PELOTA

Verano ajetreado para Rezusta

Beñat Rezusta muestra sus manos a las puertas del Municipal de Bergara. / FÉLIX MORQUECHO
Beñat Rezusta muestra sus manos a las puertas del Municipal de Bergara. / FÉLIX MORQUECHO

Le acompaña Ezkurdia frente a Bengoetxea VI y Albisu con una plaza en juego para la final del domingo en Zarautz

JOSEBA LEZETA SAN SEBASTIÁN.

Beñat Rezusta es de momento el manista profesional que más se ha prodigado este verano. Presente en diez partidos en julio, suma el octavo de agosto con el de hoy en Azkoitia cuando todavía no se ha completado la mitad del mes. El zurdo de Bergara participa esta tarde en el Gurea en la semifinal del Torneo Villa de Zarautz, que abandona el Aritzbatalde para uno de sus tres compromisos. Sin televisión en directo, Ezkurdia y Rezusta juegan contra Bengoetxea VI y Albisu en pos de una plaza en la final del domingo, ya en Zarautz.

El zaguero campeón del Parejas afronta su tercer compromiso en tres días consecutivos, algo que repite en agosto por segunda vez consecutiva. Entre el viernes 4 y el domingo 6 jugó en Bera, Oiartzun y Vitoria. «El año pasado ya me ocurrió en dos ocasiones», recuerda Rezusta. «Me acuerdo que en torno al 25 de julio encadené Errenteria, Etxebarri y Ermua». Esta vez viene de saltar a la cancha el domingo en Sunbilla y anoche en Mallabia.

Esa sucesión de esfuerzos y de castigo para su mano izquierda, con la que da casi el cien por cien de sus pelotazos, requiere cuidado: «Intento descansar lo mejor posible y no quedarme quieto entre partido y partido. Por las mañanas, antes de comer e ir de nuevo al frontón, hago estiramientos y trato de mantenerme activo. Camino por el monte o corro un poco. También es importante dormir bien. No tengo problemas para conciliar el sueño, si bien es verdad que si juegas tarde y te acuestas nada más llegar a casa el cuerpo suele estar todavía activo y cuesta pegar ojo».

Disputó diez encuentros en julio y con el de hoy en Azkoitia suma de momento nueve en agosto

La mano es otro de los caballos de batalla para Rezusta: «Sigo el proceso habitual. No lo cambio respecto al resto del año. Me pongo hielo en la mano a diario y la masajeo. También cuando llego a casa después de jugar. Asimismo, me gusta cambiar a menudo de tacos. Me puse unos nuevos anoche en Mallabia. En función de las sensaciones veré si uso los mismos hoy en Azkoitia o vuelvo a cambiarlos».

Beñat Rezusta no aparca sus visitas a Tolosa para tomar contacto con Justo Lillo, preparador físico de Aspe, y efectuar distintos trabajos. «No voy cuando juego tres jornadas seguidas, pero en cuanto tengo dos o tres días entre partido y partido me acerco para hacer bicicleta, correr, estirar y tomar contrastes de agua caliente y agua fría, sobre todo para las piernas».

Justo Lillo explica que «empezamos hace dos años con estos trabajillos de verano que les vienen bien a los pelotaris. Quienes tienen menos partidos acuden con mayor frecuencia. Beñat vino después de jugar consecutivamente en Bera, Oiar-tzun y Vitoria. Llevaba bastante paliza y aprovechamos que en las instalaciones de Tolosa hay una terma y una pileta de agua fría para esos contrastes recuperatorios».

«Respeto y riesgo»

Rezusta reconoce que «impone respeto acumular un número tan alto de encuentros. No solo por la mano. También existe riesgo de problemas musculares por sobrecarga. Hasta ahora me estoy encontrando bien. Pondré todo de mi parte para que siga siendo así y confío en que me acompañe la buena suerte».

La ausencia por lesión de Zabaleta, cuya vacante ha cubierto en dos compromisos, ha obligado a Rezusta a ampliar el calendario previsto inicialmente para agosto. De momento, le esperan cinco partidos más a partir de la mañana, lo que le situaría en trece a final de mes, pendiente de si se clasifica para la final de Zarautz y la del Torneo 25 Aniversario de Asegarce en Bilbao. Podrían ser uno o dos más.

Esta tarde le esperan en Azkoitia «Bengoetxea VI y Albisu, una pareja dura. Estas últimas semanas me he enfrentado a ellos dos veces con Altuna, en Azpeitia y Covaleda. Hoy lo hago con Ezkurdia. Oinatz siempre es peligroso en estos compromisos de torneo. Saldré a darlo todo, como intento siempre. Ya sabes lo que está de moda: partido a partido».

Azkoitia es una plaza bonita en la que «he jugado en una sola ocasión desde mi debut. Fue hace tres años y también coincidió con una semifinal del torneo de Zarautz. Formé pareja con Altuna. Nos ganaron Irujo y Zubieta. Azkoitia está cerca de casa, conozco a mucha gente, incluso he jugado a pelota contra algunos de ellos en categorías inferiores y me hace ilusión».

Más

Fotos

Vídeos