PELOTA

Osa impide del doblete azpeitiarra en Amezketa

Julen Osa entra de derecha ante Julen Egiguren ayer en Amezketa en la final juvenil del torneo Joxan Tolosa.
Julen Osa entra de derecha ante Julen Egiguren ayer en Amezketa en la final juvenil del torneo Joxan Tolosa. / JOSÉ MARI LÓPEZ

El urnietarra en juveniles, Alberdi en cadetes y Olaizola III en sénior, campeones del Joxan Tolosa. El público, que llenó las gradas del frontón Larrunarri, disfrutó con las finales y aplaudió a los pelotaris por su esfuerzo

ENRIQUE ECHAVARREN AMEZKETA.

Unai Alberdi en cadetes, Julen Osa en juveniles y Jon Olaizola en sénior son los nuevos campeones del Joxan Tolosa txapelketa de Amezketa, cuyas finales se disputaron ayer en un frontón Larrunarri que registró un llenazo. El público quería ver pelota de la buena y se encontró de salida con una exhibición de Unai Alberdi. El delantero azpeitiarra, hermano menor de Jon, que se entrena con Asegarce, pasó por encima literalmente de Beñat Etxeita. El delantero de Zeanuri había entrado en el torneo en sustitución del navarro Oskoz, pero poco pudo hacer en la final. No tuvo la más mínima opción. Alberdi hizo mucho daño con el saque y Etxeita demostró que lo suyo no es restar. Entregó mucha pelota. El vizcaíno, siempre dominado, a la defensiva con la volea, no fue capaz de sumar ningún punto en juego. Los dos que subieron a su casillero fueron por errores del rival. No hubo color. Alberdi acabó invicto.

Se las prometían muy felices los pelotazales azpeitiarras cuando Julen Egiguren, otro producto de la factoría del club Ilunbe comenzó mandando (3-0) la final juvenil que le enfrentaba a otro Julen, Osa. El doblete era factible. El urnietarra del Gazteleku había jugado la víspera y perdido por la mínima un partido muy duro con Elizegi en Legutio. El cansancio podía pasarle factura, pero no pareció importarle. Al contrario. Hizo trizas la defensa de aire de Egiguren a base de poder. Castigó mucho con la derecha y acabó imponiéndose a base de buen juego. Pero no todo fue coser y cantar.

Osa también pasó por un momento crítico. Cometió falta de saque en el 4-6 por tiro largo y los nervios se apoderaron de él. Egiguren le dio la vuelta al marcador con seis tantos de tacada (9-6). Afortunadamente para sus intereses, el urnietarra despertó a tiempo, bien aconsejado por Jon Eskudero desde la silla. Osa volvió a tomar el mando de las operaciones. Apoyado en el saque, jugada con la que consiguió ocho tantos -los cuatro últimos en el tramo final, casi consecutivos- fue minando la resistencia de un Egiguren que acabó pidiendo la hora. El doblete azpeitiarra se había esfumado.

Lo mejor, el postre

Y lo mejor fue el postre, como toda buena comida. Peio Etxeberria y Jon Olaizola protagonizaron un buen partido, duro, peloteado, con alternativas en el marcador, en la final sénior. Ambos se entrenan habitualmente con las empresas profesionales y se nota. Compañeros en el club de Huarte -el de ayer era el tercer partido que Olaizola III jugaba con su nuevo club tras militar antes en Bortziriak-, se emplearon a fondo y no dieron su brazo a torcer.

A Olaizola, primo de Aimar, no se le han olvidado las posturas de cuando era delantero -debutó como zaguero hace tres años en El Antiguo- y gracias a ello pudo con la defensa del delantero de Zenotz. El lesakarra firmó tantos de mucho mérito. Mereció llevarse a casa la txapela.

Más

Fotos

Vídeos