PELOTA

José Javier Zabaleta: «Suelo gestionar muy bien la presión»

José Javier Zabaleta: «Suelo gestionar muy bien la presión»

Campeón del Parejas con Martínez de Irujo en 2013, el manista de Etxarren quiere volver a ganar la txapela con su amigo Joseba Ezkurdia

ENRIQUE ECHAVARRENARBIZU.

José Javier Zabaleta afronta a sus 27 años su segunda final del Campeonato de Parejas. La anterior tuvo lugar en 2013, con Martínez de Irujo como compañero, ante Pablo Berasaluze y Jon Ander Albisu. La desgracia persiguió al delantero de Berriz, que se rompió el tendón de Aquiles cuando en el marcador figuraba un 4-6 a favor del binomio de Aspe. La txapela fue a parar a su cabeza y el domingo quiere repetir las mismas sensaciones en el podio, en la final que con su amigo Joseba Ezkurdia le enfrenta a sus compañeros de empresa Danel Elezkano y Beñat Rezusta en el Bizkaia de Bilbao. Tiene contrato con Aspe hasta diciembre de 2022.

- Ha tenido que esperar unos años para volver a disputar una final.

- Me ha costado, pero otra vez estoy aquí. Han pasado cinco años, con lesiones graves de por medio.

- ¿Objetivo cumplido?

- No, aún no. El objetivo es ganar la txapela y vamos a luchar para conseguirlo.

- ¿Ha sido esta la edición más igualada del Parejas de los últimos años?

- No sabría decirte. Quizás otros años había una pareja que destacaba un poco más sobre el resto. En esta edición, aunque Elezkano II y Rezusta han estado muy bien desde el principio, los demás hemos estado en un pañuelo.

- ¿Cómo llega a la final?

- Bien, sobre todo después de los últimos tres partidos, que han sido los mejores del campeonato. Me he encontrado a gusto en la cancha. El inicio no fue bueno. Cometíamos muchos errores en cada partido y por eso los perdíamos.

«Joseba Ezkurdia me aporta confianza, está con juego y cubre mucha cancha»

- ¿Cómo han cambiado esa dinámica negativa?

- A base de salir concentrados a la cancha y de limitar ese número de errores. Teníamos que ganar la mayoría de los partidos de la segunda vuelta de la liguilla previa porque en la primera solo sumamos tres victorias.

- ¿Casualidad o suerte?

- No sé, pero al jugar tantos partidos juntos la continuidad se acaba convirtiendo en confianza.

- Era la tercera ocasión que formaba pareja con Ezkurdia.

- Sí, pero durante el año apenas jugamos juntos ningún partido.

- ¿Le extrañó que le pusiesen a él de compañero?

- No. Había cuatro delanteros y cuatro zagueros. El año pasado me tocó con Elezkano II.

- ¿Ha apreciado diferencias con respecto a los otros dos campeonatos que disputaron juntos?

- La primera vez no tuvimos suerte. Éramos bastante jóvenes, irregulares, nos faltaba experiencia. Ganamos solo cinco partidos. Y en la segunda ya lo hicimos mejor. Nos quedamos a las puertas de las semifinales al perder el último partido. De los tres años que he jugado con Joseba, este es el que más a gusto me he encontrado.

- ¿Qué le aporta Ezkurdia?

- Sobre todo, mucha confianza. Está con mucho juego, siempre metido en el partido y, además, cubre mucha cancha. Defiende y ayuda al compañero.

- ¿Le ha sorprendido su rendimiento?

- No, lo que pasa es que durante la liguilla previa no conseguimos hacer ambos un partido bueno a la vez. El día que uno jugaba bien, el otro fallaba.

- ¿Influye el hecho de llevarse bien tanto dentro como fuera de la cancha?

- Claro que sí. Mantenemos buena relación, nos llevamos muy bien, hablamos mucho.

- ¿Quién tira más del carro?

- Los dos. Unos días le toca a uno y otros, al compañero. No hay un líder claro en esta pareja.

- Entonces, ¿se han repartido las broncas?

- No ha habido broncas.

- Cuando jugó con Irujo, el de Ibero fue el encargado de llevar el peso de la pareja. ¿Le corresponde a usted este cometido en la final?

- No lo sé. Durante estos días intentaré ayudar a Ezkurdia, que esté tranquilo. El partido de la semifinal contra Aimar seguro que le habrá venido bien para afrontar la final con más ilusión y motivación. Fue un paso al frente. Hizo un partido de diez. Perdió una sola pelota.

- La anterior final fue incompleta.

- Sí, Pablo se lesionó cuando solo habíamos disputado diez tantos, menos de la mitad del partido. Pero sirvió para ganar la txapela.

- ¿Su mejor partido del campeonato?

- Quizás el de Eibar contra Altuna y Martija. Y también el último de la liguilla previa frente a Laso y Albisu en Pamplona.

- ¿El peor?

- En Tafalla, ante Artola e Ibai Zabala -sustitutos de Urrutikoetxea y Ladis Galarza-. Ganamos, pero hice un partido desastroso. Casi todos los tantos que consiguió la pareja contraria fueron por errores míos.

- ¿El que no ha olvidado todavía?

- La eliminatoria del Manomanista del año pasado contra Aitor Mendizabal. Me pasó por encima.

- ¿La final es un premio a la superación tras haberlo pasado bastante mal con las lesiones?

- Después de estar prácticamente un año lesionado, me costó arrancar. He tenido que esperar mucho tiempo hasta poder llegar a una situación similar a esta. Ojalá consigamos la txapela y pueda seguir a este nivel.

- Con el potencial que atesora, se echa en falta su presencia en más finales del Parejas...

- Hombre, tienen que coincidir muchas cosas. Además de atravesar por un buen momento de juego, también influye la suerte.

- ... y también del Manomanista.

- Está difícil porque las pelotas de hoy en día corren mucho en el suelo y no dejan tiempo para ponerte. Jugar a bote está complicado. Cuando era más joven sí que me gustaba jugar mano a mano, pero ahora, con tantos delanteros que tienen un nivel altísimo y juegan de aire, está más complicado.

- ¿Vio el partido del Ogueta entre Altuna III-Martija y Elezkano II-Rezusta?

- Sí, en casa, a partir del tanto ocho.

- ¿Estaba nervioso?

- No, los últimos tantos fueron emocionantes. Parecía que iba a ganar una pareja y al final lo hizo la otra.

- ¿Qué se le pasó por la cabeza cuando Elezkano II arrimó la última pelota a la pared izquierda?

- Nada en especial. Me alegré mucho por él. El año pasado no pude ayudarle todo lo que habría querido y se ha ganado con todo merecimiento estar en la final.

- A Aimar no querían verle de nuevo ni en pintura...

- No, no es eso. Tocase quien tocase, sabíamos que la pareja rival iba a ser difícil.

- Se lo pregunto por todo lo que sucedió en la previa a su enfrentamiento en semifinales...

- De aquello ya no me acuerdo.

- ¿Es Rezusta el zaguero más difícil de superar?

- Quizás sí. Nunca, ni desde crío, me he enfrentado a un rival que le da tanta velocidad a la pelota. Te viene tocada y esas escapadas que hace a dos paredes y que llegan al ancho no son habituales. El resto de zagueros pega casi siempre recto, más hacia la pared. Frente a Beñat pasa todo lo contrario. Desde que empecé a jugar contra él hasta ahora han cambiado mucho las cosas. Poco a poco voy acostumbrándome. La clave es arrimarle la pelota a la pared, donde más fallamos todos.

- Y eso que solo juega con una mano...

- Para jugar con una sola mano, tiene una potencia terrible. Además le aguanta muy bien, la cuida con mucho mimo. También es muy cuidadoso a la hora de ponerse los tacos.

- Posee también dos piernas que le permiten llegar a casi todo.

- Tiene piernas como ninguno. Le abres la pelota al ancho y le da tiempo para colocarse con la izquierda. Anda muy fácil en la cancha.

- Dígame algo de Elezkano II.

- Está con una confianza terrible a la hora de rematar y es muy complicado hacerle el tanto cuando defiende. En Vitoria llevó dos pelotas increíbles desde la contracancha en los últimos tantos. Ha mejorado muchísimo y ya se le puede considerar un pelotari de Primera.

- No les han ganado ninguno de sus tres partidos, ni los dos de la liguilla previa ni el de semifinales...

- Es cierto. Estuvimos cerca, pero no hemos conseguido ganarles. Más que todo por errores nuestros. Ellos regalan muy poco.

- Y una pareja que gana cuatro partidos por 22-21, ¿qué le dice?

- Que saben estar ahí y sacar los partidos adelante en los momentos difíciles. La suerte siempre influye, pero en este caso no todo puede deberse a la suerte.

- ¿Complica más la cosa que sean zurdos ambos?

- No tiene nada que ver que sean zurdos. Danel tiene una gran volea de derecha y saca con esa mano. Con Rezusta resulta diferente porque es zurdo cerrado.

- ¿Han preparado algo especial para la final?

- De momento no. Todavía quedan días por delante. Vamos a realizar un par de entrenamientos y luego ya veremos.

- ¿Da muchas vueltas a la cabeza durante los partidos?

- A veces estás con más confianza y te metes muy fácil en el partido. Otras, en cambio, te cuesta más, aunque siempre intentas hacerlo lo mejor posible.

- ¿Qué Zabaleta vamos a ver en la final? ¿El que le pega a medio frontis o el que pone la pelota detrás del ocho?

- En el Bizkaia alterné pelotazos a medio frontis con otros a los que di más altura. Lo que espero es estar bien ese día, que me salga un buen partido y que entre ambos podamos marcar diferencias.

- ¿Qué necesita para estar bien?

- Levantarme bien por la mañana, tener buenas sensaciones y que salga el día.

- ¿Cómo gestiona la presión?

- Suelo llevarla muy bien. Este año ya nos han tocado partidos con mucha tensión durante el campeonato y hemos conseguido sacarlos adelante.

- ¿Cree que Ezkurdia y Elezkano pueden pagar la novatada al tratarse de su primera final?

- Joseba es mayor, pero en ese aspecto creo que están igualados. Quien tiene más experiencia de todos es Rezusta al ser su tercera final consecutiva.

- ¿Se ve jugando dos horas o más para ganar la txapela?

- Hay que saltar a la cancha con esa mentalidad. Si hace falta estar dos horas jugando, no pasa nada.

- El jueves tendrá lugar la elección de material. ¿Será una jornada delicada?

- No tiene por qué. Creo que será un día tranquilo. No tendrá nada que ver con lo que sucedió antes del partido ante Aimar y Ander Imaz. Por ese lado seguro que estaréis tranquilos. De todo se aprende...

- ¿Qué tipo de material prefieren?

- Siempre hemos cogido pelotas fuertes, que tengan carga. Pero en la segunda parte del campeonato hemos cambiado.

- ¿Si gana la final...?

- Los zagueros siempre estamos deseando que llegue el Parejas. Si gano la txapela intentaré disfrutarlo y celebrarlo con Joseba.

- ¿Si la pierde?

- Nada, será una pena.

- ¿Cuántas entradas ha reservado para la final?

- Ninguna. La empresa nos ha adjudicado 160 a cada finalista, pero no quiero saber nada del tema porque es un lío. Mi madre se ha encargado de repartirlas entre la familia y los amigos.

- ¿Habrá celebración juntos?

- Sí, en Arbizu, ganemos o perdamos. Lo malo es que todavía no tenemos local.

- ¿Se desplazará mucha gente de Etxarren a Bilbao?

- No lo sé aún, pero imagino que irá gente. En autobús o como sea.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos