Pelota

Un marcapasos para Apezetxea

Un marcapasos para Apezetxea

Urrutikoetxea y Untoria lograron igualar a 21-21 después de ir por detrás 4-19 y 7-20

JOSEBA LEZETALegutio

«Todavía siento un sudor frío que me recorre el cuerpo. Estoy empapado». A este paso, Irribarria y Merino II van a acabar con la salud de su botillero Jon Apezetxea. Habrá que pedir un marcapasos para el corazón del intendente de Aspe. La remontada que sufrieron hace tres jornadas en el Beotibar ante Olaizola II y Ander Imaz, quienes les levantaron un 13-19, estuvo a punto de quedarse en una anécdota ayer en Legutio. El de Arama y el de Villar de Torre se adelantaron 4-19 y 7-20. Había un solo color sobre la cancha, con Untoria incapaz de sacudirse el dominio de sus oponentes y Urrutikoetxea condenado a mero espectador.

Veintinueve minutos y 220 pelotazos a buena les habían bastado a Irribarria y Merino II para marcharse al segundo descanso obligatorio con 4-18. Faltaba culminar. Sin embargo, tuvieron que doblar esas cifras porque el partido acabó en 61 minutos y 417 pelotazos gracias a una reacción increíble a cargo de Mikel Urrutikoetxea, que cargó con el encuentro a sus espaldas para ofrecer una exhibición de personalidad, tesón, jugadas y remate. Lo agradecieron los pelotazales de Legutio, resignados a asistir a una paliza unos momentos antes. ¿Quién les iba a decir que les esperaba un 21-22 a la vuelta de esquina?

«Tenía varias opciones, he elegido esa en mi último remate y no he acertado; tampoco es fácil jugar así» Mikel Urrutikoetxea

Quien más quien menos barruntábamos que a Asegarce le había salido el tiro por la culata con la incorporación de Untoria en lugar de Ibai Zabala para fortalecer la zaga de Urrutikoetxea. Castigado por Irribarria y Merino II, dio una pobre imagen el de Nájera. Satisface ver al de Arama soltar sotamanos deslumbrantes y voleones, apretar a bote al zaguero rival y culminar las ocasiones de remate. Sobresaliente.

«El average era importante y lo teníamos a mano pero, visto lo visto, habrá que conformarse con el punto» Iker Irribarria

Urrutikoetxea confesó que «al principio ellos le han dado mucho y me han quitado pelota. He pasado malos momentos. No es fácil jugar así». Un sotamano a la red del techo a cargo de Irribarria significó el 8-20. Cambió de pelota Urrutikoetxea y cambió todo. Inició su demostración. Sin que Untoria tocara apenas la pelota, alternó ganchos, paradas al txoko, dejadas, voleas...

Bajó el pistón Merino II. Ya no era el de antes y no podía quitar pelota a Urrutikoetxea, beneficiado por la rapidez de un frontón que minutos antes le penalizaba por culpa de la pegada de los contrarios. Primero se les escapó el average a los azules, que habían caído 22-14 en la primera vuelta. Pasaron los 14 y siguieron adelante. Un parcial de 13-0 trajo la igualada a 20. Empataron a 21. El de Zaratamo sacó, tuvo la pelota para ganar en el cuadro dos y eligió un dos paredes de volea. Bajo chapa.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos