«Quiero ganar, no dar buena imagen»

Erik Jaka en el frontón de Lizartza, donde dio sus primeros pelotazos. / IÑIGO ROYO

Erik Jaka debuta en Primera tras quedar campeón de Promoción en 2016. El delantero de Lizartza juega el domingo en el Adarraga de Logroño contra Víctor Esteban en la ronda de octavos de final del Cuatro y medio

ENRIQUE ECHAVARRENSAN SEBASTIÁN.

Erik Jaka vive las horas previas a su debut en el Campeonato del Cuatro y medio de Primera con la ilusión de un principiante. El delantero de Lizartza se estrena el domingo en el Adarraga de Logroño contra Víctor Esteban -hoy eligen material a las 11.30 horas- en su condición de campeón de Promoción en 2016. La presentación del martes en Zarautz fue la primera de su carrera con los grandes de la especialidad. «Uno se siente muy bien estando ahí con los campeones. He entrado por méritos propios. Pienso que he hecho un buen año y me lo he merecido. Es una oportunidad muy bonita y espero aprovecharla».

Está satisfecho del verano realizado. Ha disputado 23 partidos con un porcentaje de victorias del 56%. «Las cosas me han ido bien, he jugado muchos partidos y estoy agradecido a la empresa por las oportunidades que me ha dado. En San Mateo, por ejemplo, entre partidos y sustituciones llegué a jugar cuatro partidos en cinco días».

Jaka ha intentado preparar el campeonato lo mejor que ha podido. «A principios de septiembre hice dos o tres entrenamientos en la distancia con Ugalde, Ezkurdia y el aficionado Egiguren, pero luego llegó la feria de San Mateo y tuve que parar. Después, solo he vuelto a hacer otro más», afirma.

Considera que «es una modalidad muy exigente que exige un gran desgaste físico, en la que el saque y el resto son fundamentales. Y también no conceder regalos al contrario. Me encuentro más a gusto jugando a Parejas, pero eso no quiere decir que no vaya a darlo todo». La jaula no es extraña para él. Se proclamó campeón del Cuatro y medio de Elgeta en 2009. «Todavía era cadete y le gané en la final a Danel Elezkano», recuerda con cierta nostalgia.

Respeto, no miedo

Y afronta el estreno con «respeto, pero sin miedo». El menor de los hermanos Esteban es un rival a tener en cuenta. «Me imagino que estará motivado al 100% por jugar en casa, ante su público, pero yo no me conformo con hacer un buen papel. Quiero ganar. He luchado mucho para estar aquí, nadie me ha regalado nada. Espero que me salgan bien las cosas, que complete un buen partido y pueda pasar de ronda».

Admite sin ambages que «Víctor es el favorito para esta eliminatoria. Tiene mucha más experiencia que yo en el Cuatro y medio. Además, viene de cuajar un gran verano, lo que le hace aún más peligroso. Ganó los tres partidos de la jaula en el torneo Bizkaia por equipos y acaba de llevarse por primera vez el torneo de San Mateo. Está en un gran momento. Para mí es la primera participación, pero no es excusa».

Jaka prefiere no plantearse metas a largo plazo. Opta por la prudencia y se decanta por el paso a paso. «De momento no he querido pensar en lo que podría pasar si le gano a Víctor. Lo único que sé es que me espera un partido muy complicado, ante un rival que está en un gran momento de forma y que tratará de ponerme las cosas difíciles. Imaginar qué podrías hacer en la liguilla de cuartos no viene a cuento. Primero tengo que ganar y lo que venga después, bienvenido sea».

El domingo regresa al Adarraga, un frontón de su agrado en el que ha cosechado triunfos y también derrotas. «El año pasado le gané allí la final de Promoción a Darío, pero el anterior también perdí allí la final ante Gorka. Es un buen frontón para jugar a pelota. No hay ninguna queja en ese aspecto. Los dos tenemos las mismas posibilidades».

Será aconsejado en la silla de botillero por Iraitz Olaetxea, su hombre de confianza. Ambos confían en regresar el domingo a casa con una victoria. Lo mismo pensará Víctor, pero sólo uno podrá saborear la victoria. Al lizartzarra le sobran ganas e ilusión.

Más

Fotos

Vídeos