Pelota

Untoria recupera la sonrisa

Álvaro Untoria observa a Aimar Olaizola ayer en el Beotibar de Tolosa durante la elección de material./IÑIGO ROYO
Álvaro Untoria observa a Aimar Olaizola ayer en el Beotibar de Tolosa durante la elección de material. / IÑIGO ROYO

Se estrena mañana en Tolosa con Olaizola II ante Irribarria y Merino II. El zaguero de Nájera ocupa la plaza de Ander Imaz, baja dos semanas por mal de manos en su derecha

ENRIQUE ECHAVARRENTOLOSA.

«Nunca es grato entrar por la lesión de un compañero, pero la empresa me ha dado la oportunidad de jugar con Aimar y espero aprovecharla». Así se expresaba ayer Álvaro Untoria a la conclusión de la elección de material del Beotibar -no llegó a ponerse los tacos al haber entrenado la víspera-. El zaguero najerino volverá mañana al recinto tolosarra para vestirse de blanco en su estreno en la presente edición del Campeonato de Parejas. Formará pareja con Olaizola II y sus rivales son Irribarria y Merino II.

Untoria recibió la noticia el mismo día de Nochebuena. «Rubén Beloki me mandó un mensaje por el móvil, a media tarde, comunicándome que tenía que suplir a Ander Imaz porque tenía la derecha en mal estado y no podía jugar. Supuso una gran alegría, sobre todo después de haberme quedado fuera del Parejas. Es un buen regalo de Navidad, pero soy consciente de que cuando Ander esté bien, volverá a jugar. Deseo que se recupere lo antes posible. Mientras tanto, intentaré ayudarle a Aimar en todo lo que pueda para que consigan el mayor número de puntos posible, aunque está muy, muy complicado».

Pamplona
Urrutikoetxea y Aretxabaleta
optaron por pelotas variadas, de 104.5, 105.6 y 106.1 gramos
Ezkurdia y Zabaleta
prefirieron material de más peso y poder, de 106.2, 106.5 y 105.3 gramos.
Etxebarri
Víctor y Albisu
encontraron en el cestaño cueros alegres y rápidos, de 105.8, 106.1 y 105.8 gramos.
Elezkano II y Rezusta
separaron pelotas más tranquilas en el suelo, de 106.1, 105.7 y 106.3 gramos.
Tolosa
Olaizola II y Untoria
se quedaron con cueros más bajos, de 104.5, 104.4 y 105.3 gramos.
Irribarria y Merino II
optaron por material más fuerte, de 105.6, 105.9 y, ojo, 106.8 gramos.

Para el pelotari riojano «es una oportunidad que tengo para reivindicarme ante la empresa, para saber que puedo estar aquí, con los mejores. Espero que salgan bien las cosas». Reconoce que fue «un palo muy gordo» no figurar en el grupo de cuatro zagueros de Asegarce para disputar el Parejas. «Creía que tenía oportunidades de entrar en el Parejas y cuando ves que no es así te llevas un disgusto, pero al final acabas entendiéndolo aunque no te guste. Los técnicos de la empresa han configurado las parejas según su criterio. Debes asumirlo y seguir luchando para volver a jugar».

Su rendimiento durante el verano, a diferencia de otros años, ha podido influir en su descarte, pero Untoria no cree que haya sido determinante. «Como todos los pelotaris, en verano te salen partidos buenos, regulares y también malos. Es normal. No acabé saturado, ni con las manos mal. Es más, quedé entre los cuatro mejores zagueros del Master, una clasificación que premia la regularidad durante todo el año, y después de San Mateo disputé la final con Urrutikoetxea contra Altuna III y Albisu».

Tensión competitiva

A Untoria, un pelotari muy competitivo, no le gusta ver los toros desde el otro lado de la barrera. Echa de menos «la tensión de la competición, jugar semana tras semana, ver la clasificación a la conclusión de cada jornada. Tienes envidia sana de tus compañeros, todo es distinto. Lo único que queda es intentar darle la vuelta a esta situación y estar preparado para cuando te llamen para jugar»

No es la primera vez que entra en lugar de un compañero. «Hace tres años me tocó sustituir a Aretxabaleta primero y en la décima jornada incluso llegué a hacer un doblete. Todo salió a pedir de boca y quedé campeón con Oinatz Bengoetxea -ganaron la final a Berasaluze II y Zubieta (7-22)-». Admite que «en los campeonatos siempre he ido de menos a más. Quizás en 2015 fue cuando me di a conocer al público, pero en los últimas ediciones pienso que he rendido a buen nivel. También durante el verano. El año pasado disputé seis o siete finales de torneos veraniegos».

Tiene contrato hasta julio de 2019 y su camino en el campeonato vuelve a unirse al de Aimar Olaizola, con quien llegó a la liguilla de semifinales en la última edición. «Perdimos con las dos parejas que luego jugarían la final y nos quedamos fuera. Estoy muy contento de jugar otra vez con él, es un grandísimo pelotari y una gran persona. Espero ayudarle todo lo que pueda».

Y también asumido su papel. «Los partidos que juegue sé que voy a estar casi siempre atrás. Todos los contrarios tratan de evitar siempre a Aimar y sé lo que me toca, sufrir». Se estrena ante un dúo de pegadores como Irribarria y Merino II. «Son una pareja muy fuerte. No comenzaron bien el campeonato, pero en las últimas jornadas van a más en su juego. Irribarria juega un montón y hace mucho daño con ambas manos con el sotamano. Y David desplaza mucho la pelota, apenas comete errores y te obliga a ser constante si quieres dominarle».

Gorka Esteban, el hermano de Víctor, otro pelotari riojano, ha sido el último en incorporarse al cuadro de Asegarce. «Me alegro mucho de que esté con nosotros ya que se trata de un gran pelotari. Va a jugar el Parejas de Promoción con Salaverri y le deseo toda la suerte del mundo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos