Pelota

La pelota que solo le gusta a Aimar...

Aimar Olaizola golpea de derecha en presencia de Irribarria, de espaldas, Merino II y Untoria ayer en el Beotibar de Tolosa. /Iñigo Royo
Aimar Olaizola golpea de derecha en presencia de Irribarria, de espaldas, Merino II y Untoria ayer en el Beotibar de Tolosa. / Iñigo Royo

Olaizola II y Untoria, recambio de Ander Imaz, suman el cuarto punto a costa de Irribarria y Merino II

ENRIQUE ECHAVARREN

Llenazo, alternativas en el marcador, remontadas, emoción hasta el final y polémica incluida. Todo ello mezclado ha dado forma al cóctel en el que se ha convertido el partido del Beotibar que ha abierto este viernes la sexta jornada del Campeonato de Parejas. La victoria de Olaizola II y Untoria, recambio del lesionado Ander Imaz, la cuarta, les permite ascender a la segunda plaza de la clasificación a expensas de los que suceda este sábado en Pamplona y Etxebarri. Por contra, la derrota viene a romper la buena dinámica que mantenían Irribarria y Merino II en los últimos partidos. Se quedan con dos triunfos, por lo que están obligados a espabilar para no quedarse descolgados.

«El abuelo todavía juega mucho a pelota», ha comentado el masajista Bixente Artola refiriéndose a Aimar Olaizola, a quien cuida las manos al igual que otros muchos pelotaris, antes de entrar a vestuarios. No ha sido el momento más oportuno para hacer bromas. Irribarria y Merino II estaban intentado asimilar una derrota dolorosa, sobre todo por la forma en la que se ha producido tras ir ganando por 13-19. Solo han podido hacer un tanto más. A su juicio la culpa ha sido de la pelota tosca que ha puesto en juego Aimar, pero también es cierto quehan sido ambos, con sus errores, quienes han metido en el partido a sus rivales.

El zaguero de Villar de Torre estaba encendido y ha dado rienda suelta a su cabreo. «Esto no es ni pelota ni nada. La que ha puesto en juego Aimar era una mierda, para jugar en cuarta o quinta categoría. Este resultado es un robo».

La opinión de Aimar Olaizola ha sido completamente diferente. «No ha habido ni pelota muy viva, ni muy baja. Cada pareja ha hecho daño con la suya», ha dicho el delantero de Goizueta, quien ha reconocido que «llevaba tiempo sin jugar así de bien, ha sido mi mejor partido de lo que llevamos de campeonato».

Pero el lío no ha concluído allí, David Merino ha ido más allá al involucrar a los intendentes y al seleccionador de material, Martin Alustiza, que ha estado presente en el Beotibar. «Con ese tipo de material es imposible quitar al delantero contrario. Si la pelota consiste ahora solo en sacar y rematar, pues no hay nada que hacer». Habrá quien diga que las declaraciones del pelotari riojano se deben a un calentón pasajero propiciado por la derrota, pero no es la primera ni será la última vez que se ha criticado el material del goizuetarra. Para gustos los colores.

Dureza inicial

¿El partido? El comienzo ha sido muy duro, con tantos muy peloteados. Irribarria y Merino II han saltado a la cancha con una consigna, evitar a Aimar y cargar el juego sobre el debutante Untoria. La táctica del desgaste. Acoso y derribo. Pero ha aguantado más de lo que esperaban. El zaguero najerino ha soportado los cañonazos que le enviaban continuamente y, a pesar de estar siempre dominado, apenas ha cometido errores. Solo le contabilizamos dos, por sendas pelotas que dejó de poner en el frontis con la derecha. Eso sí, entregó mucha pelota a Irribarria y el de Arama lo aprovechó para entrar al remate con un gran porcentaje de acierto ante la desesperación de Aimar Olaizola.

Curiosamente ha sido la pareja de Asegarce quien ha pegado el primer arreón con una tacada de seis tantos que ha transformado un 1-3 en un 7-3 favorable a sus intereses. Y la renta ha aumentado hasta el 11-7, pero han cambiado las tornas y han sido Irribarria y Merino quienes han volteado el luminoso con siete tantos seguidos (11-14). Su mayor diferencia ha llegado a ser de seis tantos (13-19), pero el goizuetarra se ha llevado la victoria a base de remates.

Polémicas al margen, lo mejor ha sido el voleón a resto de saque de Irribarria que ha supuesto el 8-6, un derechazo enorme de Merino II en el 11-14 y con la experiencia y calidad de Aimar, quien a sus 38 años ha hecho bueno el refrán una vez más. Más sabe el diablo por viejo que por diablo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos