Tenis

Muguruza, optimista ante el inicio de la gira que le llevará al US Open

Muguruza corre por la arena de Hermosa Beach. / INSTAGRAM

No baja la guardia tras ganar en Wimbledon. «Estoy con mentalidad positiva dispuesta a seguir peleando», asegura

DVSAN SEBASTIÁN.

La flamante ganadora del último Grand Slam, el de Wimbledon, Garbiñe Muguruza ya está en Los Ángeles para iniciar la gira en cemento que le llevará al US Open, en el que tendrá opciones de situarse como número uno.

Antes de arrancar el próximo lunes el torneo de Stanford, donde será cabeza de serie, al que seguirán los de Toronto, Cincinnati y el US Open, que se disputará en Nueva York a partir del 28 de agosto, Muguruza asegura que llega «con mentalidad positiva dispuesta a seguir peleando». Recupera además a su entrenador Sam Sumyk en el banquillo tras su ausencia en Wimbledon por paternidad.

Desde el domingo ya está combinando el entrenamiento en pista como el trabajo en el el gimnasio. «Afronto esta gira de cemento en Norteamérica con muchas ganas. Lo cierto es que no se me ha dado muy bien en las dos últimas temporadas y quiero llegar con mentalidad positiva y dispuesta a seguir peleando como lo estoy haciendo todo este año».

En su blog, la número cuatro del mundo agradece las muestras de cariño recibidas tras ganar en Wimbledon -«da mucha satisfacción ver que el trabajo y la constancia dan sus frutos»- y repasa el ajetreo que conlleva una victoria como ésta, la segunda en un Grand Slam tras ganar en la arcilla de Roland Garros el año pasado. «Tras la victoria en Wimbledon hubo que trabajar. Ganar un evento de este nivel conlleva tener que atender a mucha prensa tras el partido. Hice 29 entrevistas tras la final...¡29! De todo tipo de medios y de una amplia variedad de nacionalidades. Ahí te das cuenta lo global que es nuestro deporte. Esa noche compartí con los míos una cena tranquila en 'Cambio de Tercio', un restaurante español en el que siempre nos tratan muy bien. Todos los tenistas españoles pasamos por allí cada vez que estamos en Londres».

Esa noche apenas pudo conciliar el sueño. «Por la mañana del domingo tocaba otra batería de entrevistas con la prensa española y un par de teles. Después ya pusimos rumbo a 'Harrods' -grandes almacenes- para buscar el vestido para la gala de campeones de Wimbledon. Todo salió a la perfección, lo único es que al final no hubo baile... Tradiciones...», asegura en alusión a que no pudo bailar con Roger Federer, el ganador en categoría masculina.

«La semana pasada he tenido tiempo para disfrutar, pasar tiempo con mis padres y mi hermano y descansar un poquito -continúa Muguruza-. Pero ya se acabó lo bueno, queda prácticamente media temporada por delante y la afronto con muchas ganas. No he querido cambiar mi calendario a pesar de haber ganado Wimbledon. Así que mantengo mis planes de jugar tres torneos antes del US Open. Empiezo la semana que viene en Stanford, creo que debutaré el miércoles -Maria Sharapova y Victoria Azarenka serán algunas de las participantes- y luego seguirán Toronto y Cincinnati antes de Nueva York».

Muguruza concluye con una reflexión de lo que supone ser tenista profesional. «La vida del tenista es un no parar. Es lo bueno y lo malo. Cuando las cosas no te van demasiado bien sabes que en apenas una semana puedes volver a tener la oportunidad de resarcirte. Cuando las cosas te van muy bien apenas puedes parar para celebrar. Pero esta vez sí que he querido disfrutar más de todo».

Fotos

Vídeos