Pelota

Jon Mariezkurrena, un zaguero para la esperanza

Jon Mariezkurrena y Enaitz Telletxea, los campeones juveniles, con las txapelas y los trofeos. / ARIZMENDI

Telletxea y el de Berriozar ganan la final juvenil del Memorial Zuloaga y Azketa y Arratibel vencen en categoría sénior

J.L. ERRENTERIA.

Aspe y Asegarce andan necesitados de zagueros. De hecho, ya han reconvertido a tres delanteros para tratar de solucionar ese problema, al menos a corto plazo. La empresa de Eibar ha cambiado de posición a Jon Jaunarena. La misma suerte han corrido en la plantilla de la promotora vizcaína Iker Tainta y Beñat Urretabizkaia.

Por esa razón, entre otras, reconforta disfrutar de un zaguero juvenil de 18 años nacido en 1999, navarro de Berriozar y 1,90 de estatura. Se llama Jon Mariezkurrena y es hermano de Iker, tres años mayor que él. Su edad y su planta importan. Pero más el juego desplegado.

Su actuación de ayer en la final juvenil del Memorial Zuloaga de Errenteria invita a la confianza, a creer en un pelotari de futuro. Y eso que protagonizó un comienzo preocupante. Falló tres o cuatro pelotas claras nada más empezar. Parecía extrañar la cancha del frontón Agustina Otaola. Tardó poco en rehacerse.

Tomó el mando del peloteo, empezó a extender la pelota con los dos brazos, encontró altura en el frontis y la derecha le carburó. No solo porque puso lejos la pelota. Demostró más cosas. Su cortada a la pared izquierda del 4-6 demostró que sabe bajar la pelota. El pelotazo del ancho al ancho del 14-7 evidenció que posee visión del juego. La preciosa descolgada al ancho del 18-7, con el encuentro más que encarrilado, confirmó que tira bien las dejadas. Y el derechazo del 21-8 que acabó pegado a la pared izquierda le corrió veloz. Cuatro detalles que invitar a volverle a ver cuando se presente una nueva ocasión.

Enaitz Telletxea, delantero de Igantzi de 17 años, le aportó ocho tantos de saque -cinco consecutivos del 5-6 al 9-6- y un juego tan sencillo como eficaz a base de cortadas y ganchos para derrotar 22-8 a los oiartzuarras Oroitz Sein y Ekain Etxeberria, rebasados por completo.

Un inicio esperanzador en el que tomaron la delantera 3-6 se diluyó con el paso de los minutos. Sein y Ekain Etxeberria asistieron impotentes a un parcial de 19-2.

El menor de los Mariezkurrena es espigado y tiene en su cuerpo espacio suficiente para adquirir peso, masa muscular y fuerza. Rondará los 70 kilos. Necesita progresar, aprender el oficio y afinar una puesta a punto a largo plazo que normalmente debe dar frutos. Tiempo al tiempo. Hay materia prima. Es lo importante.

Arratibel prometía

Estuvo a punto de correr similar suerte la final sénior ya que los goierritarras Azketa y Arratibel vencían 10-21 en tres cuartos de hora de juego. Ojuel, sobre todo, y Aizpuru, sin embargo, reaccionaron para maquillar el resultado final y crear una ligera inquietud al aproximarse a cinco tantos, 16-21. El delantero hernaniarra falló de gancho su último intento de saque-remate, que subió el definitivo 16-22 al electrónico.

El ataundarra Ibai Arratibel, baqueteado ya a sus 24 años, también ofreció muestras de su clase. Luce una defensa solvente de aire con la izquierda. Es capaz de ejecutar una dejada al ancho como la del 6-11, una delicia. Unos minutos después, en el 10-19, llegó al txoko para abrir de zurda con efecto. Lástima que peque de irregularidad. Esa zurda y esa envergadura prometían más. Varios errores finales deslucieron su actuación, suficiente para obtener el triunfo junto al beasaindarra Azketa, propietario de una buena volea y autor de seis tantos de saque. Aportó. Nacido en 1993, es quinto de su compañero.

El asteasuarra Julen Aizpuru, el novel del cuarteto -nacido en 1998-, no pudo mantener el tono del encuentro. Arratibel le superó en el peloteo y tuvo dificultades a la hora de restar los saques de Azketa. Esta vez los veteranos pesaron más en el desarrollo de un partido en el que no respondió en la medida esperada.

Los organizadores designaron mejores pelotaris de las finales a Beñat Azketa en categoría sénior y Jon Mariezkurrena en juveniles. Con más dudas en el primer caso que en el segundo.

Fotos

Vídeos