Masters 1.000 de París-Bercy

Nadal cerrará el año como número uno

Rafa Nadal celebra su primera victoria en París y el número uno del mundo. /AFP
Rafa Nadal celebra su primera victoria en París y el número uno del mundo. / AFP

El español accede a octavos en París tras superar a Chung y se asegura acabar 2017 en lo más alto de la ATP

MANUEL SÁNCHEZ

Rafa Nadal necesitaba una victoria en cuatro partidos (uno en París y tres en Londres) para certificar el número uno, y a la primera ocasión, lo consiguió. El balear acabará la temporada como número uno del mundo, confirmado de manera matemática, tras su victoria ante el coreano Hyeon Chung (7-5 y 6-3) en segunda ronda del Masters 1.000 de París. Ni siquiera un triunfo invicto de Roger Federer, su más inmediato perseguidor, en la Copa de Maestros (12 al 19 de noviembre) sería suficiente para desbancar a un Nadal que ya tiene en su bolsillo una ventaja superior a los 1.500 puntos. Los más de 10.000 puntos que el manacorense atesora en su casillero le permitirán, además, con casi toda seguridad, llegar al próximo Abierto de Australia como primer cabeza de serie, algo que no ocurre desde la edición de 2014, cuando llegó y cayó en la final ante Stan Wawrinka.

Pero no todo fue llegar, vencer y salir como número uno de la central de París. Enfrente estuvo el coreano Chung, jugador con un talento incontestable y una irregularidad patente, que provoca que durante partes importantes de la temporada desaparezca, pero cuando vuelve, es capaz de sacarle los colores a cualquiera. El coreano ya puso en apuros a Nadal en el pasado Conde de Godó (Barcelona), cuando estuvo cerca de arrebatarle un set. Esta vez la película siguió un guión parecido, con un Chung muy enchufado al principio y un Nadal frío, ya que no competía desde el torneo de Pekín. El asiático se adelantó en el marcador, con ‘break’ a favor, apoyado en uno de los mejores reveses a dos manos de su generación. Chung, más aclimatado a las pistas duras y cubiertas, cedió la ventaja al juego siguiente (2-2) y vio como Nadal le salvó un 0-40 al servicio para luego romperle a 15. Típico del balear.

Lo que no pareció tan normal es que el español se despistase y pasase del favorable 5-2 al peligroso 5-5. Ahí, Nadal aguantó el saque importante, y posó la losa definitiva sobre el asiático, cuando en el decimosegundo juego, rompió el saque de Chung para apuntarse el primer parcial.

El segundo set fue un clásico para Nadal, Chung se mantuvo fuerte al saque durante tres juegos y en cuando le dio una oportunidad al balear, este rompió en blanco y se llevó el encuentro (6-3). Ahora espera el uruguayo Pablo Cuevas, que evitó la reedición de la final de Montecarlo al vencer a Albert Ramos (6-7, 7-6 y 6-2). Nadal y Cuevas se han enfrentado en cuatro ocasiones, con tres victorias para el español y una (semifinales de Río de Janeiro 2016) para el uruguayo. Su último enfrentamiento fue en el Masters 1.000 de Cincinnati de 2016, con triunfo en dos sets para Nadal.

Con el número uno en el bolsillo, Nadal acabará 2017 como el tenista mejor clasificado del mundo por cuarta vez en su carrera, tras 2008, 2010 y 2013. En este palmarés, aún tiene por delante al estadounidense Pete Sampras, que acabó en el número uno seis veces y a Federer (5), en tanto que iguala a Djokovic (4), John McEnroe (4) e Ivan Lendl (4).

Además, Nadal se convierte en el primer tenista con más de 30 años en sostener el trono ATP a final de temporada, después de que Andy Murray lo hiciese la temporada pasada con 29 años, Federer, con 28 en 2009, y anteriormente, Sampras en 1998, con 28.

Fotos

Vídeos