Pelota

Karlos Arguiñano: «Dijeron que cuando se acabara el perejil, adiós Asegarce, pero aquí seguimos»

Karlos Arguiñano, en el frontón Aritzbatalde durante un partido del Villa de Zarautz.
Karlos Arguiñano, en el frontón Aritzbatalde durante un partido del Villa de Zarautz. / MICHELENA
Karlos Arguiñano, fundador de Asegarce

Cocinero y estrella de la televisión, la pasión por la pelota le llevó a crear Asegarce, a meterse en una aventura que celebra su veinticinco aniversario

JOSEBA LEZETAZARAUTZ.

Habla desde la sinceridad y desde el conocimiento. Karlos Arguiñano cumplirá 69 años el 6 de septiembre y lleva un cuarto de siglo ligado a la pelota a mano profesional como impulsor y fundador de Asegarce, que el sábado celebra en el Bizkaia de Bilbao sus bodas de plata. Buena ocasión para repasar una historia de la que se siente orgulloso.

- ¿Cómo y quién funda Asegarce?

- Yo estaba en televisión haciendo programas de cocina. Iñaki Aseguinolaza, quien me asesoraba en diversos temas, comentaba que la pelota estaba desaprovechada. Entendía que con la televisión y espacios libres de los que disponía como el bajo chapa, la pared izquierda y el pecho de los pelotaris en sus camisetas, se podía aprovechar desde el punto de vista publicitario. Sin inventar nada más. Iñaki era un visionario. Si la pelota quería ser un deporte de élite, había que hacer algo. Sucede que ni Aseguinolaza ni yo teníamos dinero. El que lo tenía era Pedro García y con su dinero convocamos a 35 o 45 pelotaris, no recuerdo bien el número. Ninguno tenía contrato de imagen y se lo hicimos.

- Primero adquieren los derechos de imagen y luego crean la empresa.

- Dimos el primer festival en Amorebieta en julio de 1992. Con un solo corredor de apuestas. Le daríamos a alguien dinero, también de Pedro García por supuesto, para que jugara y diera la impresión de que había movimiento en el frontón. Hay que decir la verdad. Más o menos un año después, a finales de junio de 1993, compramos Eskulari a José Mari Fraile por 80 millones de pesetas, aportados por Pedro García, como no podía ser de otra manera. Y a los pocos días, Julián Retegi disputa la final del Manomanista con la camiseta de Asegarce.

- ¿Por qué entran en la pelota y no en otro deporte?

- Arguiñano padre e hijo fueron campeones de España de pelota a mano. Eran mi tío Floren y mi primo Víctor. Aunque eran beasaindarras, representaron a Araba en aquel torneo. La pelota siempre ha tenido presencia en mi casa, en mi familia. La he vivido desde pequeño. Mi primo Víctor también era extremo izquierdo en la Real Sociedad y el equipo le multó por jugar a pelota. Iñaki Aseguinolaza y yo siempre jugábamos juntos a pala. Sobra decir que quien mandaba en la pareja era él. Nos gustaba mucho la pelota, el único deporte de España que no es importado.

- ¿Qué cambió Asegarce?

- Le ha venido muy bien a la pelota. Al principio nadie daba un duro por nosotros. La pelota atravesaba un momento de debilidad. Yo diría que estaba en claro declive, como les sucede hoy a las modalidades de herramienta. Los manistas seguían jugando hasta los cuarenta y tantos. Recuerdo aquellos partidos en los que la pelota no salía del cinco. Era un deporte basado en la apuesta y necesitaba un giro. Pensábamos que la pelota podía ser un deporte de atletas. Requería de la televisión. Recordamos los frontones blancos, que en realidad no eran de ese color, sino dálmatas ya que estaban repletos de puntos oscuros por las manchas. Había que dar color a los frontones. También a las camisetas. El gerriko estaba bien y se mantiene. Pero era indispensable distinguir a los pelotaris y a las parejas. También debo agradecer a los patrocinadores su apoyo y a medios de comunicación como el vuestro la cobertura que dan a diario a la pelota.

