Pelota

Urrutikoetxea y Albisu, prácticos

Albisu arma su derecha ante Larunbe ayer en Vitoria.
Albisu arma su derecha ante Larunbe ayer en Vitoria. / ONANDIA

Acceden a la final de La Blanca tras atacar a Larunbe, cuyos numerosos fallos condenaron a Olaizola II

J.L.SAN SEBASTIÁN.

Mikel Larunbe fue el agujero por el que Mikel Urrutikoetxea y Jon Ander Albisu se colaron ayer en el Ogueta de Vitoria para obtener el billete para estar presentes la noche del martes en la final del Torneo de La Blanca. La debilidad y los numerosos errores del zaguero de Galdakao condenaron a la derrota de un Aimar Olaizola que dio vida a su pareja con reacciones rematadoras, insuficientes a la postre.

Larunbe acumulaba cuatro tantos perdidos cuando un inquietante 0-8 favorable a Urrutikoetxea y Albisu subió al marcador del recinto gasteiztarra. Acababa de comenzar la semifinal y su color, rojo para las apuestas en el momento de lanzar al aire la chapa para designar el primer saque, cambiaba a un azul intenso pocos minutos después. Olaizola II estaba vendido en esos momentos.

Un cambio de pelota propició que el delantero de Goizueta entrara más en juego y apretara el tanteador. Hasta tres veces se aproximaron a un tanto: 8-9, 10-11 y 11-12. Sin embargo, no consiguieron el ansiado empate, evitado por algún remate preciso del delantero de Zaratamo o errores propios de los perdedores.

Urrutikoetxea y Albisu volvieron a mandar con claridad a partir de ese momento. Prácticos, buscaron con insistencia a Larunbe a la espera de su error en un partido flojo en líneas generales. Por desgracia, abundan de ese tipo estas últimas semanas en la mano profesional.

Después de abrirse una nueva brecha, 11-16, Aimar Olaizola protagonizó una última aproximación a dos tantos, 14-16. Un fallo del propio delantero de Goizueta con el sotamano de derecha -golpe que domina- detuvo la racha. A continuación. Larunbe encadenó nuevos errores para alivio de Urrutikoetxea y Albisu, quienes avanzaron sin remisión al cartón 22 ante la impotencia de un Olaizola II cuya buena racha de resultados en los partidos de empresa no acaba de encontrar reflejo en los torneos.

Se quedó a las puertas de la final de San Fermín y le ha sucedido lo mismo en La Blanca, en un frontón Ogueta donde el martes de la semana, Día de la Blusa y de la Neska, ya había caído 22-10 en compañía de Ander Imaz ante Artola y un Larunbe muy distinto al de esta ocasión.

Jon Ander Albisu, muy seguro durante los 48 minutos de juego, no dio opciones. Dominó atrás con la ayuda de un Urrutikoetxea eficaz que no dejó escapar la oportunidad. Ni siquiera necesitó lucirse a la hora del remate con el gancho y la volea. Las derechas de ambos tomaron el mando del peloteo. Cargar el juego atrás bastaba para llegar a 22 y ambos lo vieron claro.

Este resultado debe ayudar a Jon Ander Albisu a adquirir esa dosis de confianza que parece faltarle últimamente. Ahora toca reponer fuerzas, cuidar las manos y ponerse hoy delante del televisor para conocer y estudiar a la pareja contra la que disputarán la final del martes. Defenderán la suerte de Asegarce en un torneo que su empresa no gana desde 2013 y en la que solo se ha impuesto en dos de las trece últimas ediciones.

Más

Fotos

Vídeos