Pelota

«Paso página y a pensar en el siguiente partido»

David Merino prueba una pelota en presencia de su delantero Iker Irribarria. / ÍÑIGO ROYO
David Merino prueba una pelota en presencia de su delantero Iker Irribarria. / ÍÑIGO ROYO

David Merino acata la multa de 601 euros impuesta por la LEP.M con motivo de sus declaraciones en Tolosa. El órgano disciplinario califica como infracción grave que dijera que «la pelota de Aimar Olaizola es una mierda, este resultado es un robo»

JOSEBA LEZETA SAN SEBASTIÁN.

La Liga de Empresas de Pelota a Mano (LEP.M) ha impuesto 601 euros de multa a David Merino por sus declaraciones tras el partido correspondiente a la sexta jornada del Campeonato de Parejas que perdió 22-20 junto a Irribarria frente a Olaizola II y Ander Imaz tras ir 13-19 por delante, el 29 de diciembre en el Beotibar de Tolosa. El órgano disciplinario de esta entidad entiende que el zaguero de Villar de Torre ha cometido «una falta grave».

David Merino asume el dictamen. No quiere darle más vueltas ni hacer consideraciones al respecto. «Paso página y a pensar en el siguiente partido. Jugamos el domingo en Legutio y ahora mismo buscamos un par de victorias para llegar con opciones al último tramo de la primera fase».

La LEP.M comunicó al pelotari su resolución el pasado viernes y Merino II dispuso de 48 horas para presentar alegaciones. El riojano renunció a hacer uso de esa posibilidad, contemplada en el procedimiento, por lo que la sanción es definitiva.

«La pelota que ha puesto en juego Aimar Olaizola era una mierda, este resultado es un robo», manifestó David Merino una vez concluido el choque, después de ver cómo sus oponentes les habían levantado un 13-19. «Con este tipo de material es imposible quitar al delantero contrario. Si la pelota consiste ahora solo en sacar y rematar, pues no hay nada que hacer», añadió.

Aunque la nota publicada ayer por Aspe, empresa de Merino II, y Asegarce no concreta la razón o la frase concreta que motiva el castigo, fuentes cercanas a la LEP.M confirman que se debe primordialmente a la afirmación de que «este resultado es un robo».

Ni siquiera una aclaración posterior, referida sobre todo a las formas empleadas, ha servido a David Merino para ahorrarse la multa. «Estaba caliente después del partido. Fruto de la tensión y de los nervios, usé alguna expresión inadecuada. Pido disculpas si molesté a alguien con mis palabras. Pero me reafirmo en el contenido de lo que dije sobre el material».

Malestar en Asegarce

Las primeras manifestaciones de Merino II, unidas a la crítica posterior de Inaxio Errandonea, director comercial de Aspe, respecto a una de las pelotas de aquel día, provocaron hondo malestar en el seno de Asegarce, promotora de la pareja rival. Hubo contactos al máximo nivel entre las dos empresas que derivaron en la posterior rectificación de Errandonea, quien manifestó sentirse «arrepentido» de lo que había dicho, y las disculpas del propio Merino II. Hasta Irribarria apuntó lo siguiente: «El viernes estaba acalorado. Si falté al respeto a alguien, pido perdón. Intenté expresarme lo mejor posible sobre lo que pensaba en ese momento».

Incluso Aimar Olaizola, contrariado por las palabras de Errandonea y Merino II, se sumó a la polémica. «Si esa remontada hubiera corrido a cargo de Altuna, Ezkurdia o Elezkano II, habría sido una exhibición de ese pelotari, un espectáculo de primer orden. Como la ha hecho Aimar, se debe al material y el espectáculo se acabó en el 13-19. Después no hubo nada».

Defendió, asimismo, que «esa pelota la sacamos desde el primer tanto y, aunque probamos las tres que elegimos el día de la elección, fue la que más empleamos durante el partido. De hecho, estoy convencido de que para el 13-19 ya habíamos jugado con ella un mínimo de diez tantos».

El reglamento disciplinario de la LEP.M establece tres tipos de infracción: muy grave, grave y leve. El comité encuadra las declaraciones de David Merino en el apartado de graves, posiblemente en referencia al apartado g) del artículo 6, que dice lo siguiente: «Realizar comportamientos o mantener actitudes que atenten, aun no gravemente, contra la buena imagen de la LEP.M o empresas que esta conforman, de sus eventos y competiciones o de sus órganos».

Para las infracciones graves, el capítulo de sanciones recoge en su artículo 9 imponer «una multa de cuantía no inferior a 601 euros ni superior a 1.500».

En el caso de las infracciones leves existen tres posibilidades: a) multa hasta 600 euros; b) amonestación pública; y c) apercibimiento. Para las muy graves, la horquilla económica se sitúa entre los 1.501 y 3.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos