Pelota

Urrutikoetxea se amolda mejor al Jaian Jai y vence a un acelerado Altuna III

Altuna III saca ayer en Lekunberri. Al fondo, Urrutikoetxea./MICHELENA
Altuna III saca ayer en Lekunberri. Al fondo, Urrutikoetxea. / MICHELENA

El de Zaratamo supo leer mejor el partido y acabó con las esperanzas del amezketarra, obligado a ganar a Artola

ENRIQUE ECHAVARRENSAN SEBASTIÁN.

Mikel Urrutikoetxea estrenó ayer en el Jaian Jai de Lekunberri su casillero de victorias en la liguilla de cuartos del Campeonato del Cuatro y medio a costa de Jokin Altuna (22-12). El delantero de Zaratamo fue netamente superior al amezketarra y el sábado se medirá en el Bizkaia de Bilbao a Joseba Ezkurdia, verdugo de Iñaki Artola el viernes en Altsasu en el otro partido del grupo B. Los guipuzcoanos, derrotados ambos, serán rivales el domingo en el Astelena de Eibar en un partido en el que no hay margen de error. Solo vale ganar, aunque compartas coche.

Urrutikoetxea sigue fiel a su dinámica de empezar ganando el primer partido de la liguilla de cuartos y la victoria de Lekunberri le permite afrontar el resto de partidos con un colchón de seguridad. Eso es muy importante en una liguilla tan corta, en la que los errores tienen un coste muy grande. Que se lo digan a Altuna, quien de nuevo tendrá que ganar los dos duelos que restan para entrar en semifinales. El año pasado sucedió lo mismo, comenzó perdiendo, precisamente ante Urrutikoetxea en el Astelena de Eibar (22-7), pero luego tuvo arrestos para plantarse en la final.

22 Urrutikoetxea

12 Altuna III

Tiempo de juego
47 minutos y 14 segundos.
Pelotazos a buena
213.
Tantos de saque
Urrutikoetxea, 5. Altuna, 2.
Faltas de saque
Urrutikoetxea, 0. Altuna, 1.
Pasas del cuatro y medio
Urrutikoetxea, 1. Altuna, 0.
Tantos en juego
Urrutikoetxea, 9. Altuna, 7.
Tantos perdidos
Urrutikoetxea, 2. Altuna, 7.
Marcador
1-0, 1-1, 4-1, 4-4, 9-4, 9-5, 12-5, 12-7, 15-7, 15-8, 19-8, 19-9, 20-9, 20-11, 21-11, 21-12 y 22-12.
Momios de salida
a la par.
Botilleros
Pablo Berasaluze con Urrutikoetxea y Ekaitz Saralegi con Altuna III.
Incidencias
lleno en el frontón Jaian Jai de Lekunberri. 600 personas.

El delantero de Zaratamo se hizo acreedor a la victoria con toda justicia. Leyó mucho mejor el partido. Sosegado, marcando los tiempos en todo momento, no se dejó llevar por las prisas. Esperó su momento y cuando llegó fue letal. Todo lo contrario que un acelerado Altuna III, que quiso hacerlo todo a velocidad de vértigo y al que le salieron muy pocas cosas de las que intentó.

Un frontis irregular

Ambos eran conscientes de que el frontón Jaian Jai, recién remodelado, tiene unas características especiales. Pudieron comprobarlo en los entrenamientos previos y también en la elección de material. La pelota hace extraños al salir del frontis. El amezketarra lo sufrió en sus propias carnes nada más ponerse la pelota en juego. Le tocó el saque y, tras el resto de Urrutikoetxea, la pelota le vino directamente al pecho. Imposible reaccionar.

Pero al subcampeón de la distancia no solo se le atragantó el frontis, también sus excesivas ganas y el oficio de Urrutikoetxea. Al de Zaratamo es muy difícil sacarle de sus casillas y más cuando cuenta con el marcador a su favor. El manista vizcaíno, que arrastraba molestias en el dedo corazón de su mano derecha desde el verano, fue mejor en todas las facetas del juego, comenzando por el saque, jugada con la que logró cinco tantos directos. Los tres primeros, consecutivos, fueron determinantes para comenzar a distanciarse tras el 4-4. Altuna no encontraba la fórmula en el resto y el duelo comenzó a romperse (9-4).

A fogonazos se mantenía en pie el pelotari guipuzcoano, pero le era imposible recortar distancias (12-5). Al tanto siguiente, Urrutikoetxea cometió el primero de los dos errores en los que incurrió en todo el partido al mandar un dos paredes al colchón inferior. Aún así, no perdió la compostura. Los tantos seguían cayendo del lado colorado, gerriko del espigado delantero de Zaratamo (17-7 y 19-8).

Nuevo destello del amezketarra con un soberbio sotamano de zurda por la pared que no encontró respuesta (19-9). Desgraciadamente para sus intereses, el partido ya estaba decidido en su contra. Y para más inri, hizo falta de saque por tiro corto en el 22-11. Estaba claro que no era su día, como él mismo reconoció en vestuarios. No dio su mejor nivel. Tampoco es tiempo de lamentaciones. Solo queda levantarse y volver a ganar.

Más

Fotos

Vídeos