Previa

Las ausencias abren el abanico de favoritos

Roger Federer.
Roger Federer. / Reuters

Murray se suma a la lista de bajas ilustres que ya formaban Djokovic, Wawrinka, finalistas del pasado año, Nishikori y Raonic

MANUEL SÁNCHEZ

Ni Novak Djokovic, ni Stan Wawrinka, ni Kei Nishikori, ni Milos Raonic ni tampoco Andy Murray, baja de última hora por un problema de cadera. Ninguno de ellos está en el cuadro del Abierto de los Estados Unidos. Los cinco se han bajado del último ‘Grand Slam’ de la temporada aquejados por problemas físicos. Djokovic, campeón en 2011 y 2015 y finalista el año pasado dio por terminada su temporada hace unos meses para recuperarse de una lesión en el codo. Wawrinka, campeón en 2016, siguió el mismo camino que el serbio, con el objetivo de sanar una lesión en la rodilla. Nishikori y Raonic, con lesiones en la muñeca, tampoco estarán en Flushing Meadows. Y el escocés ha sido el último en caer por sus problemas de cadera.

La baja de cinco habituales ‘top ten’ ha provocado que las quinielas se abran y el número de favoritos a un título de los más complicados de predecir (cinco campeones distintos en los últimos cinco años) haya aumentado. Aun así, las casas de apuestas tienen claro que el favorito absoluto es Roger Federer. El suizo, cinco veces campeón en Nueva York, suma este año los dos ‘Grandes’ sobre superficies rápidas (Australia y Wimbledon) y cuenta, según las casas de apuestas, con un 36,4 % de probabilidades de llevarse el título. Rafa Nadal, con dos entorchados (2010 y 2013), aparece en segunda posición, con un 25% de probabilidades.

No obstante, Federer tuvo problemas físicos en Montreal hace tres semanas y sus condiciones físicas son una incógnita, mientras que Nadal acumula más de tres años sin ganar un título en pista dura.

Así las cosas, otros nombres comienzan a sonar con fuerza a la entrada del estadio Arthur Ashe. El que más retumba, el de Alexander Zverev.

El alemán ya ha levantado dos Masters 1000 esta temporada y aspira a superar por primera vez la cuarta ronda de un grande. Detrás suya, aparece la eterna promesa de Grigor Dimitrov, que tras sus semifinales en Australia y su título en Cincinnati parece haber encontrado el carril correcto para su vida tenística. Tampoco hay que descartar a Nick Kyrgios, finalista en Cincinnati, y que cuando está centrado es un rival muy peligroso y más en esta clase de pistas. Además, siempre está la opción de que antiguos campeones como Marin Cilic o Juan Martín del Potro recuperen la magia que les hizo campeones en 2014 y 2009, respectivamente. Con todo ello, se presenta uno de los ‘Grand Slam’ más abiertos de los últimos años.

Fotos

Vídeos