Alejo Mancisidor (Ex entrenador de Muguruza): «Creo que Garbiñe va a ser la número uno del mundo durante muchos años»

Mancisidor y Muguruza, en 2013, cuando el guipuzcoano recibió el galardón como mejor entrenador del año.
Mancisidor y Muguruza, en 2013, cuando el guipuzcoano recibió el galardón como mejor entrenador del año.

El entrenador de tenis irundarra trabajó con Garbiñe Muguruza entre los años 2010 y 2015 y ahora va de la mano con Lara Arruabarrena

BORJA OLAZABALIRUN.

Alejo Mancisidor observa en la distancia los éxitos de la nueva número uno del tenis femenino, Garbiñe Muguruza. El entrenador irundarra detectó su talento en cuanto Garbiñe aterrizó en Barcelona procedente de Venezuela y empezó a prepararse en la Bruguera Tennis Academy. Él tenía claro que iba a llegar a lo más alto. Se le veían cualidades. Un físico portentoso que se ha acabado convirtiendo en el mejor tenis del circuito. Alejo estuvo a su lado desde 2010, cuando ella solo tenía 17 años, hasta 2015. Entonces, y tras la derrota en la final de Wimbledon ante Serena Williams, separaron sus caminos. Muguruza se ha convertido hoy en número uno del mundo, con la nueva actualización de la lista, mientras que Mancisidor viaja hacia Asia para seguir la progresión de su nueva pupila, la tolosarra Lara Arruabarrena.

- Lo primero, ¿qué tal está?

- La verdad que muy bien. Estoy muy contento con cómo están yendo las cosas en los últimos años, aunque ahora me pillas en unos días de mucho ajetreo. Acabamos de volver de Estados Unidos y ahora nos vamos a competir a Asia.

- Toca hablar de la, desde hoy lunes, número uno del ranking de la WTA, a la que conoce desde muy pequeña.

- Sí, conozco a Garbiñe Muguruza desde que llegó a Barcelona, cuando solo tenía seis años.

- ¿Se le veía venir o le han cogido por sorpresa sus éxitos?

- Era solo una niña cuando empezó a entrenar en la Bruguera Tennis Academy y ya se le veía algo especial. Físicamente era muy superior a todas sus rivales y lo ganaba todo. Todos veíamos que era una muy buena jugadora, pero a esas edades tampoco se puede saber si va a llegar tan alto o no porque el físico que tenía también le podía perjudicar.

- Explíquese...

- A esas edades, cuando se es muy grande, el cuerpo está descompensado. Las extremidades son muy grandes y cuesta más ser coordinado. Aunque era la mejor, hubo que esperar hasta los diecisiete o dieciocho años a que estuviera totalmente desarrollada y entonces ver lo que podía hacer.

«Conmigo llegó a ser la número seis y lo único que le faltaba era más madurez»

- ¿Cómo fue su evolución? Garbiñe empezó hace no demasiado a destacar, pero en los últimos años ha dado el gran salto.

- Desde el principio dije que se le veía perfil de Top-10, pero eso puede ser llegar al número dos o tres o estar en el catorce o quince. Lo que estaba claro es que era una jugadora que iba a destacar. Pasó de estar la 250 a colocarse sobre el puesto 80 muy rápidamente y lo más importante es que cuando llegó, consiguió mantener el nivel.

- Pero del 80 al número 1 hay otro trecho...

- Garbiñe es una jugadora muy competitiva y es normal que se vaya a convertir en la número uno del mundo. Lo ha sacrificado todo por el tenis, ha sido su prioridad absoluta y solo ha pensado en ser la mejor. Cuando alguien tiene las cualidades para conseguir algo y lo desea con tantas fuerzas que lo deja todo por ello, consigue los éxitos que ha conseguido Garbiñe.

- Dejó de ser su entrenador en el 2015. Con usted ganó su primer WTA en Hobart en 2014, llegó a cuartos en París y fue finalista de Wimbledon en 2015. Después ha ganado Roland Garros en 2016 y Wimbledon en 2017 ¿Ha cambiado mucho en estos dos años?

- Cuando separamos nuestros caminos Garbiñe era la número seis del mundo, que está muy bien. En estos años lo que ha ganado es madurez. Me decían que era una jugadora que le faltaba dar un paso más, pero lo que le faltaba era ser una jugadora más madura. Se estaba midiéndose a rivales mucho mayores y de su edad era la mejor.

- Se suele decir que lo más difícil no es llegar, es mantenerse...

- Lo lógico es que se siga manteniendo en lo más alto y creo que va a ser la número uno durante mucho tiempo. Claro que puede perder partidos, pero ahora está por encima de Serena Williams, que ha sido la gran dominadora en los últimos años. Si mantiene la madurez que está demostrando, que lo lógico es que con la edad la mantenga, seguirá arriba. Si hay alguien que puede ser número uno durante muchos años, es ella.

- Por la parte que le toca, supongo que estará contento.

- Estoy muy contento y muy orgulloso. Sé lo que he trabajado con ella durante muchos años y estoy súper satisfecho de verle en lo más alto.

- Rafa Nadal Nadal en la ATP y Garbiñe Muguruza en la WTA. Poco más se puede pedir.

- Ver a Nadal y a Muguruza en el número uno es fantástico para el tenis español. Espero que Rafa siga muchos años porque cuando no esté pasará como cuando se retiraron Arancha y Conchita, que parecía que no iba a salir nadie. Los jugadores van saliendo y ahora tenemos el ejemplo de Carreño, que lo está haciendo fenomenal.

- Hábleme de cómo le va ahora con la tolosarra Lara Arruabarrena.

- Estoy muy contento con Lara. Llevaba seis años un poco estancada y hemos tenido que hacer muchos cambios, que no es nada fácil, y los dos estamos satisfechos. Este año ha ido poco a poco, pero estamos con mucha ilusión de cara a la próxima temporada porque crecerá más rápido.

- Parece que el tenis guipuzcoano tiene buena salud. No nos podemos olvidar tampoco de Iñigo Cervantes...

- Para las posibilidades que tiene Gipuzkoa, que no es Barcelona ni Madrid, estamos muy bien. Cervantes tiene un nivel espectacular, de Top-40, pero las lesiones no le están ayudando nada.

Fotos

Vídeos