Pelota

«Esa volea a huevo con 19-19»

Mendizabal III golpea de zurda en presencia de Ezkurdia ayer en Mungia.
Mendizabal III golpea de zurda en presencia de Ezkurdia ayer en Mungia. / MAIKA SALGUERO

Ezkurdia agradece el error de Mendizabal III nada más equilibrar un 10-18

JOSEBA LEZETA MUNGIA.

Una nueva lección de entrega, tesón, ganas y buen juego de Aitor Mendizabal estuvo a punto de apear del Torneo San Fermín del cuatro y medio a Joseba Ezkurdia, apurado ganador 19-22 ayer en Mungia. El de Arbizu será, por lo tanto, el oponente de Jokin Altuna en la semifinal de la rama de Aspe el domingo en Sopela.

19 MENDIZABAL III

22 EZKURDIA

Tiempo de juego:
50 minutos y 33 segundos.
Pelotazos a buena:
255.
Tantos de saque:
Mendizabal III, 4. Ezkurdia, 3.
Faltas de saque:
Mendizabal III, 1. Ezkurdia, 0.
Pasas del cuatro y medio:
Mendizabal III, 0. Ezkurdia, 1.
Tantos en juego:
Mendizabal III, 11. Ezkurdia, 14.
Tantos perdidos:
Mendizabal III, 4. Ezkurdia, 3.
Marcador:
0-3, 4-3, 4-12, 6-12, 6-13, 8-13, 8-17, 10-17, 10-18, 14-18, 14-19, 19-19 y 19-22.
Momios de salida:
100 a 60 a favor de Ezkurdia. 40 a 100 por abajo. Escaso movimiento.
Botilleros:
Jose Mari Mendizabal acompañó a su hijo Aitor y Mattin Ezkurdia, a su hermano Joseba.
Incidencias:
media entrada en el frontón de Mungia. 370 espectadores. Entre ellos el ciclista Omar Fraile, ganador de una etapa del Giro.

Rehecho de un 10-18 inquietante para sus intereses, Mendizabal III empató a 19 y dispuso de la oportunidad de tomar por primera vez la delantera en el marcador. «He tenido la volea a huevo y se me ha escapado fuera», relató el de Antzuola. «He visto a Ezkurdia ir hacia el txoko, he querido poner la pelota en el ancho y se me ha escapado». Botó lejos de la línea que se separa la cancha de la contracancha para desesperación de Mendizabal III y de su padre y consejero desde la silla del set de descanso.

La victoria se le escapó entre la yema de los dedos en una jugada que pudo cambiar el signo del resultado. Ezkurdia recuperó el saque, firmó su cuarta acción de saque-remate de una dos paredes de volea -el remate que mejor le funcionó- y Mendizabal III falló el último tanto al intentar colocar su gancho en el espacio que había dejado libre su oponente, quien le tocó ligeramente de forma involuntaria. Golpeó la pelota Aitor y se le cayó abajo. Los jueces entendieron que no correspondía repetir el tanto. «Me ha estorbado, pero son cosas que pasan», adimitó Mendizabal III con deportividad.

Mide 1,69 pero Aitor Mendizabal tiene dos metros de corazón. No se entiende de otra manera su capacidad para nivelar una eliminatoria que se le puso cuesta arriba, primero con el 4-12 y más tarde con un 10-18 con visos de definitivo. Ezkurdia pegaba más, dominaba, sacaba bien y aprovechaba el saque-remate.

El antzuolarra reconoció que «he empezado bastante mal. He desaprovechado dos o tres ocasiones para acabar el tanto. También he tardado demasiado en ir a restar de aire sus saques -lo hizo por primera vez en el 5-12- porque me estaba haciendo daño». Tampoco anduvo fino con el gancho, «no al menos tanto como frente a Jaka», añadió.

Si Aitor Mendizabal fue de menos a más con el paso de los minutos, a Joseba Ezkurdia le ocurrió lo contrario. «Al principio, sin llegar a hacer todo perfecto, he tenido buenas sensaciones. Le he dado al saque y he acertado con el saque-remate. Había pelota con chispa».

Torneo Bizkaia por equipos en lugar del cinco y medio

Descartado el cinco y medio, distancia de no ha cuajado, el Torneo Bizkaia adopta una novedosa fórmula de competición. Los 24 pelotaris participantes se distribuirán por equipos en el sorteo a efectuar en la presentación de hoy a las diez y media de la mañana en Bilbao. Los conjuntos sumarán resultados en distintas modalidades, tanto por parejas como individuales. El torneo comenzará tras la conclusión de la feria de San Fermín y constará de cinco jornadas: 21, 22, 23 y 30 de julio y 22 de agosto. Asegarce y Aspe programarán los partidos en distintos pueblos vizcaínos. Volverán a estar presentes las figuras de los dos cuadros, con presencia destacada de manistas locales.

Luego cambió casi todo. «Las pelotas se han gastado, me he salido del partido y he dado oportunidades a Aitor», confesó el delantero de Arbizu. «Ha sido por el material y por mí. Mattin, mi botillero, me decía que sufriera en cada pelotazo. Pero desde el ancho no cruzaba a la pared, no gozaba y me ha entrado el miedo. ¿Mi saque? Tampoco creo que haya influido tanto que Mendizabal haya optado por restar de aire varias veces. Le veía adelantarse. Sucede que no he aprovechado ni el saque ni el segundo pelotazo».

Ahora toca Altuna III, mejorado de su gastroenteritis. «Para ganarle habrá que jugar mejor», sentenció Ezkurdia.

Fotos

Vídeos