Pelota

La final del juego más antiguo de la pelota, hoy en Doneztebe

Bear Zana, en Doneztebe, acogerá la final esta tarde.

El laxoa o guante, la herramienta que usan los pelotaris participantes, sigue vivo en varios pueblos de Baztan y Malerreka

ALICIA DEL CASTILLO

Será la pregunta más repetida hoy en la plaza Bear Zana de Doneztebe a partir de las cinco y media de la tarde: «¿Y este, qué deporte es?». Visitantes y turistas mirarán atentos intentando comprender el juego directo en el que se enfrentan ocho pelotaris, cuatro contra cuatro, unos frente a otros y sin red de por medio. Es el laxoa, el guante, que recibe su nombre precisamente de la herramienta con la que se practica. Los jugadores la llevan en una de sus manos. Se trata de un instrumento de cuero, encorvado y acanalado, de alrededor de un kilo de peso. Permite que la pelota salga disparada con mucha velocidad y también fuerza, por lo que el espectáculo está garantizado. Los jugadores llamados sacador y número cuentan con guantes más largos y finos que los de los cuartos, algo más anchos y cortos. Cada juego comienza con un saque, que se realiza sobre un botillo o botarri, en el que se bota la pelota.

En eso consiste el que probablemente sea el juego más antiguo de la pelota vasca, todavía vivo en los valles navarros de Baztan y Malerreka. De sus orígenes en los pilotasoros o prados de altura, donde los pastores comenzaron a practicar este y otros deportes de juego a largo con la pelota, llegó a las plazas abiertas de los pueblos. Esta disciplina vivió sus tiempos dorados en el siglo XIX, cuando miles de personas se reunían para ver algunos encuentros.

Lo sabe bien Tiburcio Arraztoa, alma mater de Laxoa Elkartea (organizadora del campeonato) y erudito en todo lo que se refiere a este deporte. Suyo es el libro ‘Guante Laxoa: La modalidad mas antigua de la pelota vasca’, en el que recuerda «el partido más famoso que jamás se ha disputado en la historia de la pelota: el desafío de Irun de 1846». En este libro cuenta cómo «el domingo 9 de agosto de 1846 se celebró en la plaza de Urdanibia de Irun ante 12.000 personas un partido de laxoa entre guipuzcoanos y vasco-franceses, el más famoso que jamás se ha disputado dentro de la historia de la pelota».

Miles de personas acudieron con animales y enseres para apostar. «El monto total de las apuestas se calculó en 200.000 francos, cantidad extraordinaria si se tiene en cuenta que 1as monedas tenían en aquellos tiempos paridad con el oro».

La práctica de este deporte es posible gracias a la labor de Laxoa Elkartea, que lleva organizando de forma ininterrumpida 38 edidiones de un campeonato que se desarrolla en el Valle de Baztan y en la comarca vecina, Malerreka. En los últimos años ha descendido ligeramente el número de equipos inscritos y en esta última edición solo han jugado a laxoa en Irurita, Oitz, Doneztebe y Arraioz. El partido se juega a nueve juegos y en cada uno de ellos el tanteo es similar al del tenis, por lo que a los no iniciados les cuesta un poco comprender la dinámica del juego. Los pelotazales más habituales siempre están dispuestos a ofrecer una explicación para que puedan entenderlo. Las normas varían levemente para cada plaza. En la de Doneztebe, las paredes del frontón forman parte del juego, como las casas, sus fachadas y tejados, que cuentan en cada partido.

Hoy es un día grande para el laxoa, porque se disputa la gran final del XXXVIII campeonato en Doneztebe. Por la mañana se jugará el partido por el tercer y cuarto puesto, y por la tarde, a partir de las 17.30 horas, será la gran cita. Hasta la final han llegado dos de los diez equipos que comenzaron la competición. Irurita Biek, formado por Jorge Azkarate, Joseba Urtasun, Iñaki Etxandi y Guillermo Etxenike, se enfrenta a Irurita Miguelene, con Xabier Barberena, Gorka Urtasun, Egoitz Prim y Jagoba Ramos. Por la mañana, a partir de las 11.30 horas, jugarán por el tercer y cuarto puesto Doneztebe Apeztegia (Jon Apeztegia, Ramontxo Etxebeste, Iban Santesteban y Joseba Juanena) y Arraioz Sagardia (Mikel Mindegia, Xabier Mihura, Jon Gamio y Aritz Alunda).

Los ganadores pasarán a formar parte de la historia de este deporte, que resiste a duras penas gracias a la pasión de unos pocos aficionados.

Fotos

Vídeos