Diario Vasco

ELA reclama a la clase política que denuncie el «atropello» que supone la defensa de los acuerdos en minoría

  • Denuncia que el acuerdo de la Mesa de Diálogo Social se ha hecho para neutralizar la reivindicación sindical y social

ELA reclama a la clase política que denuncie el "atropello" que, según el sindicato, suponen los acuerdos alcanzados el pasado 21 de julio en la Mesa de Diálago social, entre los cuales figura la defensa de los acuerdos de eficacia limitada; es decir, con el apoyo únicamente de la minoría sindical, en un intento de "desbloquear la negociación colectiva vasca y blindarla de los pactos estatales". No obstante, el Consejo Nacional de la central nacionalista, que se ha reunido esta mañana de forma extraordinaria, ha aprobado una declaración en la que señala que dichos acuerdos no han sido firmados para "blindar y desbloquear" la negociación colectiva vasca. Se han hecho, en su opinión, con una doble intención: "la primera, tratar de neutralizar la reivindicación sindical y social, y la segunda, facilitar a la patronal y al Gobierno Vasco que puedan elegir, despreciando el voto de los y las trabajadoras vascas, a quien quieran para cerrar acuerdos, al interlocutor más dócil y barato".

En vísperas del inicio de la campaña electoral vasca, ELA endurece su discurso y apunta que quiere hacer llegar a la sociedad vasca en general y a la clase trabajadora en particular una contundente denuncia por la actuación del Gobierno Vasco. "Nos parece intolerable que el Gobierno desprecie las mayorías sindicales vascas tomando partido por los acuerdos en minoría".

La central nacionalista considear que el respeto a la autonomía de la voluntad de las partes no puede entenderse al margen de unas reglas de juego democráticas para que las decisiones se tomen por la mayoría de cada parte. "No hay Marco Vasco de Relaciones Laborales sin respeto a la democracia en el ámbito sindical". ELA recuerda que el Gobierno Vasco, por boca de Arantza Tapia, Consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, ha defendido que hay que lograr que la voz de los trabajadores esté representada de verdad. "Es obvio que la representación sindical que existe no le gusta". Esas manifestaciones son reflejo, a su entender, de una posición "propatronal sin matices, hasta el punto de que cada vez es más difícil distinguir si personas como la Consejera hablan como representantes de un Gobierno o de la patronal".

La central nacionalista se reafirma en su posición de contrapoder de movimiento sindical. Insiste en que trabajará para reforzar las estructuras de base sindical en los centros de trabajo para fortalecer identidades colectivas y la solidaridad y reitera su voluntad de trabajar para dotar a la mayoría sindical vasca de la máxima referencia sindical, social y política. El sindicato considera que la estrategia "compartida entre el Gobierno vasco y Confebask no admite ninguna ambigüedad".