Pelota

«Me gustó la actitud de Irribarria»

«Me gustó la actitud de Irribarria»

Jon Apezetxea, botillero del zurdo de Arama, desgrana la revancha

J.L. SAN SEBASTIÁN.

Jon Apezetxea, botillero de Iker Irribarria, vivió la revancha de la final manomanista, ganada 22-20 por Bengoetxea VI el lunes en Vitoria, desde la silla de su pupilo. Le pedimos un análisis del partido, de 235 pelotazos a buena.

Buena salida de Irribarria. «Irribarria dominó el peloteo en los doce primeros tantos. Eso, a su vez, deja claro que le cuesta hacer el tanto más que a Oinatz. Iker empezó tranquilo. Metió bien la cintura y cogió altura en el frontis. Pero Oinatz presiona tanto al contrario... Obliga a hacer bien las cosas y a ajustar los remates. Con el paso de los tantos, Irribarria empezó a perder algo de velocidad en los movimientos. Eso originó que no conectara los pelotazos de la misma manera y no cogiera tanta altura en el frontis como al principio».

Errores en el remate. «Irribarria pegó bien el gancho y la volea al ancho que se le escaparon por poco a las tablas de contracancha, el primero con 4-6 y el segundo en el siguiente tanto. Esas dos jugadas bien pudieron servirle para adelantarse 4-8, por ejemplo. En realidad, propiciaron el 7 iguales. Quizá la suerte no estuvo del lado de Iker en esas jugadas, como en la chapa que pegó con 20-20. Nuestra estrategia estaba clara. Después de lo que pasó en la final, teníamos claro que Iker debía acabar los tantos».

Los saques de Oinatz. «Bengoetxea es un artista con el saque. Aunque Irribarria posea una buena derecha, sigue siendo zurdo. No lo olvidemos. Oinatz varió los saques: bombeados, cruzados a la pared, cortos por abajo, al ancho... Además, son milimétricos. Te aprieta continuamente».

Juego a los pies. «Bengoetxea VI juega mucho a los pies del contrario. No es algo que emplee únicamente frente a Irribarria. También se lo ha hecho a Olaizola II y a Urrutikoetxea. Volvió a utilizar esa táctica en el Ogueta. No da tiempo al contrario a recular y a veces tampoco te permite ir en busca del aire. Si dudas, te quedas en tierra de nadie».

Irribarria brilla en ataque. «Iker remató con otra alegría. Le vi con más confianza, con ganas de demostrar que sabe acabar el tanto. Demostró que no es solo un pelotari de fuerza. Prefirió la volea al sotamano porque se sentía con mayor confianza en esa postura. Insisto: Bengoetxea VI te obliga a hacer todo perfecto para no darle opción a que te juegue a la contra».

Reforzados. «Oinatz lleva un año increíble y es normal que haya perdido chispa. Pero cuando tiene que responder, lo hace. Irribarria llegaba al Ogueta sin ningún entrenamiento específico. Destacaría su buena actitud. Me gustó. Aunque haya perdido, le vendrá bien para la moral. Este es el camino».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos