Pelota

Laso, sin gerriko pero con garbo

Unai Laso trata de golpear la pelota en una postura forzada, este lunes en el Beotibar. /LOBO ALTUNA
Unai Laso trata de golpear la pelota en una postura forzada, este lunes en el Beotibar. / LOBO ALTUNA

El de Biskarreta y Albisu voltean un 14-6 y un 20-17 a Olaizola II e Imaz

JOSEBA LEZETATolosa

Irribarria y Merino II se libraron por los pelos de una remontada el domingo en Legutio. Olaizola II y Ander Imaz no corrieron la misma suerte ayer en el Beotibar de Tolosa, donde se consumó una pequeña tragedia deportiva para ellos. Se las prometían felices con el 14-6. Incluso tuvieron la victoria y el sexto punto a un palmo con el 20-17. Perdieron 20-22.

Pedíamos un marcapasos para Jon Apezetxea, botillero de Irribarria y Merino II. Esta vez vio los toros desde la barrera ya que los cuatro protagonistas pertenecen a la empresa rival, Asegarce. De hecho, nadie se sentó en las sillas del set de descanso. Pero a este paso, las empresas deberán estudiar la instalación de desfibriladores en sus frontones y ponerlos también a disposición de los espectadores. Con el 14-6 se apostaron ochentas a miles. Triunfaron los bajistas.

El deslumbrante inicio de Olaizola II con remates de cerca y de lejos, lo mismo al ancho que al txoko, prometía un paseo a cargo de los colorados. Laso y Albisu no hallaban la fórmula de evitar la zurda del delantero de Goizueta, letal. Se sumaron los fallos del ataundarra. Consecuencia: 10-2, 13-5 y 14-6.

Al mismo tiempo, comenzaron a percibirse síntomas de debilidad en Ander Imaz. Sobre todo en dos restos de saque de derecha que se le cayeron abajo. Mutó el partido. Mutó el juego. Unai Laso, al que se le olvidó el gerriko en casa y jugó sin distintivo en la cintura, dio un paso al frente. Con garbo. Arropado por unos pelotazales sedientos de igualdad y emociones.

Clasificación

ParejaPuntosDiferencia
Elezkano II-Rezusta7+17
Altuna III-Martija6+28
Olaizola II-Ander Imaz5+2
Urrutikoetxea-Galarza5-4
Irribarria-Merino II4-8
Ezkurdia-Zabaleta4-12
Víctor-Albisu3-7
Bengoetxea VI-Larunbe2-16

El de Biskarreta posee la virtud de conectar con el público. Por su brío, por su pegada, por la capacidad de variar el signo del peloteo con el sotamano, por su descaro para atacar de aire al propio Olaizola II. A medida que sus remates apretaban el marcador, Albisu recuperó la confianza perdida por momentos. Atacaron a Ander Imaz, nervioso y dubitativo. Sus pelotazos llegaban llorando sobre la chapa. Aimar quiso acudir en su socorro. Los azules lo impidieron. Durante largos minutos no le quedó otra que defender los remates de Laso.

Diez tantos consecutivos permitieron a Laso y Albisu tomar la delantera 14-16. Parecían lanzados al 22. Se enredó el joven delantero de 20 años en un par de acciones, estrelló un gancho en la chapa y el error de entendimiento con su zaguero le costó un tanto. De nuevo por detrás: 20-17. Más difícil aún.

La última palabra

Unai Laso no había dicho aún su última palabra. Nos faltaban por ver sus cinco últimos remates, los de la remontada final: una parada al txoko, un sotamano de zurda con el que atropelló a Imaz y tres ganchos, incluido el último y definitivo.

«Para mí es como un sueño», confesó Laso, recambio de Víctor para la segunda vuelta, apuesta clara de Asegarce para el futuro. Querían revitalizar a una pareja disminuida en sus opciones de alcanzar una plaza para la liguilla de semifinales. Siguen vivos y han dado el primer susto.

Olaizola II mantiene su discurso realista de las últimas semanas: «Era un punto importante. Como todos, en realidad. Me han anulado. No podía entrar. Ander se ha puesto nervioso. Quería ayudarle, pero no me dejaban Laso y Albisu. Sacar siete puntos va a ser complicado. Todos los partidos son difíciles para nosotros». También dedicó unas palabras a su joven rival y, por qué no, delfín: «Laso posee un golpe especial». Compartieron protagonismo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos