Pelota

Larunbe, amo y señor del Astelena

Gesto de rabia de Mikel Larunbe ayer en el Astelena. El zaguero de Galdakao dominó./MORQUECHO
Gesto de rabia de Mikel Larunbe ayer en el Astelena. El zaguero de Galdakao dominó. / MORQUECHO

Bengoetxea VI y el zaguero de Galdakao pueden con Altuna III y Martija (22-16)

ENRIQUE ECHAVARRENEIBAR.

Oinatz Bengoetxea y Mikel Larunbe lograron ayer en el Astelena de Eibar una victoria que, además de balsámica, vale su peso en oro. El punto conseguido en la catedral de la mano, el segundo después de seis jornadas, tiene casi valor doble. Les permite romper con una dinámica negativa después de tres derrotas consecutivas y abandonar el farolillo rojo de la clasificación, que en estos momentos ocupan Ezkurdia y Zabaleta. Los perdedores, Altuna III y Martija, siguen siendo líderes, pero hay cuatro parejas empatadas con el mismo número de puntos -cuatro- y las restantes también comparten dos victorias en sus casilleros. De momento, la igualdad es máxima en el Campeonato de Parejas.

Bengoetxea VI y Larunbe necesitaban la victoria como el comer para no quedarse descolgados y salieron a la cancha muy concentrados. Cada uno sabía lo que tenía que hacer. El leitzarra, acabar el tanto e incomodar a Altuna. El galdakoztarra, dominar a Martija e impedir las entradas de aire del amezketarra. Y ambos cumplieron el papel a rajatabla, aunque les costó más de la cuenta.

Al igual que sucedió en Estella en la segunda jornada, Larunbe llevó el peso del partido. Claramente superior en golpe a Martija, el zaguero vizcaíno se permitió el lujo de hacer los mismos tantos que el delantero contrario -siete-, algunos de escapada, pero igualmente válidos. Está con chispa y se nota. Suelta el brazo con criterio y hace daño. Además de quitarle pelota a Altuna, le mostró continuamente la espalda a Martija, al que no le quedó otro remedio que habitar permanentemente tras la raya del cuadro ocho. El de Etxeberri se defendió como pudo, pero siempre estuvo dominado.

Oinatz, espeso en los inicios, muy presionado, comenzó a espabilar en el momento justo, cuando más falta hacía su colaboración para evitar otra derrota. Altuna III y Martija se marcharon 10-15 gracias a una tacada de cinco tantos consecutivos desde el empate a 10, pero solo consiguieron sumar uno más a su casillero. Y fue por un error de Oinatz al cometer falta de saque por tiro largo en el 17-16.

Desde el tanto inicial, Oinatz sacó de la pared a la pared y la táctica le dio el resultado que esperaba. Evitó las entradas de aire de Altuna y obligó mucho a Martija. El binomio de Asegarce puso la directa al cartón 22 con dos derechazos de Larunbe, un pelotazo de Oinatz a los pies de Altuna III y un último error del amezketarra -que no estuvo fino- al enviar, desesperado, la pelota a la contracancha.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos