Copa de Maestros

Goffin baja de las nubes a Federer

David Goffin (i) y Roger Federer se saludan tras la victoria del belga. /AFP
David Goffin (i) y Roger Federer se saludan tras la victoria del belga. / AFP

El belga, que luchará por el título contra Dimitrov, acaba con el suizo y le arrebata el sueño de conseguir su séptima corona en la Copa de Maestros

MANUEL SÁNCHEZ

David Goffin, inquieto, miraba al marcador. Se repetían imágenes del juego anterior, en el que para sorpresa de todo el O2 Arena de Londres, el belga le había roto el servicio a Roger Federer. Goffin tenía ventaja en el tercer set y estaba a cuatro juegos de distancia de su primera final en el Masters. Su cara, entre el nerviosismo y la incredulidad, iba a juego con la de un público que se quedó sin la opción de ver a Federer levantar su séptima Copa de Maestros, tras la victoria en semifinales de Goffin (2-6, 6-3 y 6-4). El belga, como ya hizo David Ferrer en 2007, se metió en la final en su año de debut (en 2016 estuvo como suplente) y peleará este domingo por el título más importante de su carrera.

Nadie esperaba al belga, que tras ganar a Rafa Nadal el lunes cayó estrepitosamente ante Grigor Dimitrov (6-0 y 6-2), para ganarse, a la postre, el billete a semifinales con un triunfo ante Dominic Thiem. Y sus opciones bajaron aún más tras el primer set ante Federer. Un set cargado de florituras del suizo, que a base de golpes ganadores tapó la carencia que acechaba, los errores no forzados. Durante ese primer parcial, Federer lanzó trece golpes ganadores por catorce errores no forzados, pero la inconsistencia del belga le permitió conseguir dos roturas y amarrar su decimosexto set consecutivo ante él. Como un avión se paseaba el suizo, que estaba a un solo parcial de disputar su décima final en las Finales ATP (ha llegado a diez, pero una no pudo disputarla, en 2014, debido a una lesión).

El primer juego del segundo set le valió a Goffin para calmarse y creerse que si había sido capaz de llegar hasta ahí, podría pelear. A ello ayudó sobremanera la inefectividad del suizo, que sólo conectó dos ganadores de revés en el resto del partido, y comenzó a aumentar la cuenta de no forzados, hasta dejarla en un total de 36. Goffin se aprovechó de varios errores del suizo para sellar su primera rotura del partido, y se mantuvo intratable al saque (secó a Federer en un 2 de 11 en bolas de rotura). La falta de firmeza para cerrar partidos y set, que tanto le lastró con Nadal en la primera jornada, desapareció, y con total contundencia, sentenció la segunda manga y se lanzó de cabeza a por la tercera, para convertirse en el quinto hombre que derrota a Federer este año.

«Esta temporada ha sido perfecta»

"Es un poco decepcionante acabar de esta manera. Pero lo que ha pasado hoy es menos importante si pienso en cómo ha sido la temporada completa. Con este año, estoy extremadamente feliz", arrancó su rueda de prensa, tras la derrota ante David Goffin, Roger Federer.

"No sentí que pudiera variar mucho o hacer cosas diferentes en esta pista. Si me dices que (Goffin) iba a jugar atrás en la pista y a liftar tanto la bola, es un gran cambio. A parte de eso, no vi muchas diferencia con nuestros enfrentamientos previos", reflexionó el campeón de diecinueve Grand Slams.

La derrota, quinta del año y primera de estas Finales ATP, dejan al suizo sin posibilidades de optar a la séptima corona en este torneo y con el número uno a 1.040 puntos de distancia. Pese a ello, Federer considera que "viendo cómo fue el año pasado, esta temporada ha sido perfecta".

"La rodilla no es un problema y la lesión de espalda fue algo puntual en Montreal. Estoy muy aliviado de haber sido capaz de acabar así de fuerte la temporada, con buenos resultados en Shanghai, en la Laver Cup, en Basilea y también aquí. Esto quiere decir que esas lesiones son cosa del pasado. Considerando cómo fue el año pasado, esta temporada ha sido perfecta", reconoció.

Federer se lesionó en la rodilla en Wimbledon 2016 y paró durante seis meses -hasta el último Abierto de Australia- para conseguir este 2017 una de las temporadas más exitosas de su carrera, con seis títulos, incluidos dos "Grand Slam" -Australia y Wimbledon-y tres Masters 1.000 -Indian Wells, Miami y Shanghai-.

"La preparación para 2018, obviamente, no va a ser de seis meses con el año pasado. No van a ser seis semanas de tenis, serán dos o tres, pero será corto. Lo he hecho durante quince años, asi que espero poder manejarlo", comenzó el de Basilea.

"Necesito vacaciones en este momento de la temporada. No solo por mí, también por mi mujer y por mis hijos. Todos necesitamos pasar tiempo con la familia. Son los momentos más importantes de nuestra vida", afirmó el ocho veces campeón en Wimbledon", reflexionó.

El público, contento con el espectáculo en pista, rugía los ataques y fallos tanto de uno y otro y enalteció a un Goffin que se encontró con la oportunidad en el tercer juego del set. Goffin se puso 0-30 tras una doble falta del suizo, y cuando llegaron las bolas de ‘break’, encajó dos golpes profundos a los pies que provocaron el error del suizo y su sentencia prácticamente firmada. Sólo una oportunidad de rotura sobre el siguiente saque de Goffin dejó opción para la esperanza, una vez solventada, Federer sólo ganó un punto al resto, y dijo adiós al torneo.

Sin la séptima corona como objetivo, el número uno a más de 1.000 puntos de distancia y con Novak Djokovic, Stan Wawrinka o Andy Murray dispuestos a volver, quién sabe si Federer vivió este domingo una de sus últimas grandes noches bajo las luces de las Finales ATP.

Su rival, Dimitrov

El rival de Goffin en la final será Grigor Dimitrov, que lucharán este domingo por el título después de que el búlgaro derrotase al estadounidense Jack Sock, por 4-6, 6-0 y 6-3.

Será la primera final entre dos debutantes en la historia de este torneo, que comenzó en 1970 en Tokio, aunque Goffin figuró como suplente el año pasado, pero la ATP le incluye entre los nuevos.

Ambos son los primeros de sus respectivos países que han logrado clasificarse para las Finales ATP.

El que gane sucederá al español Álex Corretja, último novato que se hizo con el título en 1998 al vencer en la final disputada en Hannover (Alemania) a Carlos Moyá.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos