Pelota

«El Labrit parece una discoteca»

La afición del Labrit no para de cantar y de animar durante la feria de San Fermín. / EDUARDO BUXENS
La afición del Labrit no para de cantar y de animar durante la feria de San Fermín. / EDUARDO BUXENS

El frontón de Pamplona encadenará esta noche su sexto llenazo. Pese a no conocerse aún qué parejas van a jugar, tampoco quedan canchas a la venta para la final del viernes por la tarde

JOSEBA LEZETA PAMPLONA.

«Estuve la tarde del sábado en el Labrit de Pamplona. Parecía una discoteca. La gente no paró de cantar, de bailar, de animar a los pelotaris... Una fiesta». Las palabras corresponden a un pelotazale habituado a ambientes más sosegados. «Ocurrió algo extraño. El 95% del frontón se quedó a ver el último de los tres partidos. Eso no pasa en ningún otro sitio. Las gradas seguían llenas».

La juerga no es exclusiva del sábado. También la hubo la noche del viernes, se repitió el domingo, los cánticos resonaban ayer a medianoche... Asegarce y Aspe llevan cinco llenazos consecutivos con cerca de 1.200 asistentes diarios y tienen garantizado el sexto para hoy a las 22.15 con ocasión del festival en el que Bengoetxea VI-Beroiz y Urrutikoetxea-Larunbe dirimen la primera posición del grupo A y, por ende, plaza en la final. ETB1 será testigo directo del choque ya que retransmite los tres partidos.

«Solo nos quedan paseos para esta noche», apuntan los taquilleros de las dos empresas. La sucesión de llenazos puede ampliarse mañana a siete ya que «únicamente quedan canchas sueltas. Jugarán Olaizola II-Albisu y Ezkurdia-Rezusta. La menor demanda es para el jueves, día del Desafío del Vino. Pero la final del viernes por la tarde presentará otro llenazo porque las localidades de asiento ya están agotadas».

Olaizola II y Albisu arrollan 22-10 a Altuna III y Zabaleta

Aimar Olaizola y Jon Ander Albisu encontraron el camino expedito anoche en el Labrit de Pamplona para superar 22-10 a Jokin Altuna y un decepcionante José Javier Zabaleta, eliminados del Torneo San Femín tras este resultado. La finalista del grupo B será la pareja vencedora del duelo entre Olaizola II-Albisu y Ezkurdia-Rezusta de mañana por la noche.

El 11-0 con el que los ganadores se adelantaron en un cuarto de hora de juego resultó determinante. Los azules se arrimaron a cuatro tantos, 12-8, gracias a la reacción de Altuna, al que no acompañó Zabaleta, flojo de derecha. Aimar Olaizola encontró terreno abonado para lucirse en una docena de remates, la mitad de ellos de gancho. Albisu le ayudó sin alardes.

Rafa Etxeberria, gerente de Asegarce y conocedor absoluto de los entresijos de la feria de San Fermín, señala que «hemos tenido algo más de gente que en años anteriores, que ya habían sido un éxito de público. El número de paseos vendidos supera al de 2016».

Más información

Con todo el mundo vestido de blanco y con el pañuelico rojo al cuello, no es fácil acertar en el análisis sociológico de lo que vive el Labrit estos días. Predomina, eso sí, la juventud. «Salvo el 7 de julio al mediodía, fecha en la que acude gente de más edad, el ochenta por ciento de los espectadores son jóvenes entre 25 y 40 años. Y no todos varones, ni mucho menos. Abundan las mujeres. Acuden cuadrillas enteras de chicos y chicas que cierran reservas de veinte o treinta entradas. El día de la feria para el que se agotan antes las localidades es el sábado. Esa circunstancia se repite todos los años».

Rotación

La rotación de pelotazales es otra de las características de San Fermín, según Rafa Etxeberria. «Habrá un centenar de espectadores que acuden a todos los festivales. No más. El resto son pelotazales que optan por ir al Labrit un solo día de la semana. No repiten». Asisten un día a San Fermín e incluyen el festival de pelota dentro de sus actividades lúdicas. La cercanía con el casco antiguo de Pamplona ayuda ya que entre la calle Estafeta y las puertas del Labrit apenas hay cien metros de distancia. El frontón se encuentra en el meollo de la fiesta.

Olaia Gallastegi, taquillera de Aspe, subraya que «cuando llaman para reservar, lo primero que preguntan muchos es para qué día tengo entradas. Ni siquiera se interesan por los pelotaris que juegan».

Sobre la procedencia de los pelotazales, desde las empresas indican que «la gran mayoría son navarros, seguidos de guipuzcoanos, vizcaínos y alaveses. Hay gente de Pamplona que va al frontón acompañada por amigos que les visitan estos días. Las grandes cuadrillas vienen de estos lugares. Los grupos de otras comunidades e incluso los extranjeros, que también hay, son más pequeños». Acaso el acento o el euskara que emplean delata el origen de cada espectador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos