Diario Vasco

La propuesta de la Mesa de Diálogo Social de blindar los convenios vascos, sin recorrido

Roberto Larrañaga (Confebask), Iñaki Garcinuño (Cebek), Unai Sordo (CC OO) y Raúl Arza (UGT) compartiendo mesa el año pasado en un desayuno informativo en Bilbao.
Roberto Larrañaga (Confebask), Iñaki Garcinuño (Cebek), Unai Sordo (CC OO) y Raúl Arza (UGT) compartiendo mesa el año pasado en un desayuno informativo en Bilbao. / TELEPRESS
  • La firma de un acuerdo intersectorial en el CRL requeriría del apoyo de ELA o LAB, que se han mostrado muy críticos con los pactos alcanzados en el foro tripartito

. UGT-Euskadi anunció el martes que va a proponer en el próximo pleno del Consejo de Relaciones Laborales la apertura de una mesa para buscar un acuerdo intersectorial de estructura con el objetivo de blindar los convenios que se negocien en Euskadi frente a los estatales.

El sindicato liderado por Raúl Arza pretende de este modo avanzar en uno de los acuerdos alcanzados en la Mesa de Diálogo Social el pasado 27 de julio entre el Gobierno Vasco, Confebask, su central y CC OO, que fue duramente criticado por ELA y LAB -no participan en el foro tripartito- entre otras cuestiones porque propone impulsar como mal menor los acuerdos de eficacia limitada en un intento de desbloquear la negociación colectiva. Una cuestión que ha levantado un muro aún más infranqueable entre los sindicatos nacionalistas y los de corte confederal, además de elevar de forma sustancial las críticas de ELA y LAB contra el Gobierno Vasco por dar cobertura a dicho acuerdo, hasta el punto de reclamar la dimisión del consejero de Empleo y Políticas Sociales, Ángel Toña.

En esta polémica tan agria pasó prácticamente desapercibido el punto que aludía precisamente a la necesidad de impulsar un acuerdo interterritorial para dar prioridad a lo negociado en Euskadi. Y es que hay que recordar que a raíz de la reformas laboral aprobada por el Gobierno de Zapatero en 2010 los convenios de ámbito estatal pueden regular muchas materias que eran competencia exclusiva de los provinciales o territoriales dejando a éstos prácticamente vacíos de contenido o muy limitados.

Esta cuestión quedaría subsanada con un acuerdo intersectorial que salvaguardaría los convenios que se firmen en Euskadi. En la CAV ha habido ya varios intentos para tratar de alcanzar un acuerdo de estas características, aunque han encallado por la negativa en un primer momento de Confebask, tras proponerlo el propio lehendakari en julio de 2012, y posteriormente, de los sindicatos nacionalistas.

Pues bien, en esta ocasión el voluntarismo de UGT por llevar la propuesta al CRL, que es el órgano en el que debe producirse el acuerdo para que tenga validez jurídica, va a tropezar nuevamente con la cruda realidad sindical vasca, que no es otra que CC OO y UGT no cuentan con una representación mayoritaria, lo que limita mucho sus movimientos o al menos el alcalce de los mismos. Y en este caso también es decisiva esta realidad, ya que se requiere del apoyo de una mayoría de los sindicatos además del de la patronal vasca.

Lo explican desde el propio Consejo de Relaciones Laborales. «El acuerdo alcanzado en la Mesa es de carácter político, pero para que funcione como instrumento que proteja a los convenios hay que trasladarlo al CRL, ya que así lo recoge el Estatuto de los Trabajadores». Desde el organismo sociolaboral añaden que hay que plasmarlo en un acuerdo suscrito por la representación de las empresas y por la mayoría sindical, lo que requiere del apoyo en este caso de al menos tres sindicatos; es decir, a CC OO y UGT se tendrían que sumar a LAB o ELA.

Una cuestión que se antoja en estos momentos imposible dados los pronunciamientos de ambas centrales sindicales, por lo que el acuerdo de la Mesa de Diálogo Social y en consecuencia la propuesta de UGT de llevarlo a la práctica se quedará sin recorrido.

Es más, ELA elevó el pasado lunes el tono de sus críticas a los acuerdos de la Mesa de Diálogo social y las revistió de un mayor rango al reunir de forma extraordinaria a su Consejo Nacional. Tanto la central nacionalista como LAB han criticado desde el inicio la propuesta de impulsar los acuerdos de eficacia limitada -aquellos que no cuentan con el respaldo mayoritario de las centrales-, ya que entienden que es un «desprecio absoluto» a las mayorías sindicales, e incluso lo tachan de «antidemocrático».

«Una trampa»

Tampoco les convence el acuerdo intersectorial, ya que consideran que se trata en el fondo de una «trampa» en la medida en que la patronal «logra imponer sus condiciones, ya que en la anterior ocasión reclamaba a cambio paz social». Un peaje que ELA y LAB no están dispuestos a pagar.

Los agentes firmantes del acuerdo de la Mesa de Diálogo Social son conscientes de las dificultades de llevar a la práctica este punto. Es más, el secretario general de CC OO de Euskadi, Unai Sordo, ya declaró a los pocos días de rubricarlo que «no tenía recorrido si no se sumaba otro sindicato», al tiempo que criticaba la actitud de LAB de «echarse en manos de ELA para priorizar cuestiones más de ámbito político».

Y es que los propios pactos de eficacia limitada que se puedan firmar para reactivar la negociación colectiva no tienen carácter de convenio si no cuentan con el respaldo de la mayoría sindical, aunque se extiendan a la mayoría de los trabajadores. Seguirían siendo extraestatutarios con lo que no podrían quedar salvaguardados de la intromisión de los convenios estatales aunque hubiera un acuerdo intersectorial. Eso sí, cabría siempre la esperanza de que alguno de los sindicatos nacionalistas cambiara más tarde de postura y los terminara rubricando. Un escenario que en estos momentos parece harto difícil, máxime cuando ELA y LAB están tratando de desbrozar el camino para impulsar una alianza sindical tanto en el ámbito sindical, como social y político.

La propia Confebask no quiso pronunciarse ayer respecto de la propuesta de UGT y se remitió a lo dicho tras la firma del acuerdo.