Pelota

«Juego, es un dolor soportable»

El doctor Iñigo Simón revisa el dedo índice fracturado de Oinatz Bengoetxea ayer en el Adarraga./ZABAL
El doctor Iñigo Simón revisa el dedo índice fracturado de Oinatz Bengoetxea ayer en el Adarraga. / ZABAL

Bengoetxea VI saltará a la cancha con el índice roto para medirse a Víctor. El de Leitza acumula diez fracturas en los dedos a lo largo de su carrera: «He tenido algo en todos menos en los pulgares»

JOSEBA LEZETALOGROÑO.

«Siento el golpe de la pelota en el dedo cuando le pegó, pero es un dolor soportable. Jugaré el domingo». Oinatz Bengoetxea extrajo esta conclusión después de tres cuartos de hora de prueba en el Adarraga de Logroño entre las diez y media y las once y cuarto de la mañana. Le bastaron para disipar dudas y dar el visto bueno a su participación en el partido de la liguilla de cuartos de final del Campeonato del Cuatro y Medio que le enfrentará el domingo en el frontón de la capital riojana a Víctor, con quien eligió material a continuación.

El pelotari acudió temprano al Adarraga. Llegó hacia las nueve y media de la mañana, con tiempo más que suficiente para colocarse con mimo los tacos y ajustar la posición del dedal. Comenzó a pelotear una hora después. Primero derechazos sueltos. Alternó ejercicios y estiramientos. Vuelta a empezar. Cada vez con mayor intensidad y frecuencia. Hasta convencerse de que es posible.

«La decisión no ha sido fácil, pero me veo en condiciones de saltar a la cancha», prosiguió el de Leitza. «La fractura me afecta más o menos la punta del dedo índice de la mano derecha. Al ser en ese punto, no me limita tanto».

El vigente campeón manomanista distingue grados de dolor: «Cuando renuncié a la final del Manomanista de 2015, no era capaz de golpear del dos al dos. Sentía otro dolor, distinto. He tenido varias fracturas en los dedos. En varias ocasiones, mis sensaciones han sido como las de ahora y he podido jugar. Otras, en cambio, eran peores y suspendí».

Empleará un dedal para proteger la falange dañada. Habituado a utilizar capuchas de ese material en el dedo, afirma que «colocaré lo mejor posible esa protección y los tacos. He venido a la prueba con un solo dedal, el conveniente por la medida». Le fue bien.

El doctor Iñigo Simón, médico de Asegarce, acudió al Adarraga para conocer de primera mano las sensaciones de su pelotari. Añadió que «habíamos probado anteriormente varios dedales y eligió ese».

La fractura ha impedido a Oinatz entrenarse con una mínima intensidad en el frontón. «He hecho físico con normalidad, pero nada de frontón. Me lo impide el dedo. No creo que en una semana se me olvide jugar a pelota».

Obligado a vencer

Bengoetxea VI necesita la victoria para acceder a semifinales y prolongar la defensa de la txapela que se caló el año pasado en esta distancia. «Vendré a por todas al Adarraga», confirma con esa determinación tan propia en él. «Espero que esta decisión no tenga malas consecuencias en el dedo. Una vez iniciado el encuentro, el objetivo es olvidarte del dedo, no pensar en él. Si no lo consigo, se me complicará algo ya difícil de por sí, dada la entidad del contrario. Víctor es el pelotari que más velocidad imprime a la pelota. Además, vuela sobre la cancha».

El delantero de Leitza posee una amplia experiencia en estas vicisitudes. Ha sufrido «diez fracturas en dedos de las dos manos». Lleva la cuenta el doctor Simón, quien «no he tratado a ningún otro pelotari con tantas fracturas en los dedos. El siguiente no llegará ni a la mitad». Oinatz ostenta ese 'récord', nada agradable.

Oinatz Bengoetxea agrega que «salvo los dos pulgares, creo que me he roto todos los demás. Es la primera fractura en el índice de la mano derecha, si bien ya tuve una fisura en este dedo».

Resta por ver si le aplicarán alguna pequeña infiltración que le ayude a soportar el dolor en el dedo. Dependerá de cómo sienta el dedo entre hoy y el domingo. La anestesia, por ligera que sea, tiene el riesgo de extenderse a otros puntos de la mano y hacer perder esa sensibilidad tan necesaria para jugar a pelota.

Fotos

Vídeos