Pelota

Olaizola II, semifinalista tras ganar 22-5 a Elezkano II

Olaizola II y Elezkano en Labrit. /Jesus M Garzaron
Olaizola II y Elezkano en Labrit. / Jesus M Garzaron

El de Goizueta barre de la cancha al de Zaratamo gracias a sus remates

JOSEBA LEZETA

Aimar Olaizola sigue en la brecha: «Cuando vea que no tengo opción a entrar en semifinales o de pugnar por la txapela, yo mismo renunciaré a participar. Mi primer objetivo era pasar adelante en la liguilla de cuartos y se ha visto que tengo nivel para estar ahí. Pero una vez aquí, ahora voy a por la final»

Diecisiete días antes de cumplir 38 años, Olaizola II se cuela por decimotercera vez entre los cuatro mejores del Campeonato del Cuatro y Medio gracias a un inapelable 22-5 sobre Danel Elezkano. Lo hace por séptima edición consecutiva ya que no falta en semifinales desde 2011.

Resta por ver si acaba primero o segundo de grupo. Dependerá de lo que suceda este domingo en Logroño entre Bengoetxea VI, obligado a ganar para seguir adelante, y Víctor, a quien bastan 20 tantos. Este duelo no se podrá ver por televisión.

Logra el objetivo gracias a una victoria balsámica. Para él y para su pie izquierdo, en el que arrastra una fascitis desde finales de verano. «Cómodo por el juego y para el pie. Venía al Labrit mentalizado para sufrir por la entidad del rival y por las molestias en el pie. Ha sido más fácil de lo esperado. He acertado a la hora de jugar. He terminado a gusto. Por eso y porque no he notado molestias. Un pelotari nunca juega sin dolor en ningún sitio, pero este se puede aguantar. He forzado menos que contra Víctor».

Aimar incide en la importancia del saque: «Una de las claves, sin duda. He sacado mucho mejor que la semana pasada en el Adarraga. Entonces iba incómodo al saque. El de hoy, sin embargo, es uno de los partidos en los que mejor he sacado. No me quitaba el resto y he dispuesto de pelota para rematar».

7-0 en cinco minutos

El delantero de Goizueta tardó cinco minutos en abrir la primera gran brecha en el marcador: 7-0. Siete después, con un descanso de Elezkano II de por medio para tratar de parar el vendaval, el electrónico del Labrit reflejaba un 12-1. El de Zaratamo reconoce que «para cuando me he dado cuenta ya perdía 12-1. Me ha cogido mucha ventaja al principio y me he puesto nervioso. Me voy triste porque en mis dos primeros partidos hubo momentos en los que mostré mi juego. Una cosa es perder y otra, esto. No he hecho bien nada. Y lo digo sin restar ningún mérito a la gran actuación de Olaizola II».

El choque se le torció al vizcaíno desde el primer pelotazo. Saque de Aimar, se adelanta Danel para entrar de aire, la pelota le cae a los pies y no puede llevarla al frontis. Resta el segundo saque, toma la iniciativa del tanto, pero su volea alta se escapa por detrás de la raya del cuatro y medio. Falta. Sin tiempo de reaccionar llegaron tres certeras acciones de saque-remate a cargo de Olaizola II, el segundo tanto de saque y otro intercambio en el que el de Goizueta marcó una volea a la pared izquierda. 7-0 en un abrir y cerrar de ojos.

Aimar Olaizola condujo el juego a su terreno, a las acciones rápidas. Prefirió eludir los peloteos, aunque en ellos recurrió a su capacidad de sacrificio. Solo cinco tantos rebasaron la decena de pelotazos: cuatro para el colorado y solo uno para el azul. Otro dato significativo, letal: Elezkano II sumó un solo tanto con el saque en su poder, el 17-4. Olaizola II ni siquiera necesitó buscar el flanco débil del rival, la derecha.

«No he restado bien los saques», reconoció Danel Elezkano. «Alguno que he intentado abrir al ancho se me ha ido. La pelota me salía rápida, pero se la daba a la mano». Durante el calentamiento ensayó a sacar con la zurda hacia el ancho. Después lo guardó: «Lo había probado en los entrenamientos. Pero todo se ha puesto cuesta arriba enseguida».

Fotos

Vídeos