Pelota

«Urruti puede jugar igual de bien sea quien sea su botillero»

Mikel Urrutikoetxea recibe consejos y órdenes de Pablo Berasaluze en un partido de campeonato./JOSÉ MARI LÓPEZ
Mikel Urrutikoetxea recibe consejos y órdenes de Pablo Berasaluze en un partido de campeonato. / JOSÉ MARI LÓPEZ
Pablo Berasaluze, técnico de Asegarce

El berriztarra no se sentará el domingo en la silla del delantero de Zaratamo porque tendrá enfrente a otro pelotari de su misma empresa, Oinatz Bengoetxea

JOSEBA LEZETASAN SEBASTIÁN.

Pablo Berasaluze es una persona clave en la carrera de Mikel Urrutikoetxea en los últimos años. De hecho, es su botillero cuando se enfrenta a pelotaris de la empresa rival, Aspe, como sucedió en los partidos de la liguilla contra Altuna III y Ezkurdia. Este domingo en el Adarraga de Logroño, sin embargo, deberá dejar su plaza en la silla -posiblemente a Inar Jaka- porque su pupilo se enfrenta en semifinales del Campeonato del Cuatro y Medio a Oinatz Bengoetxea, compañero de Asegarce. Veremos si Urrutikoetxea acusa o no esa ausencia.

- ¿Cuándo empieza a entablar una relación más estrecha con Urrutikoetxea?

Adarraga de Logroño
:
Bengoetxea VI vuelve a confiar en pelotas rápidas con recorrido en el suelo, esta vez de 106
6 y 106.4 gramos.
Urrutikoetxea, al igual que su oponente, tampoco pone pegas a lo presentado en el cestaño
Elige dos de 106.6 y 105.8, quizá de mayor bote.

- Al año de debutar Mikel como profesional, hacia 2010. Yo era pelotari de Asegarce. Conectamos, nos llevamos bien y empezamos a ensayar juntos. La mayoría de nuestras sesiones eran en el frontón de Iurreta.

- ¿Qué le llamó la atención en él?

- Poseía una gran derecha y jugaba fácil a pelota. La pelota le salía rápida de la mano y era ágil de movimientos. Estaba sin hacer, tierno. No entraba de aire. Jugaba pausado, demasiado pausado. Se ponía mucho a bote. Como hace 40 años.

- ¿Cuántas horas pasan juntos?

- Muchas. Dentro y fuera del frontón. Hablamos a menudo. También nos juntamos para ver partidos de pelota por televisión y otros grabados en vídeo. Intercambiamos impresiones. Desde el principio le insistí en que debía imprimir mayor velocidad a su juego. Y empezamos a trabajar el aire con la zurda.

- ¿Le ordenaba series tan largas como dicen?

- Hemos hecho sesiones de 400 y 500 pelotazos de zurda alternando el gancho y la parada en el txoko. Hora y media diaria. Tres días a la semana. También ejercitábamos la defensa. Siempre a una velocidad alta para romper ese ritmo pausado que tenía antes.

- ¿Se aburría Urrutikoetxea?

- No, no. Siempre ha querido aprender. Es un pelotari al que no le ha importado pasarse dos horas en el frontón durante un entrenamiento.

- Además de su progresión con el gancho, llama la atención la facilidad con la que dirige la pelota de volea hacia la pared izquierda.

- Es algo que no ha entrenado tanto. Nosotros no lo hemos preparado de forma específica, al contrario del gancho o la parada en el txoko. Ese golpe lo traía de antes. No le imprime una velocidad alta, pero posee facilidad para marcarla sobre la chapa y arrimarla a la pared. Baja bien la pelota de volea y crea dificultades al contrario en el txoko.

- Al principio sufría de las manos.

- Cuando debutó con Asegarce rondaba los 68-70 kilos. Era blando y las manos no le aguantaban. En aquella época no metía tantas horas en el frontón como hizo después. Iba un día a la semana, más o menos. Estoy convencido de que hacer un trabajo técnico en mayor contacto con la pelota ayuda a endurecer las manos. Mikel tiene ahora menos problemas de ese tipo. Creo que deberían hacerlo todos los pelotaris.

- ¿Por qué se le atraganta Bengoetxea VI?

- Porque Oinatz juega muy rápido. No cabe duda de que Urrutikoetxea ha mejorado mucho desde ese punto de vista. Pero jugar contra Bengoetxea VI exige elevar otro punto más el ritmo y todavía le cuesta. Oinatz te obliga a permanecer atento al cien por cien. No puedes descuidarte un solo instante.

- ¿Salir del Labrit supone un alivio para Urrutikoetxea?

- Se habla mucho del frontón. En este caso, la semifinal entre ambos tendrá lugar en el Adarraga de Logroño. Mikel tiene capacidad para jugar bien en todos los frontones. La razón es sencilla: hace casi todo bien. En el Bizkaia de Bilbao se siente mejor, es verdad, pero a un pelotari de su talla no tiene que importarle el frontón.

.

- Conmigo existe una confianza absoluta. Una mirada mía le ayuda a sentirse tranquilo. Sea quien sea el botillero, tiene que hacer su trabajo. Puede jugar igual de bien se siente quien se siente en la silla.

- ¿El mejor partido que le ha visto en esta distancia?

- Precisamente uno contra Oinatz Bengoetxea en el Torneo San Fermín del pasado año, 2016 (victoria por 22-9 del delantero de Zaratamo). Le dio velocidad a la pelota, remató, manejó muchas posturas... Le salió bien todo. El rendimiento del contrario también influye, pero es el día en el que mejor ha jugado dentro del cuatro y medio.

- ¿Le ve mejor que el año pasado?

- Está parecido. En 2016 llegó muy bien a semifinales, imbatido y después de cosechar tres victorias contra Altuna III, Irribarria y Víctor, por este orden. Jugó bien la semifinal contra Bengoetxea VI en el Labrit y perdió por una, 22-21. Estuvo cerca de la victoria y de la final. Yo diría que mantiene un nivel similar.

- Es candidato serio a la txapela.

- Como los otros tres semifinalistas. Mira, entre Urrutikoetxea, Bengoetxea VI, Olaizola II y Altuna III puede darse cualquier resultado según el día que tengan. Uno de ellos puede ganar al otro este fin de semana. Se repite el partido dentro de ocho o quince días y la victoria puede caer tranquilamente hacia el otro lado. Hay cuatro o cinco pelotaris en un escalón similar y depende de cómo estés en ese momento o de simples detalles. Cualquiera de ellos puede ganar este año la txapela.

Fotos

Vídeos