Pelota

Poca broma en la final de consolación de Azpeitia

Joseba Ezkurdia, listo para golpear de derecha con Danel Elezkano a su costado. / JOSÉ MARI LÓPEZ
Joseba Ezkurdia, listo para golpear de derecha con Danel Elezkano a su costado. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Ezkurdia se hace con el tercer puesto tras superar por la mínima a Elezkano II en un partido incierto y de alternativas

JOSEBA LEZETA AZPEITIA.

Hubo un tiempo no muy lejano en el que cualquier pequeña molestia o excusa era buena para renunciar al partido por el tercer puesto del Manomanista de Primera. Sin embargo, algo cambió en 2015 cuando las empresas recurrieron a Urrutikoetxea para solventar la lesión de Bengoetxea VI, uno de los dos finalistas. El de Zaratamo se había hecho con la tercera plaza y la condición de primer suplente tras desistir Irujo de disputar la final de consolación, entendida como castigo por los semifinalistas perdedores. Adujo el de Ibero un problema físico. Tres semanas después, Urrutikoetxea lucía la txapela sobre su cabeza.

22 EZKURDIA

21 ELEZKANO II

Tiempo de juego:
53 minutos y 41 segundos.
Pelotazos a buena:
281.
Tantos de saque:
Ezkurdia, 4. Elezkano II, 5.
Faltas de saque:
Ezkurdia, 0. Elezkano II, 0.
Tantos en juego:
Ezkurdia, 15. Elezkano II, 11.
Tantos perdidos:
Ezkurdia, 5. Elezkano, 3.
Marcador:
1-0, 1-2, 6-2, 6-7, 10-7, 10-9, 11-9, 11-10, 12-10, 12-11, 15-11, 15-14, 16-14, 16-19, 19-19, 19-21 y 22-21.
Momios de salida:
100 a 70 a favor de Ezkurdia. 50 a 100 por abajo.
Botilleros:
Juan Martínez de Irujo con Ezkurdia y Ander Elezkano con su hermano Danel. El público saludó con aplausos la llegada a la silla de Irujo, que agradeció el detalle.
Incidencias:
bonito ambiente en la reinauguración del Izarraitz de Azpeitia, ahora negro, con ocasión del Pilota Eguna. 623 asistentes.

Desde aquella fecha nadie ha rehusado. Ver a Elezkano II lamentarse de la volea que se le marchó bajo chapa y significó la victoria por 22-21 de Ezkurdia, ayer en el remozado Izarraitz de Azpeitia, dice mucho. Las nuevas generaciones de la pelota a mano dan valor a un compromiso despreciado en su día y que ha encontrado un espacio agradable e interesante en el seno del Pilota Eguna, la fiesta de la familia guipuzcoana de este deporte.

Hubo poca broma en un partido equilibrado en el que la mayor ventaja fue de solo cuatro tantos (6-2 y 15-11, ambos favorables a Ezkurdia). Las alternativas se sucedieron en el marcador y en el juego. El mano a mano en toda la cancha es cada vez más un ejercicio de estrategias en busca de imponer los puntos fuertes y destapar las carencias del rival. En ello se esmeraron Ezkurdia y Elezkano II durante 53 minutos intensos en los que dieron 281 pelotazos.

Con el saque, ambos quisieron quebrar el resto del rival para sumar tantos directos o encontrar oportunidades claras de remate. Lo consiguieron por fases. Más Ezkurdia al principio. Lo aprovechó mejor Elezkano II a partir de mitad de encuentro. El de Arbizu insistió en buscarle la derecha del contrario, con mayor o menor acierto según los momentos. No le funcionaron como pretendía los dos paredes de volea, quizá porque el frontón recién pintado no le ayudó. El de Zaratamo fundamentó sus acciones en ir a por el aire a la primera, lo mismo de zurda que de derecha.

Después de que en el ecuador del choque ninguno de los dos afilara su saque, Ezkurdia se escapó 15-11 pero Elezkano II reaccionó con disparos bombeados y cruzados para adelantarse 16-19 y 19-21. El de Zaratamo dispuso incluso del saque en su poder para cerrar el encuentro, pero el de Arbizu ya no pierde como antes los partidos ajustados. Ni los 21-21. La fortuna se puso de su parte en la volea final de Elezkano II, que pudo cambiar el desenlace de ir unos centímetros más arriba.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos