Copa de Maestros

Federer no tiene fecha de caducidad

Federer golpea la bola. /Tony O'Brien (Reuters)
Federer golpea la bola. / Tony O'Brien (Reuters)

El suizo se deshace del joven Zverev y ya pisa las semifinales de las Finales ATP

MANUEL SÁNCHEZLONDRES

Sin Nadal ya en el torneo, el duelo entre el número dos del mundo, Roger Federer, y su más inmediato perseguidor, Alexander Zverev, se presentó como el choque más esperado. La lucha entre un veterano de 36 años y un aspirante de 20. La eterna pelea entre quien ya lo ha ganado todo y quien lo mira desde abajo con el ansia de igualarlo. Y como casi siempre, venció el suizo.

En su quinto enfrentamiento se deshizo la igualdad, y Federer vengó la derrota en el pasado Masters 1.000 de Canadá al deshacerse de Zverev tras más de dos horas de encuentro (7-6 (6), 5-7 y 6-1). Este triunfo, además, mete al de Basilea en semifinales, aunque aún no como primero de grupo matemáticamente. Para cerrar esa parcela, deberá esperar al último encuentro del grupo, el próximo viernes ante el croata Marin Cilic, ya eliminado del torneo británico.

El partido no iba a ser placentero para el suizo, que tuvo que subir su nivel con respecto al debut ante Jack Sock para tener oportunidades. Ya el primer juego fue un aviso y varios errores no forzados, impropios de Federer le regalaron un 0-40 a Zverev. El alemán, aún ansioso y nervioso por un torneo en el que debutó el pasado domingo, no fue capaz de certificar la rotura, y tras salvar una bola de ‘break’ en su siguiente juego, dio paso a un carrusel de servicios cómodos hasta el 6-5 a favor del suizo. Toda la presión en la raqueta del de 20 años, que dio dos oportunidades de rotura, y salvó una de ellas con un toque milagroso en la cinta que dejó la bola muerta en el campo de Federer.

Una vida para el alemán, que no aprovechó en el desempate, ni siquiera con una ventaja de 0-4 de inicio. Federer le infligió cinco puntos consecutivos y le asestó el golpe definitivo a su tercera oportunidad de set para llevarse el ‘tie break’ por 8-6.

Zverev, el alumno más aventajado de su generación, no se vino abajo, y siguió confiando en su saque, sus largos intercambios y su versatilidad para sostener a Federer. No le hundió la rotura de inicio para el suizo, sino que le espoleó para recuperarla y cerrar el set en el decimosegundo juego, aprovechando una de las pocas desconexiones del campeón de 19 grandes.

Con el empate en el electrónico, y el segundo partido de más de dos horas en el torneo para Zverev, el pupilo de Juan Carlos Ferrero desfalleció y dejó todo en manos de Federer, que jugó a placer y le recordó al alemán que para llegar a su estatus, hacen falta muchas batallas. Tres roturas, una detrás de otra, certificaron el legado de Federer, que vio como Zverev le entregó con una doble falta (la octava) el pase a semifinales.

Ahora Federer definirá el viernes si es primero o segundo de grupo ante Cilic, mientras que Zverev se verá las caras con Sock, en un duelo a vida o muerte en el que el ganador acompañará al de Basilea a la penúltima ronda del torneo.

Fotos

Vídeos