la semana, fabricando productos nuevos y especiales y llenando toda la planta. Ese debe ser nuestro objetivo y, por supuesto, el de la empresa. Es un primer paso y nos alegra, pero aún queda un largo camino y debemos seguir muy de cerca lo que suceda».