Desde 2012, a 740 millones de euros de la aportación estimada

DV

Las últimas dos muescas de la Ley de Aportaciones prorrogada desde 2011 terminarán de ahondar el déficit recaudatorio de Gipuzkoa. Y es que desde 2012 y hasta el próximo año, la previsión indica que la Hacienda foral se quedará a una distancia de 740 millones del requerimiento de aportación de ingresos establecido según los porcentajes que siguen vigentes en la prorrogada norma.

Para comenzar, en 2012, Gipuzkoa se quedó a 148 millones de lo que el modelo vasco le obligaba a recaudar. En 2013, ese déficit recaudatorio alcanzó los 146 millones. En ese año tenía un coeficiente horizontal del 32,02% -la cuantía que debe alcanzar del total recaudado en Euskadi- y apenas llegó al 31,77%. En 2014, el territorio se quedó a 137,3 millones de la marca solicitada. En 2015, a 111,3 millones y el pasado ejericicio, el último liquidado, el déficit recaudatorio fue de 73 millones de euros.

A estos hay que sumarle la expectativa de cierre de 2017, que dejará el requerimiento a unos 54 millones de distancia, y el del próximo ejercicio, en el que se prevé que la cuantía se quede a unos 70 millones del objetivo.

Fotos

Vídeos