Pelota

Idilio de Aimar con el Aritzbatalde

Aimar Olaizola e Iker Irribarria vuelven a ser rivales esta tarde en Zarautz.
Aimar Olaizola e Iker Irribarria vuelven a ser rivales esta tarde en Zarautz. / LOBO ALTUNA

Ha ganado en diez de sus doce participaciones en el Villa de Zarautz. Olaizola II inicia hoy el asalto a su duodécima victoria en este torneo con Imaz de zaguero ante Irribarria y Zabaleta

JOSEBA LEZETA SAN SEBASTIÁN.

Aimar Olaizola vive un verdadero idilio con el frontón Aritzbatalde de Zarautz, inaugurado en 1990 y recambio del Cinema para la mano profesional. Este romance encuentra su expresión más fiel en el Torneo Villa de Zarautz, ganado por el delantero de Goizueta en diez de sus doce participaciones. Solo se le han escapado las ediciones de 2008 -cayó en semifinales-, y de 2011 -cedió en la final-.

Sendas lesiones impidieron a Aimar participar en tres ocasiones: 2003, 2007 y 2010. En la primera de ellas se hallaba inmerso en la larga y costosa recuperación de la rotura de fibras en el dorsal del brazo derecho sufrida durante el Manomanista de ese año. La segunda ausencia se debió a un tirón en su brazo izquierdo sufrido unos días antes en Amurrio. La última, hace siete años, se debió a la rotura del ligamento cruzado de su rodilla derecha, de la que convalecía en aquellas fechas.

Olaizola II inicia hoy la defensa de su reinado en compañía del zaguero oiartzuarra Ander Imaz, debutante como titular en un torneo de verano clásico. Irribarria y Zabaleta, dos artilleros, suponen la amenaza para el rey del Aritzbatalde. La función, compuesta por tres partidos, comienza a las 17.00 y no será ofrecida por ETB1, ni en directo por la tarde ni en diferido por la noche. Bengoetxea VI y Albisu, ganadores el martes en Azkoitia, aguardan rivales para la final del domingo.

Tanto o más que imponerse en diez de doce participaciones, llama la atención su balance de victorias y derrotas en el Villa de Zarautz. Se ha impuesto en 21 de sus 23 encuentros entre eliminatorias y finales, lo que significa un porcentaje de éxito del 91%. Ha perdido solo dos partidos. En 2006, con un formato más amplio del actual, venció en sus tres compromisos con 66 tantos a favor y solo 30 en contra. Ni la mitad.

La diferencia general de tantos que presenta en este torneo es asombrosa: 496 a favor y 297 en contra. Si lo trasladamos a un promedio de resultado durante todos estos años nos encontramos con un 22-13 a favor de Olaizola II.

El estreno del cuatro veces campeón manomanista en el Villa de Zarautz se produjo en 2000. Tenía 20 años y defendía los colores de Aspe, empresa que le fichó del campo aficionado. En compañía de Oskar Lasa, no pudo hacerlo con mejor pie. Un viernes 18 de agosto, batieron 19-22 a Unanue y Errasti en una durísima semifinal de 85 minutos. Cuentan las crónicas que el público despidió a los cuatro con una ovación. Dos días después, el domingo 20, se desembarazaron 18-22 de Tirapu y Beloki en la final.

Los nueve triunfos posteriores de Olaizola II en el Villa de Zarautz llegaron ya en las filas de la empresa Asegarce, donde confirmó que el Aritzbatalde es un frontón hecho a su medida. Dificultades para los zagueros más allá del siete, lo que les obliga a entregar pelota, frontis lento y una cancha varios centímetros más estrecha de lo habitual en la que Aimar afina sus ganchos con la misma puntería que en los recintos con distancias reglamentarias.

Nueve zagueros distintos

Ha logrado los diez entorchados acompañado de nueve zagueros distintos. El único que ha repetido es Iñaki Otxandorena (2004 y 2006). El resto, por este orden, son el citado Oskar Lasa (2000), Rubén Beloki (2002), Oier Zearra (2005), Oier Mendizabal (2009), Jon Ander Albisu (2012), Ibai Zabala (2014), Mikel Beroiz (2015) Álvaro Untoria (2016).

Para encontrar la última derrota de Aimar en el Villa de Zarautz toca remitirse al 16 de agosto de 2011, a la final de aquella edición, perdida con Albisu frente a Martínez de Irujo y Laskurain por un contundente 22-8. Ha vencido en sus siete compromisos posteriores de forma consecutiva desde agosto de 2012, con ese paréntesis de 2013 porque Asegarce y Aspe renunciaron a organizar el torneo ese año.

Adorna esta trayectoria el reconocimiento a nivel individual con siete galardones como mejor pelotari del torneo. Instaurado en 2002, le otorgaron el primero y posteriormente recibió otros seis en 2004, 2006, 2009, 2014, 2015 y 2016, los tres últimos de forma consecutiva.

Más

Fotos

Vídeos