Pelota

Gipuzkoa se asegura un finalista por séptimo campeonato consecutivo

Beñat Rezusta aspira a encadenar su tercera final en el Campeonato de Parejas. /LOBO ALTUNA
Beñat Rezusta aspira a encadenar su tercera final en el Campeonato de Parejas. / LOBO ALTUNA

Está garantizada la presencia de Rezusta, Altuna III o Ander Imaz. Desde la del Parejas de 2016, el zaguero de Bergara, el delantero de Amezketa e Irribarria se han alternado e incluso han coincidido

JOSEBA LEZETA SAN SEBASTIÁN.

La mano profesional guipuzcoana continúa de enhorabuena. Salvo que medie alguna lesión de última hora, un representante de nuestro territorio intervendrá en la final del Campeonato de Parejas, el domingo 8 de abril en el Bizkaia de Bilbao. La presencia en la liguilla de semifinales de Beñat Rezusta, Jokin Altuna y Ander Imaz, distribuidos en tres de las cuatro parejas supervivientes, asegura la clasificación de uno de ellos. Podría darse el caso, incluso, de que sean dos quienes obtengan el billete por separado.

De esta manera, el número de finales de Primera con participación guipuzcoana se va a elevar a siete. Desde que Beñat Rezusta jugara con Juan Martínez de Irujo la del Campeonato de Parejas de 2016, se inició una racha a la que de momento no se ha puesto fin. El zaguero zurdo de Bergara, Iker Irribarria y Jokin Altuna se han alternado en las tres grandes competiciones de 2016 y 2017. Esta vez existe la posibilidad de que Ander Imaz se incorpore a ese reducido grupo.

El balance guipuzcoano de esas seis finales anteriores es de tres victorias y tres derrotas. Rezusta ha ganado una y ha perdido otra, lo mismo que Altuna III; por su parte, Irribarria ha vencido en dos y ha caído en una. Suman siete a nivel individual, dado que en la del Parejas de 2017 la representación fue doble: Irribarria y Rezusta juntos.

Rezusta perdió en compañía de Irujo la final del Parejas de 2016 ante Olaizola II y Urrutikoetxea debido a la retirada del delantero de Ibero por una triple fractura en el dedo índice de la mano derecha. Fue además el último partido de Irujo, quien ya no volvió a vestirse de blanco ya que unas semanas después le detectaron un problema de corazón.

Iker Irribarria tomó el relevo en el Manomanista de ese mismo año, 2016, para convertirse en el campeón más joven de la historia a sus 19 años gracias a su victoria 13-22 ante Mikel Urrutikoetxea en la final, de nuevo en el Bizkaia.

Después del paréntesis del verano, la serie se prolongó en el Campeonato del Cuatro y Medio con Jokin Altuna de protagonista. A sus 20 años, puso fin a una racha de diecisiete años sin guipuzcoanos en la final de este torneo. Le faltó un tanto para redondear la hazaña ya que cedió por un ajustadísimo 22-21 frente a Oinatz Bengoetxea en el Ogueta de Vitoria.

Dieciocho años después

Unos meses más tarde, ya en 2017, Irribarria y Rezusta unían juego y fuerzas para completar un Campeonato de Parejas intachable -dieciséis victorias en dieciocho encuentros- y arrebatar a Mikel Unanue y Jokin Errasti la condición de última pareja guipuzcoana que había obtenido las txapelas. Dieciocho años, casi dos décadas, separan el éxito de unos y de otros. En la final del Bizkaia, el delantero de Arama y el zaguero de Bergara dieron buena cuenta de Bengoetxea VI y Larunbe: 22-14.

Irribarria aprovechó la inercia adquirida para plantarse en la final del Manomanista de 2017, la segunda en esta competición. Defendía título en el Bizkaia de Bilbao, incluso era de nuevo favorito, pero Bengoetxea VI le batió 18-22 merced a una demostración de amor propio, defensa y capacidad resolutiva.

A finales de 2017 le llegó el turno a Jokin Altuna, clasificado para la final del Cuatro y Medio por segunda edición consecutiva. Esta vez le correspondió un adversario distinto, Mikel Urrutikoetxea. En otro frontón, el Bizkaia de Bilbao. Con el de Zaratamo favorito para calarse la txapela tras firmar una liguilla de cuartos y una semifinal sin mácula: cuatro victorias en cuatro partidos y una solidez apabullante. El genial pelotari amezketarra, sin embargo, encontró la fórmula para vencer 22-21 y desquitarse de su derrota in extremis del año anterior frente a Bengoetxea VI.

Dos de esos tres pelotaris, Rezusta y Altuna III, vuelven a estar en la pomada y a las puertas de una nueva final de Primera. Sería la tercera para ambos. Hasta ahora todas las del zaguero de Bergara han sido en esta modalidad. El de Amezketa trasladaría sus éxitos de la jaula al Parejas. Ander Imaz, por su parte, nunca había llegado tan lejos y aspira a aprovechar su sociedad con un Aimar Olaizola de dulce en los dos últimos meses.

En esta liguilla de semifinales solo hay una pareja sin acento guipuzcoano: Ezkurdia-Zabaleta.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos