Pelota

Sumar para uno, álgebra para otros

Ezkurdia y Olaizola II, anoche en el frontón de Bera. / MIKEL FRAILE
Ezkurdia y Olaizola II, anoche en el frontón de Bera. / MIKEL FRAILE

Olaizola II resuelve con sencillez el partido inaugural del Parejas en Bera. Apoyado en un firme Ander Imaz, una tacada de doce tantos del 1-5 al 13-5 deja sin respuesta a Ezkurdia y Zabaleta

JOSEBA LEZETA SAN SEBASTIÁN.

La solvencia de Aimar Olaizola sigue intacta si nos guiamos por lo sucedido en el partido inaugural del presente Campeonato de Parejas anoche en Bera. Dominó los tiempos y los espacios. Aprovechó sus oportunidades, ayudó en la medida de sus posibilidades a su zaguero, defendió cuando era menester y se lanzó al ataque en cuanto se presentó la oportunidad. No por lanzarse, sino para acertar. Las virtudes que conserva le permitieron sumar el primer punto en compañía de Ander Imaz, firme de nuevo, ante Joseba Ezkurdia y José Javier Zabaleta, de quienes siempre espera más el pelotazale. Por su potencia, por su 'sasoia', por su edad, por unas cualidades para este deporte que no acaban de concretar. Ni en juego ni en resultados.

22 OLAIZOLA II ANDER IMAZ

0 EZKURDIA ZABALETA

Tiempo de juego:
58 minutos y 41 segundos.
Pelotazos a buena:
534.
Tantos de saque:
Olaizola II, 1. Ezkurdia, 1.
Faltas de saque:
Olaizola II, 0. Ezkurdia, 0.
Tantos en juego:
Olaizola II, 12. Ander Imaz, 1. Ezkurdia, 4. Zabaleta, 1.
Tantos perdidos:
Olaizola II, 3. Ander Imaz, 4. Ezkurdia, 5. Zabaleta, 3.
Marcador:
0-4, 1-4, 1-5, 13-5, 13-10, 15-10, 15-11, 18-11, 18-12, 19-12, 19-13 y 22-13.
Momios de salida:
a la par.
Botilleros:
José Ángel Balanza 'Gorostiza' acompañó a Olaizola II-Ander Imaz y Jon Apezetxea, a Ezkurdia-Zabaleta.
Incidencias:
muy bonita entrada en el festival del 75 aniversario del Eztegara de Bera. Bixente Fagoaga, único superviviente del personal que acometió la obra del frontón en 1942 recibió un acto de reconocimiento. Tiene 90 años.

Las dudas iniciales de Ander Imaz, agobiado en los seis primeros tantos, no descentraron a Aimar Olaizola. Hace falta más que una pertinaz lluvia o un chaparrón para sacarle de sus casillas. La decoración cambió en cuanto puso en juego la segunda de las pelotas que le gustaron en el cestaño. La primera quedó fuera de juego por un defecto en la costura.

Si Ezkurdia y Zabaleta necesitaron 84 pelotazos para adelantarse 1-5 en seis tantos, Olaizola II se apuntó los once siguientes en 82. El doble de tantos casi con el mismo esfuerzo para plantarse 12-5. Cuatro acciones de saque-remate, varias jugadas rápidas y el juego había cambiado de dueño. Como quien no quiere la cosa.

No solo eso. El grado de confianza de su compañero oiartzuarra subió como la espuma, mientras que el de la pareja adversaria se diluyó como el azúcar. No es la primera vez que les ocurre. Perdieron toda capacidad de respuesta después del 13-5. Su aproximación a tres tantos del 13-10 fue un espejismo. A partir de ese momento la ventaja de los colorados no paró de crecer.

Es como si las operaciones matemáticas que plantea un partido no fueran las mismas que para otros. Mientras que en manos de Aimar Olaizola parecen simples sumas y restas, para Ezkurdia y Zabaleta se convierten en ecuaciones imposibles. No consiguen despejar la incógnita. Por mucho que pidan descansos. Por mucho que escuchen los consejos del botillero. Por mucho que impriman el doble de velocidad de la pelota. Álgebra para ellos.

Aliviar a Ander Imaz

Aimar Olaizola comprende el juego y lo desarrolla en función de sus virtudes. Oculta sus puntos débiles y visualiza los del contrario. Defiende cuando toca. Ataca si la situación lo requiere. Hasta nueve veces entró de aire a los saques de Ezkurdia para aliviar de trabajo a un Ander Imaz cumplidor.

Joseba Ezkurdia terminó con cuatro tantos hechos, una cifra baja para una pareja llamada a llevar la iniciativa. Sigue sin encontrar los ángulos de manera regular. Zabaleta no halló ni altura ni dirección para castigar a Imaz. Y el tiempo avanza...

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos