Pelota

Víctor sorprende a Aimar con suspense

Víctor se dispone a golpear la pelota en presencia de Aimar Olaizola. /MIGUEL HERREROS
Víctor se dispone a golpear la pelota en presencia de Aimar Olaizola. / MIGUEL HERREROS

El de Ezcaray se impone por la mínima en el Adarraga tras adelantarse 11-18

ENRIQUE ECHAVARREN

Víctor Esteban ha logrado esta noche en el Adarraga de Logroño el segundo punto del grupo A del Campeonato del Cuatro y medio tras derrotar por la mínima a Aimar Olaizola en un partido que ha dominado en el marcador para acabar sufriendo lo que no está en los escritos. El delantero de Ezcaray estará muy pendiente de lo que suceda este sábado en el Labrit de Pamplona. Si gana Elezkano II, su clasificación para las semifinales será matemática. Si lo hace Bengoetxea VI, tendrá que esperar a la última jornada y le bastaría con hacer 19 tantos contra el leitzarra. Independientemente de lo que pase en la bombonera, Aimar Olaizola tiene que ganar al de Zaratamo.

Pero no las tiene todas consigo el goizuetarra, que ha acabado el partido cojeando del pie izquierdo. «En el tercer tanto, en un mal apoyo, me he hecho daño. He notado algo, pero aún así he seguido jugando. Desde finales del verano arrastraba molestias en el pie -fascitis plantar-, pero por el dolor pienso que lo que tengo es algo más que eso. Habrá que ver si puedo recuperarme esta semana para disputar la tercera jornada. Tal y como he jugado, con esas limitaciones, me voy contento. He perdido, pero he hecho 21 tantos. Si le gano a Elezkano II estaré en semifinales», ha dicho en vestuarios el siete veces campeón de la distancia.

Por contra, Víctor era la otra cara de la moneda. «Sabía que iba a sufrir y así ha sido. Si quería ganarle tenía que ser agresivo y tomar la iniciativa, obligarle a desplazarse por la cancha. He sabido sufrir en los dos últimos tantos. Antes solía irme de los partidos, me descentraba. Ahora no me pasa eso», comentaba el de Ezcaray, quien ha comenzado a cimentar su victoria al imprimirle más velocidad a la pelota. Ha dado una marcha más que Aimar en el peloteo.

Emoción hasta el final

El de Goizueta, a base de porfiar, de trabajar, sacando réditos al saque y el saque remate ha seguido dentro del partido a pesar de que Víctor ha llegado a colocarse en el marcador con un 11-18 a favor que parecía definitivo. Con solo 18 pelotazos, el menor de los Olaizola ha cambiado ese 11-18 en un inquietante 16-18, pero aún así ha cometido errores tontos.

Y hasta ha habido una jugada muy dudosa en el 18-20. Ha dado la sensación de que Aimar ha levantado la pelota al segundo bote. Víctor ha protestado, pero el goizuetarra ha acabado con una dejada de sotamano al ancho. Podía haber sido el 18-21 y ha supuesto el 19-20. Aimar se ha puesto por delante (21-20) en un partido sin dueño, sin peloteo, que ha acabado sonriendo a Víctor.

Fotos

Vídeos