pelota

Víctor sí encuentra pelotas de su gusto en el Adarraga

Víctor y su hermano Gorka, ayer en el Adarraga de Logroño durante la elección de material./JUAN MARÍN
Víctor y su hermano Gorka, ayer en el Adarraga de Logroño durante la elección de material. / JUAN MARÍN

El delantero de Ezcaray y Aimar Olaizola separaron sin problemas el material para su partido del viernes. El menor de los hermanos Esteban mostró a las claras su enfado en Ezcaray tras imponerse en su estreno de la liguilla de cuartos a Elezkano II

ENRIQUE ECHAVARRENSAN SEBASTIÁN.

«Las pelotas no tenían nada. Entraba de gancho y no hacía daño. La última de Elezkano era muy baja, no me entraba en la mano y no podía quitarle. Con este tipo de material tengo poco que hacer en los que resta de campeonato. Aún así, trataré de ponerles las cosas difíciles a Aimar y Oinatz». Esas fueron las declaraciones de Víctor Esteban tras derrotar a Elezkano II en su estreno en la liguilla de cuartos del Campeonato del Cuatro y medio en el frontón San Lorenzo de Ezcaray, a la lado de su casa.

Fuentes consultadas por este periódico coincidieron en que sus quejas estaban fuera de lugar, que el material seleccionado por Martin Alustiza era el idóneo para las condiciones del frontón en el que se jugó el partido. Víctor se había pasado de frenada en sus apreciaciones. Y eso que ganó. Si llega a perder, desconocemos qué hubiera pasado.

Material Pamplona

Bengoetxea VI
no encontró las pelotas con chispa que buscaba. Se quedó con dos de 105,1 y 106.
Elezkano
optó por material más lento, que dió en la báscula 104,7 y 106,2 gramos.

Material Logroño

Olaizola II
se decantó por el mismo tipo de pelota que usa siempre. Pesaron 106,4 y 105,8 gramos.
Víctor
se quedó con dos cueros con más peso, de 106,3 y 106,6 gramos.

Había cierta expectación para comprobar si el manista riojano encontraría esta vez pelotas de su agrado en el Adarraga de Logroño para su duelo del viernes ante Aimar Olaizola, los vencedores de la primera jornada del grupo A. También desconocemos si ha habido un tirón de orejas por parte de su empresa durante la semana para evitar otro incendio innecesario.

Pero lo cierto es que ayer la elección de material fue una balsa de aceite. Todo cordialidad, ninguna palabra fuera de lugar. Eso sí había casi más intendentes y técnicos que pelotaris. «Las pelotas me parecen buenas para jugar, tienen buena pinta. Luego habrá que ver cómo se comportan en el frontón, si siguen manteniendo esa chispa de ahora durante todo el partido. Estoy contento», señaló el delantero de Ezcaray. Todo dentro del guión.

Un guion inalterable

Aimar tampoco se salió del mismo. «No he tenido ningún problema con el material. Pienso que son pelotas bonitas para este frontón y para esta distancia», comentó el goizuetarra, quien acto seguido reconoció tener un partido «difícil y complicado» ante un adversario «joven, que está empujando mucho. En los últimos partidos se le está viendo muy bien de juego, muy centrado. Le da mucha velocidad a la pelota y también sabe terminar el tanto. Es un pelotari a tener en cuenta».

Por su parte, Víctor afronta el partido del viernes «con mucha ilusión. A cualquiera le gustaría jugar contra Aimar y, además, lo hago en casa, en el Adarraga. Es un partido especial para mí . He comenzado con buen pie la liguilla de cuartos ganándole a Elezkano. Ese punto te da un margen para equivocarte y te permite jugar sin tanta presión».

El siete veces campeón de la distancia no cree que su rival tenga ventaja al jugarse el partido en el Adarraga. «Es un buen frontón y siempre suelo jugar muy a gusto aquí. No tengo ninguna queja al respecto».

Víctor es consciente de las dificultades que entraña medirse a un pelotari de la categoría del goizuetarra. «Si quiero ganarle tendré que hacer un partido muy serio, jugar siempre muy centrado y no salirme del guión en ningún momento. Todo debe salir perfecto. Mi juego debe ser agresivo, a base de meter ritmo y con la idea de acabar rápido los tantos. Aimar, todo lo contrario. Buscará que el partido se alargue y que prevalezca el aspecto físico».

No le duelen prendas al calificar a su rival como «favorito». «En esta distancia ha demostrado ser el mejor. Ha dominado el Cuatro y medio durante muchos años. Es un portento físicamente, con el gancho hace muchísimo daño y en defensa siempre da un rendimiento muy alto. Tengo mucho que ganar y poco que perder. A la hora de afrontar un partido como éste es mucho más cómodo hacerlo sabiendo que enfrente está Aimar que no otro contrario porque la presión es distinta».

Aimar reconoce que «ambos contamos con la ventaja de haber ganado el primer partido. El segundo partido de la liguilla suele ser muy importante y ambos saldremos a ganar. Vendré al Adarraga como si no hubiese jugado la semana pasada. Nunca puedes confiarte. Si pierdes y haces un mal tanteo puedes quedarte fuera en la última jornada aún ganando. Marcar diferencias en la jaula cada vez es más complicado».

Víctor no cree que quien salga airoso del Adarraga tenga una plaza asegurada en la final. «Está claro que quien gane tendrá más cerca las semifinales, pero no es un partido decisivo. Aún pueden pasar muchas cosas en el campeonato. No hay que olvidarse de Bengoetxea VI y Elezkano II, también tienen sus opciones».

Fotos

Vídeos