- La televisión.

- Dimos la pelota a través de Televisión Española, de Tele 5, de La Sexta, ahora en Mega... Independientemente de la presencia que tiene en Euskal Telebista, en cuya programación la pelota es referencia, abrimos este deporte a otros territorios. Desde otro punto de vista, introducimos a los médicos en nuestro cuerpo técnico a través del acuerdo que firmamos con Mediplán y el equipo del doctor Mikel Sánchez. También innovamos en ese aspecto. Como euskaldun me siento súper satisfecho de lo que hemos conseguido.

«Iñaki Aseguinolaza decía que la pelota estaba desaprovechada; era un visionario»

«El duque de Windsor dijo que si la pelota hubiera sido inglesa, no habría existido el tenis»

- ¿La mayor satisfacción?

- Siempre hemos cumplido con nuestros compromisos. En todas nuestras empresas, no solo la de pelota, hacemos frente a 300 sueldos al mes. Y respondemos. Otra de mis satisfacciones es que Tele 5 haya televisado partidos de pelota. Reconozco que 'Salvame Deluxe' tiene mayor éxito, pero estuvimos ahí, lo mismo que en Antena 3.

- ¿El mayor desengaño?

- Hemos pasado apuros, como cuando fundaron Aspe con dinero público, tema que no tiene nada que ver con sus actuales propietarios, quienes la adquirieron con su dinero. Entiendo que existía un monopolio, provocado por las circunstancias del momento, pero aquella competencia fue desleal. Gente de Euskal Telebista dijo que cuando se acabara el perejil, adíos Asegarce, pero aquí seguimos. Esto no se acabará porque en esta casa hacemos las cosas con fundamento. Tampoco me olvido de que invertimos 100 millones de pesetas en el Deportivo de Bilbao para reflotar la pala. No salió bien.

- ¿Una alegría deportiva?

- Oinatz Bengoetxea me ha demostrado este año que además de la fuerza también es importante la maña. Si ya lo decía mi padre... Ser mañoso puede llevarte a la txapela. Y Aimar Olaizola, sin olvidarnos de otros, ha sido el más grande de nuestra época. Como empresa, siempre le hemos tenido ahí, preparado para las grandes citas, para la actividad del verano. Sin gestos a los jueces, sin gestos al público...

- ¿Un disgusto deportivo?

- Que Santi y Mikel Goñi ganaran mano a mano a Rubén Beloki. Creía que era imposible y sucedió. Me parecía impensable que Santi pudiera con un pelotari que dio ventajas a todos los rivales durante diez años. Beloki ha sido otro de los pelotaris de referencia para Asegarce.

- Por el camino se quedaron Iñaki Aseguinolaza, Íñigo Salvidea, Ángel García Ariño...

- Y José Mari Palacios 'Ogueta'. Todos fueron importantes, como el difunto Txema Madrigal, nuestro abogado. Tampoco me olvido de que Titín jugó con nosotros durante bastantes años. Un grande. Todos han sido importantes.

- ¿Anécdotas?

- Una de Jesús Gil. En una ocasión me contó que la primera vez que vio el mar fue un día que vino con la selección de Burgos de pelota a Donostia. Siempre insistía en que cuando el zaguero domina, el partido está bastante claro.

- ¿Cómo le gustaría ver la pelota dentro de otros veinticinco años?

- Creo que irá a más. Los pelotaris van a ser cada vez mejores atletas, progresará la preparación física, el juego seguirá evolucionando... Y tenemos ante nosotros el reto de exportar la pelota, como han hecho el tenis, el baloncesto, el balonmano... Mi satisfacción sería vender este deporte tan bonito en la misma medida que se han vendido cosas de bastante menos valor. El duque de Windsor dijo en su día que si la pelota hubiera sido inglesa, no habría existido el tenis. Mi lema es menos fútbol y más pelota.

Fotos

Vídeos