Tenis

Vitas Gerulaitis, el gran olvidado

Gerulaitis fue un jugador muy querido por la afición./
Gerulaitis fue un jugador muy querido por la afición.

El domingo se cumplieron 23 años del fallecimiento de uno de los tenistas más singulares de la historia

ENRIQUE ECHAVARREN

Vitas Gerulaitis fue un extravagante del mundo del tenis. Dotado de un gran talento natural, con su melena larga rubia y su afición al rock and roll le convirtieron en un jugador distinto, especial. Ganó el Abierto de Australia en 1977 al británico John Lloyd y fue finalista en otros dos Grand Slam –US Open en 1979 y Roland Garros en 1980–, pero su carrera se vio eclipsada por tenistas míticos como Jimmy Connors, Bjorn Borg o su gran amigo John McEnroe. Aún así, llegó al número tres del ranking ATP en 1979 y durante más de seis años, entre 1977 y 1983, figuró entre los diez mejores tenistas del mundo. Es uno de los grandes olvidados del mundo del tenis y fue conocido por su caballerosidad dentro y fuera de las canchas de juego.

Nació el 26 de junio de 1954 en Brooklyn, Nueva York. Hijo de inmigrantes lituanos que dejaron su tierra natal en 1939 ante la invasión rusa para establecerse en Estados Unidos. Vivió con ellos la mayor parte de su carrera –su padre fue campeón de tenis antes de la Segunda Guerra Mundial–. Pasó su infancia en Howard Beach, Queens. Su primer título como profesional lo consiguió en Viena, con 20 años, y en su palmarés figuran 25 títulos individuales y ocho de dobles, entre ellos Wimbledon con su compatriota Sandy Mayer.

Borg, su bestia negra

El sueco Bjorn Borg fue el rival a quien nunca pudo ganar. Perdió los dieciséis partidos que disputó contra ‘el hombre de hielo’, incluida la final de Roland Garros de 1980. Considerado uno de los talentos menos aprovechados de la historia del tenis, es recordado como uno de los jugadores más agradables de ver por su espectacularidad. Siempre iba al ataque. Su última gran final la jugó en el Masters de 1981, donde volvió a perder, esta vez ante el checo Ivan Lendl. Y su último torneo conquistado fue en Treviso, en 1984. Se retiró dos años después, con 31, y pasó a ser comentarista de televisión.

Gerulaitis fue un jugador con un estilo ofensivo.
Gerulaitis fue un jugador con un estilo ofensivo.

Le gustaba la vida nocturna, frecuentaba la discoteca neoyorquina Studio 54 con su larga melena rubia y era normal verle hasta altas horas de la madrugada. Era amante de la música, tocaba la guitarra y tenía una gran colección de coches.

Siempre estuvo ligado a las mujeres, no le importaba estar con dos o tres de la mano e incluso ser fotografiado con ellas. Sentían gran atracción por ese ‘loco’ del tenis. Gerulaitis llegó a tener problemas con la cocaína y fue enjuiciado por tráfico de esta sustancia. Procesado, salió libre de cargos.

Eclipsado por Connors, Borg o McEnroe, el rubio neoyorkino ganó el Abierto de Australia (1977) y fue finalista del US Open (1979) y de Roland Garros (1980)

Falleció trágicamente el domingo 17 de septiembre de 1994, con 40 años, al inhalar monóxido de carbono en un accidente doméstico en casa de su amigo Martin Rayes mientras dormía. Personal del servicio que iba a hacer la habitación encontró su cadáver vestido y tendido en la cama. Tenía que haber asistido esa tarde a una fiesta de beneficencia organizada por la exjugadora Naney Chaffee Whitaker en el Racquet Club de East Hampton.

Cuatro días antes, disputó su último partido. Era un torneo del circuito de campeones, reservado para jugadores de más de 35 años. Formó pareja con Jimmy Connors contra Bjorn Borg y John Lloyd. Ganaron estos últimos en dos sets. Y, como no podía ser de otra forma, estuvo muy divertido. Bromeó con el juez de silla al cambiar las pelotas. Le dijo: «Bolas nuevas, jugadores viejos». Gerulaitis está enterrado en Farmingdale, Long Island, en Nueva York.

McEnroe, Borg y Gerulaitis fueron amigos fuera de las canchas y enemigos dentro de ellas.
McEnroe, Borg y Gerulaitis fueron amigos fuera de las canchas y enemigos dentro de ellas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos