Pelota

Iñaki Etchegoin: «Tenemos en casa un rebaño de 600 ovejas»

Iñaki Etchegoin sube al tractor frente a la granja donde guardan su rebaño de ovejas y las vacas del negocio familiar. / MIKEL FRAILE
Iñaki Etchegoin (Zaguero de Asegarce)

El de Donazaharre debutó hace poco más de un mes y es el único manista de Iparralde que figura en las plantillas de las dos grandes empresas

JOSEBA LEZETADONAZAHARRE.

Vive en Donazaharre (Saint-Jean-le-Vieux), un pueblo precioso de Nafarroa Beherea con cerca de 900 habitantes situado a un par de kilómetros de Donibane Garazi, al pie de la selva de Irati. Iñaki Etchegoin, zaguero de 23 años con una magnífica planta -1,93 metros de estatura y 90 kilos-, heredó de su aita la afición a la pelota y ha decidido aprovechar la oportunidad brindada por Asegarce. Hasta ahora compartía su dedicación como pelotari aficionado con la explotación ovina que dirige su padre. Su derecha es explosiva, especial.

- ¿Cómo se ha encontrado en el campo profesional?

- De momento, bien. He disputado tres encuentros con un balance de dos victorias y una derrota. He llevado de delantero a Aimar Olaizola en los dos partidos que he ganado. Supone mayor tensión acompañar a un pelotari de esa calidad, pero ayuda mucho, aprovecha cualquier mínima oportunidad y es más fácil llegar a 22 en su compañía.

«A mi edad, 23 años, parecía difícil que llegara la oportunidad porque debutaban los de 18 y 19»

- ¿Le sorprendió la llamada de Asegarce para debutar?

- A mi edad, 23 años, parecía difícil que llegara la oportunidad porque últimamente todos los debutantes eran de 18 o 19 años. Me consideraba 'viejo'. Hace un año firmé un precontrato con la empresa y eso significaba que pensaban en mí. Luego vi que ficharon a Urretabizkaia reconvertido de delantero a zaguero. Me entraron dudas. Hasta que me llamaron para debutar. Además, los últimos que hemos dado el salto a profesional, Urretabizkaia, Lasa y yo, somos de la misma edad.

Más

- ¿Cuándo empezó a ensayar con su actual empresa?

- En enero de 2016. Me hicieron un precontrato para dos temporadas. Se fijaron en mí. He completado cuatro años en las filas del club Oberena de Pamplona. Ahora he firmado un contrato hasta 2019.

- Pamplona está a 76 kilómetros de Donazaharre. ¿Cómo recaló en Oberena?

- Uno de mis tíos conocía a un joven pelotari que jugaba en Oberena y nos pusimos en contacto. Hice un entrenamiento y me propusieron que me sacara la ficha con ellos. Acepté. Estos cuatro últimos años he ido dos días a la semana a Pamplona para entrenarme con ellos, además de los días de partido, por supuesto.

«Si quiero ser pelotari, estoy obligado a pasar muchas horas en el coche; no me queda otra»

- ¿Jugó a trinquete?

- Durante doce años, hasta los 19. Estos cuatro últimos solo he acudido al trinquete como espectador. Coincidí con Larralde, Guichandut, Ospital... También con Ducassou, dos años mayor que yo. Hoy en día todos ellos son profesionales de trinquete.

- Algunas de sus posturas proceden de esa disciplina.

- La volea con las dos manos es del trinquete. Juego bastante de costado con los dos brazos. Me gusta cortar con la derecha. Armas y recursos del trinquete.

- Su derecha llama la atención.

- Me cuesta más de zurda, sobre todo en la postura de abajo. Hay días en los que ando bien y otros en los que pierdo esa confianza. Ya sé qué debo mejorar principalmente.

- ¿También trabaja en el campo?

- Sí, en el caserío. Con mi padre. Somos dos hermanos, una chica y yo.

- ¿Lo compagina con la pelota?

- Desde que estoy en Asegarce no puedo dedicarle el mismo tiempo. Me entreno por las mañanas, voy uno o dos días a la semana al Beotibar de Tolosa, pronto empezaré a acudir a las sesiones físicas de Beasain, durante el verano tenemos más partidos... De todas maneras, tengo libres la mayoría de las tardes de los días laborables y echo una mano en casa.

- ¿En qué consiste el negocio familiar?

- Tenemos un rebaño de 600 ovejas. La mayoría están en la granja situada al lado de casa. Solo una pequeña parte sube a una chabola en la zona de Irati, en los montes de Burdinkurutzeta, a veinte minutos de casa. También disponemos de veinte cabezas de ganado para carne, la mayoría en la montaña.

- ¿Elaboran queso?

- No, vendemos la leche a una filial de la firma Roquefort con sede en Larzabale. Ellos elaboran queso con nuestra leche y la de otros productores de la zona.

- ¿De qué raza son sus ovejas?

- La mayor parte, lacaune, raza muy extendida en Francia. También tenemos varias latxas, las que están en el monte.

- ¿Cuánto tiempo lleva esquilar un rebaño de ese tamaño?

- Tres horas, no más. En Donazaharre hay una cuadrilla que se dedica a esa labor con maquinaria. Esquilamos las ovejas en mayo.

- ¿Tienen muchos corderos?

- Nacen entre 600 y 700 al año. Se venden al otro lado de la muga, tanto en el País Vasco como en distintas regiones de España.

- ¿Mantiene relación con Xala y Gonzalez?

- Ni les conozco. No he coincidido con ellos. Tampoco es por la distancia ya que vivimos a media hora en automóvil. Sin embargo, tengo relación con Pampi Laduche. Acudí a él durante una época en la que anduve con mal de manos, cuando empecé en Oberena. Fabrica tacos para las manos y enseña a colocarlos.

- ¿Quién se encarga de su preparación física?

- Hasta ahora Santxito, un exatleta de Valcarlos que fue campeón navarro de triple salto. Mantiene una estrecha relación con Abel Barriola y le conoce bien Rubén Beloki. Es masajista y posee consultas en Valcarlos y en Pamplona. A partir de ahora voy a ponerme en manos de Etor Mendia, el preparador físico de Asegarce. Acudiré a Beasain junto a mis compañeros una vez cada quince días. Establecerá un plan y trabajará conjuntamente con Santxito para un seguimiento más cercano.

- Tolosa, Pamplona, Beasain... Todos están lejos de Donazaharre.

- Tengo hora y veinte minutos de coche a Iruñea por mala carretera, hora y media a Tolosa y unos minutos más a Beasain. La mayoría de mis entrenamientos son en el Beotibar a las órdenes de Pablo Berasaluze ya que Rubén Beloki se encarga más del tema del material. Actualmente apenas voy a ensayar al Labrit. Me tocan uno o dos ensayos semanales en Tolosa. Si quiero ser pelotari, estoy obligado a pasar muchas horas en el coche. No me queda otra. Ya lo sabía desde que empecé a ir a las sesiones del club Oberena en Pamplona. No sé ni cuántos kilómetros hago al año.

- Participó en la última edición del Torneo Bankoa Crédit Agricole-DV y fue una de las revelaciones.

- Formé pareja con Espinal y anduve bien hasta el último partido, el de cuartos de final en Soraluze. Veníamos de ganar dos en los que me encontré a gusto sobre la cancha. Disfruté. Me costó más el día que perdimos y se nos escapó el billete para semifinales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos