Pelota | Torneo Bankoa-DV

Lo bueno y lo malo lo hizo Olano

Olano golpea de zurda ante Salaberria ayer en Getaria. Al fondo, Bikuña y Oier Etxebarria, semitapado.
Olano golpea de zurda ante Salaberria ayer en Getaria. Al fondo, Bikuña y Oier Etxebarria, semitapado. / José mari López

Salaberria y O. Etxebarria pasan a la siguiente ronda en categoría sénior tras derrotar con claridad a Olano y Bikuña en el Sahatsaga de Getaria

E. ECHEVARREN San Sebastián

El frontón Sahatsaga de Getaria fue el encargado, por tercer año consecutivo, de dar el pistoletazo de salida al Torneo Bankoa Credit Agricole-EL DIARIO VASCO, el más prestigioso del campo aficionado, en su edición número 26. Centenar y medio de pelotazales se dieron cita en las gradas del recinto getariarra donde hubo un bonito ambiente. La competición arrancaba. Los 64 pelotaris que toman parte sueñan con estar presentes en la final del Beloki de Zumarraga a finales de diciembre. Para algunos el sueño ya se ha esfumado.

Para Olano aún no, pese a perder con claridad en categoría senior con Bikuña ante Salaberria y Bikuña por 22-12. Olano y Bikuña fueron llamados a última hora por los organizadores para cubrir las bajas de Larrañaga y Urizar, ambos en el dique seco por mal de manos. En el caso del zurdo de Areso, su entrada se produjo con calzador, a punto de sonar la campana. A pesar de perder y de caer eliminado, supo aprovechar la oportunidad y se ganó a pulso una nueva repetición como suplente.

Fue precisamente él quien lo hizo todo en Getaria. Lo bueno, y también lo malo. Sin medias tintas. Hay veces que es mejor no pasar desapercibido. De este tipo de pelotaris nadie se acuerda después. Y más tras caer derrotado. De Olano sí, para bien o para mal.

Posee una zurda eléctrica, con la que le da mucha velocidad a la pelota, pero le cuesta definir. Aún así es bonito de ver. En el recuerdo de los aficionados está el gancho que se sacó de la chistera desde el cuadro cuatro. Escondió la pelota y la puso lejos del alcance de los contrarios. También sobresalieron sus entradas de aire.

Tres partidos en tres días

Pero cuando enfrente se encuentra con un rival como Salaberria, la cosa cambia. El de ayer era el tercer partido consecutivo del delantero de Goizueta en tres días. También para Oier Etxebarria. Jugaron el jueves en el Memorial Etxandi de Lezo, con susto incluido para el navarro por un pelotazo en la nuca, el viernes en Lodosa, esta vez juntos, en la final sénior del torneo Virgen de las Angustias que perdieron ante Zabala e Irurita, y ayer en Getaria.

No acusaron la acumulación de partidos. Salaberria jugó con cabeza, supo buscarle las cosquillas a Olano y le obligó a entrar en posiciones forzadas. No permitió que jugase cómodo. Hubiera sido su perdición. Si a la viveza de su juego le unes la solidez de Oier Etxebarria –el de Igorre solo perdió una pelota–, el partido se complica para los rivales.

Olano y Bikuña pensaban que podían darles guerra tras el 4-4, pero pronto tuvieron que rendirse ante la evidencia. El zaguero donostiarra, que cuenta con una derecha potente, gustó. Pero con la izquierda entrega más. Eso, ante un cazador como Salaberria, se paga muy caro. En este caso con la eliminación. No se pueden conceder licencias.

Salaberria y Oier Etxebarria respiran tranquilos, por el momento. Han pasado el primero de los obstáculos. El segundo tendrá lugar el miércoles 11 de octubre en Elgoibar. Allí se verán las caras con Aitor Etxebarria y Otadui. Tres vizcaínos y un navarro.

Fotos

Vídeos