Diario Vasco

PELOTA

Errandonea y Aizpitarte se complican la vida en Deba

fotogalería

Mugiro devuelve una pelota ante Aristi ayer en Deba. / SALEGI

  • Ganan con apuros a Ortiz y Urizar (22-17) en categoría senior y Mugiro y Mariezkurrena pasan en promesas

Errandonea y Aizpitarte estuvieron a punto de marcharse a casa por la puerta de atrás en su debut en las bodas de plata del Torneo Bankoa Credit Agricole-EL DIARIO VASCO ayer en Deba, donde hubo un bonito ambiente. El delantero de Bera y el zaguero de Hernani acabaron ganando con muchísimo sufrimiento un partido que tuvieron controlado en todo momento. Se complicaron la vida innecesariamente y a punto estuvieron los vizcaínos Ortiz, sustituto de Olano, y Urizar de darles un susto. El duelo de categoría senior fue gris, feo. Predominaron los fallos. El que menos erró fue el zaguero de Markina, pero eso no quiere decir que jugara bien.

Errandonea y Aizpitarte pudieron liquidar la contienda en media hora. A esas alturas ganaban 18-6 y 20-9, pero por su culpa el partido se alargó diez minutos más. Errandonea no acertaba a la hora de acabar el tanto y el partido cayó por su propio peso (22-17). Tampoco Ortiz, que tan buena impresión causó en Baños de Río Tobía, estuvo fino. Trató de arreglarlo al final, a la desesperada. Aizpitarte pegó algo más que Urizar, pero sin lujos. Lo mejor que hizo es levantar pelotas difíciles que caían de la pared.

Los promesas, mucho mejor

El centenar de pelotazales que acudieron al frontón de Deba, entre ellos José Luis Etxaniz, director de la oficina de Bankoa Credit Agricole en Elgoibar y que fue el encargado de lanzar la chapa en el partido de mayores, se divirtieron mucho más con los promesas. Mugiro y Mariezkurrena acabaron ganando por 22-20 a Aristi e Irazustabarrena. Y eso que los navarros salieron un poco fríos a la cancha.

Encajaron un 2-10 en un abrir y cerrar de ojos. Irazustabarrena dominaba y Aristi -volvió a tener una pancarta de ánimo en el rebote- se mantenía en su sitio. Pero la cosa cambió cuando Mariezkurrena cogió el mando. Irazustabarrena encajó tres saques seguidos -8-10, 9-10 y 10-10- y perdió la fe. Mugiro comenzó a darle más velocidad a la pelota y el marcador se comprimió. Al final fue un cara y cruz. Pudo ganar cualquiera.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate