PELOTA

Olaizola II vuelve a estar de dulce

Aimar Olaizola y Jokin Altuna vivieron su segunda pugna en la feria de San Fermín.
Aimar Olaizola y Jokin Altuna vivieron su segunda pugna en la feria de San Fermín. / JONAN BASTERRA

Facilita el trabajo a Albisu en la victoria ante Altuna III y un débil Zabaleta

JOSEBA LEZETAPAMPLONA.

Undécima victoria consecutiva. Una docena de tantos de jugada. Seis ganchos como seis soles. El quinto se deslizó inalcanzable ante la mirada de un Jokin Altuna que esperaba el remate en el ancho. Una sola pelota perdida, al agacharse para devolver una pelota que botó poco. Un control absoluto del juego. Olaizola II vuelve a estar de dulce.

La noche del lunes confirmó en el Labrit las buenas sensaciones ofrecidas el 7 de julio al mediodía para obtener la victoria con Jon Ander Albisu por un contundente 22-10 frente a Jokin Altuna y un decepcionante José Javier Zabaleta, eliminados tras su segunda derrota en dos partidos. La suerte del grupo B del Torneo San Fermín se resuelve esta noche en el duelo entre Olaizola II-Albisu y Ezkurdia-Rezusta, empatados a un punto. Los ganadores certificarán el pasaporte para la final del viernes.

Aunque volvió de las vacaciones de junio con algún kilo de más, Olaizola II ha recuperado tono físico y técnico. Cruzó matemáticos sus ganchos, también cobró un par de cortadas de zurda al ancho, ejecutó alguna parada al txoko suelta, empleó el sotamano de derecha para cambiar el ritmo y arrimó a la pared.

Le vino de perlas la mala noche de un Zabaleta al que se le atascó la derecha. Ni dio velocidad a sus pelotazos ni encontró altura en el frontis. Para regocijo de Aimar Olaizola, quien aprovechó uno a uno los bombones que llegaron a su zurda. Ahora bien, todos los delanteros no exprimen esas oportunidades como el delantero de Goizueta.

Con 26 años, seis y medio de bagaje profesional y cinco de contrato recién firmado con Aspe, ya no cabe considerar una promesa a un Zabaleta que ganó el título de parejas en 2013. Ha entrado en la mejor edad para un zaguero y posee trayectoria suficiente para aprender a encontrar soluciones cuando tu brazo no tiene el día. Es posible pulsear, ser más constante, no bajar la cabeza cuando vienen peor dadas.

Música de viento

Para cuando quiso darse cuenta ya iba 11-0 por detrás, sin que Altuna, más activo y entero que dos días antes, dispusiera de ventaja para entrar en contacto con la pelota. Escuchar silbidos, como el sábado. También oyó alguno Olaizola II, que mantiene una relación extraña con el Labrit. No es la primera vez que ocurre, aunque los pelotazales acabaran rendidos a la evidencia. Una vez más.

Un impulso de supervivencia más a cargo de Altuna que de Zabaleta originó la aproximación a cuatro tantos: 12-8. El amezketarra cobró varios remates celebrados con rabia, Albisu cometió un par de errores tras comenzar a medio gas -en realidad, tampoco le hizo falta más- y el público encontró motivos para animar el cotarro.

Zabaleta vio cómo un zurdazo suyo se estrellaba en la chapa de arriba y Aimar recuperó el volante del encuentro para dirigirlo hacia donde le convenía. Conducción sencilla y efectiva. Ni siquiera vimos a Albisu soltar grandes derechazos. Optó por una actuación práctica.

Al potente grupo B, muy por debajo de las expectativas levantadas en cuanto a calidad de juego, le falta por escribir el último capítulo. Entre sus ingredientes previos figura el duelo de hoy a dos bandas entre Olaizola II y Rezusta, ejemplo de regularidad. Cada uno tratará de anular al contrario desde su posición.

Fotos

Vídeos