http://static.diariovasco.com/www/menu/img/mano-parejas-dv-desktop.png
Pelota

Elezkano y Rezusta recuperan el pulso

Mikel Larunbe y Beñat Rezusta, anoche en el frontón Zubikoa de Oñati. /MARIAN
Mikel Larunbe y Beñat Rezusta, anoche en el frontón Zubikoa de Oñati. / MARIAN

Rezagados 10-3, reaccionan a tiempo para doblegar a Bengoetxea VI y Larunbe

JOSEBA LEZETA

Los seguidores de Danel Elezkano y Beñat Rezusta comenzaban a inquietarse ante la tardanza de su botillero Jokin Etxaniz para solicitar un descanso para intentar frenar la tacada de Oinatz Bengoetxea y Mikel Larunbe. Los de Asegarce llevaban nueve tantos consecutivos entre el 1-3 y el 10-3 cuando por fin el técnico de Aspe pidió permiso a los jueces y ordenó a sus dos pelotaris sentarse. Tarde, pensó alguno. En el momento exacto si nos atenemos al desarrollo posterior del choque y del desenlace.

Elezkano II y Rezusta se rehicieron del 10-3 con otra racha de ocho tantos que volteó el electrónico de un frontón Zubikoa prácticamente lleno. El cambio de pelota tras el 10-4 resultó fundamental. El delantero de Zaratamo y el zaguero de Bergara pusieron en juego una pelota más viva que la de sus rivales, bajísima. Cambió el peloteo y cambió el panorama. Por completo. Hasta el 17-22 definitivo.

Dos tantos de saque de Elezkano -uno de ellos con error claro de Larunbe en la devolución- contribuyeron a traer el equilibrio. Si los cuatro pelotaris habían necesitado 201 pelotazos a buena para llegar a ese 10-3, veintidós bastaron para restablecer la igualdad, 10-10. Demasiadas concesiones.

Acierto con el gancho

Rezusta se adueñó de la zaga. Larunbe aguantó. Quizá con Bengoetxea en mejor forma y con mayor porcentaje de acierto en el remate habría bastado. No es el caso pese a su innegable esfuerzo. El zurdo de Bergara fabricó ocasiones para apuntillar a su delantero, centrado esta vez. Regaló poquísimo. Acertó más con el gancho que con la parada.

Sin que Larunbe pudiera sacudirse el dominio de Rezusta, sobre todo con la pelota de más salida de frontis, el casillero de los azules creció rápido. El de los colorados, en cambio, se estancó. Un parcial de 2-15 favorable a los de Aspe trajo consigo un 12-18 que encarrilaba el choque para una pareja que había recuperado el pulso perdido en sus dos comparecencias anteriores, saldadas con sendas derrotas.

Sin embargo, Oinatz Bengoetxea no es de los que se da por vencido ni a la primera, ni a la segunda, ni a la tercera. Con el agua al cuello, decidió jugársela tras el 14-20 y recurrió a esa variedad que le distingue a la hora de sacar. Optó por hacerlo desde el centro y largo para obligar sobre todo a Rezusta en la parte derecha de la cancha. Cobró un tanto de saque-remate y otro de saque directo (17-20). Dispuso incluso de la oportunidad de sumar el 18-20, pero su remate se estrelló en la chapa.

Adiós. Elezkano II y Rezusta se toman un respiro y acabarán la jornada empatados a dos puntos con el tercero. Bengoetxea y Larunbe, en cambio, se descuelgan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos