Pelota

Martija, la grata sorpresa del Parejas

Julen Martija cambia impresiones con Jokin Altuna en una elección de material./MORQUECHO
Julen Martija cambia impresiones con Jokin Altuna en una elección de material. / MORQUECHO

El zaguero de Etxeberri está respondiendo mejor que bien en su debut. «Lo que más me ha sorprendido ha sido el material, las pelotas se gastan, van más rápidas y cuesta más levantarlas desde atrás»

ENRIQUE ECHAVARREN

Julen Martija es, de momento, la grata sorpresa del Campeonato de Parejas. A sus 20 años, el zaguero de Etxeberri está cumpliendo más que de sobra en su debut en la competición con Jokin Altuna. Forman la pareja más joven y a pesar de ello lideran la clasificación con cinco victorias, empatados con otros dos dúos. Su objetivo es entrar en la liguilla de semifinales. «Acabo de salir de un examen de Electrónica y Automática y me ha ido bastante bien -ese fue el motivo por el que no acudió a la elección del material del Astelena-. Estoy en segundo, pero este curso he cogido menos asignaturas», comentaba el pelotari navarro, quien en un año ha dado un salto tremendo.

El año pasado disputó el Campeonato de Promoción junto a Errandonea. Llegaron a la liguilla de semifinales, donde perdieron los tres partidos. Y el premio a su progresión llegó al ser incluido como titular en el torneo de San Fermín, con Irribarria. «Perdimos los dos partidos, pero ambos con marcadores ajustados (22-18 y 22-19)», recuerda.

Material Bilbao

Olaizola y Ander Imaz
separaron pelotas toscas, para estar cerca del frontis, de 105.4, 106.3 y 105.7.
Urrutikoetxea e Ibai Zabala
se quedaron con cueros más vivos, de 104.9, 106.2 y 106.1 gramos.

Material Eibar

Altuna III
lo hizo en solitario por ausencia de Martija, de exámenes. Optó por material más bajo, de 104.8, 105,5 y 106 gramos.
Laso y Albisu
prefirieron pelotas más vivas, una de ellas casi al límite, de 106.4, 106.1 y 106.9 gramos.

No volvió a jugar más ferias veraniegas, pero la empresa comenzó a ponerle en partidos estelares, más exigentes. «Estaba jugando bien en verano, pero no esperaba ser titular en el Parejas. Hasta que no me lo dijeron, no me lo creía. He estado en el momento justo y en el lugar adecuado», dice. Las retiradas de Barriola y Zubieta tuvieron mucho que ver. «Si ambos hubiesen seguido en activo, estarían ahora arriba y yo jugando en Segunda», reconoce.

Lo que más le ha sorprendido de su desembarco en Primera ha sido el material. «Las pelotas son muy diferentes a las de Segunda. Se gastan, pero son más rápidas y cuestan más levantar desde atrás. Los partidos se endurecen mucho», afirma.

Un comienzo de dulce

Por ahora, las cosas le están saliendo a pedir de boca. «Me veía con juego y pensaba hacerlo bien. Hemos hecho una primera vuelta muy buena y las manos me están respondiendo. Al principio nadie daba un duro por nosotros, somos la pareja más joven de todas, muy pocos pensaban que podíamos estar ahí arriba, con los mejores. Nuestro objetivo es entrar en la liguilla de semifinales, partido a partido, sin prisas, y dar una buena imagen».

Admite que «me cuesta entrar en los partidos, puede que sea por los nervios. Quieras que no, influyen. No tenemos nada que perder. Si las pelotas tienen mucho bote y andan mucho por la cancha necesito tiempo para ponerme, pero cuando me asiento noto que mi juego va a más».

Martija considera «fundamental» el apoyo de Altuna III. «Para mí, ahora mismo es el mejor delantero. Juega mucho y te ayuda un montón. Te quita las pelotas malas y te deja las buenas para que le suelte. Juego muy a gusto con él. Es el mejor compañero que podían haberme puesto. Quizás con el que más confianza tengo es con Ezkurdia, porque nos conocemos y vivimos muy cerca el uno del otro, pero con Jokin me llevo de maravilla».

El azote de Larunbe

Cita a Mikel Larunbe como el zaguero que más problemas le ha creado en la cancha en lo que llevamos de campeonato. «En Eibar jugó un montón, le dio mucho a la pelota. No podía con él y tampoco podía quitarle a Oinatz. Con el resto me he encontrado más o menos a gusto. Ellos empezaban bien el partido y luego acababa yo más sereno».

El domingo se verá las caras en el Astelena con un viejo conocido, Unai Laso, recambio de Víctor por decisión técnica. «Nos conocemos desde los catorce años, hemos jugado muchos partidos juntos. Hasta debutar siempre hacíamos pareja. Está en un momento muy bueno de juego y Albisu, aunque se muestra irregular, es un zaguero incómodo».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos