La final en la que Jokin lloró porque quería que Garikoitz ganara a Imanol

Xalton Zabala, la persona que guio los pasos de Jokin Altuna en la categorías inferiores y en el campo aficionado, guarda fresca en la memoria la reacción del chaval el día que sus tíos Imanol y Garikoitz se enfrentaron en una final del campeonato de parejas de remonte. Era abril de 2003. «Jokin tendría seis o siete años. Imanol ganó por fin la txapela después de numerosas finales. El delantero rival era su hermano Garikoitz. Yo mismo solté lágrimas de emoción. Jokin lloraba de forma desconsolada porque estaba a favor de... Garikoitz». Altuna I disputaba su sexta final de parejas. Había perdido las cinco anteriores. Aquel día en el Euskal de Huarte, con el zarauztarra Jon Eizagirre de zaguero, cambió su suerte. Derrotaron 40-27 a Altuna II y Etxabe tras un aplazamiento debido a un desgarro muscular en el brazo de Garikoitz Altuna.

Después de aquella victoria, el mayor de los Altuna cayó en otras dos finales de esta misma competición. Ambos se dedican actualmente a la hostelería: Imanol, en el negocio familiar del bar Sasturain de Amezketa y Garikoitz, en la cafetería Igarondo de Tolosa, al lado del ayuntamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos